Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Poesía Danza Imaginario colectivo Opinión Firmas El pez en el agua
 
 

Edición 622

Poesía

Ya no hay llanuras blancas ni veneros

Clyo Mendoza

Después de que se fue los árboles habían decrecido en la penumbra.

En mi sombra vi una niña mojada que se abrazaba a sí misma, me desconocí. Esa tarde no había caído ni una gota de agua y en mi bolso sonaban las llaves como dientes adosados. Cerré los ojos y al fin vi su nombre. Su nombre. Un auto iba a atropellarme, crucé de prisa la calle. Su nombre, como una sombra o un felino transparente.

Desde que se fue solo sé descender, volvió la ceguera y mis sueños de mujeres apiladas y heridas.

Ya no hay llanuras blancas ni veneros. Entonces pronuncio su nombre. Comulgo con su nombre.

Lo obligué a irse.

Por qué.

Tenía amor, tenía miedo.

Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba