Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 

Edición 642

Medios

Casos Giovanni-Floyd encienden la ira social

En cinco años, 2 mil 751 detenidos en cárceles mexicanas murieron en posibles condiciones de violencia: Naciones Unidas

Gerardo Moyano

«El racismo no está empeorando, solo se está filmado», dijo Will Smith en 2016 en referencia a cómo los teléfonos celulares ayudaban a registrar la violencia policiaca contra afroamericanos en Estados Unidos.

La frase del actor podría aplicarse a los arrestos de George Floyd en Minnesota, Estados Unidos, y de Giovanni López, en Jalisco, México, cuyas grabaciones se convirtieron en el último registro de sus vidas.

Si bien la detención y muerte de Giovanni a manos de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos —a unos 30 kilómetros de Guadalajara— sucedió 20 días antes que la de Floyd, la ola de indignación que provocó esta última le dio a la familia del mexicano un resquicio para obtener justicia.

A inicios de junio, un mes después de que el cadáver de Giovanni les fuera entregado con la explicación de que «a los policías se les pasó la mano», y sin avances en la investigación ni arrestos de por medio, la familia hizo público el video del arresto y ardieron las redes sociales.

En la grabación, realizada la noche del 4 de mayo, se puede ver cómo una decena de agentes somete al albañil de 30 años para subirlo a una patrulla. Su hermano Christian asegura que Giovanni fue detenido cuando quiso filmar la detención de un vecino por no portar cubrebocas, algo obligatorio en el estado gobernado por el expriista Enrique Alfaro, donde las restricciones de movilidad por COVID-19 comenzaron a aplicarse antes que en el resto del país.

Pero ni la certeza de que habían sido filmados ni el premonitorio «si lo matan, ya saben, wey», que se escucha en la grabación, impidieron que Giovanni fuera torturado hasta a la muerte. Su familia asegura que el presidente municipal de Ixtlahuacán, Eduardo Cervantes Aguilar, intentó sobornarlos con 200 mil pesos —a través de un tercero— y los amenazó para que no hicieran público el video.

En medio de las violentas protestas en más de 40 ciudades de Estados Unidos por el asesinato de George Floyd por parte de policías en Minneapolis, el video de la detención de Giovanni se viralizó y fue retomado por celebridades como Guillermo del Toro, Salma Hayek y Gael García Bernal, a quienes les siguieron jugadores de fútbol y artistas en México.

El 4 de junio, mientras el fiscal del estado Gerardo Octavio Solís Gómez desmentía que el motivo de la detención fuera por no usar cubrebocas —sin dar otro—, la indignación se hizo presente en una manifestación en Guadalajara que acabó con patrullas incendiadas, destrozos y pintas en el palacio de gobierno. En la trifulca, a un agente motorizado le prendieron fuego por la espalda y 27 manifestantes fueron detenidos.

El 5 de junio, el gobierno del Estado informó que se detuvieron a tres personas en Ixtlahuacán. «Estaríamos hablando, sin mencionar nombres, del comisario municipal, un policía y un mando medio, señaló el fiscal.

«Espero que se aclaren las cosas. No debe haber acciones autoritarias».

López Obrador

Por su parte, el gobernador Alfaro culpó a AMLO y a Morena. Las protestas —según dijo— fueron infiltradas por personas enviadas desde los «sótanos del poder» de la Ciudad de México.

Ese mismo día se realizó otra manifestación, que si bien no derivó en daños materiales, dejó mal parada a la policía del estado, la cual realizó detenciones arbitrarias y trasladó a los detenidos a las afueras de la ciudad.

«Con esas acciones se violentó mi instrucción de no cometer excesos y actuar siempre respetando los derechos humanos. Los presuntos responsables (...) están bajo custodia», lamentó Alfaro.

El la conferencia mañanera del 5 de junio, López Obrador llamó a que «se aclaren las cosas» sin violencia y sin «acciones autoritarias». Más tarde, Alfaro deslindó al presidente de la violencia, pero insistió en responsabilizar a Morena.

El 6 de junio, el mandatario anunció la liberación de los detenidos en las protestas y sugirió que los mandos oficiales que reprimieron a los manifestantes podrían haber respondido a «otras órdenes». También advirtió de la filtración de «la delincuencia organizada» en las marchas.

Justicia video-forzada

Ante las protestas por el asesinato de George Floyd, las cuales llegaron a las inmediaciones de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump anunció el despliegue de la Guardia Nacional y pidió mano dura a los gobernadores. «La mayoría de ustedes son débiles (…) Tienen que arrestar gente», les dijo en videoconferencia, el 1 de junio.

«Cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiroteos».

Donald Trump

En Twitter, felicitó a los agentes del Servicio Secreto y dijo que de haber saltado la valla de contención en torno a la Casa Blanca, los manifestantes «habrían sido recibidos por los perros más viciosos y las armas más siniestras que he visto».

En otro mensaje, que fue bloqueado por la misma red por «glorificar la violencia», el mandatario amenazó con disparar contra los saqueadores. «Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd (…) cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiroteos.».

El agente que le provocó la muerte a Floyd, tras mantener la rodilla contra su cuello por más de ocho minutos, fue acusado de asesinato en segundo grado y se imputó a los otros tres policías presentes en la escena.

¿Hubiera pasado lo mismo sin los videos del arresto? Probablemente no. Lo mismo que en el caso de Giovanni López.

Las corporaciones involucradas habían sido señaladas de excesos en el pasado, con el agravante en el caso de los agentes de Ixtlahuacán de una presunta relación con el Cartel Jalisco Nueva Generación.

Tras tomar el control de la policía local, la fiscalía de Jalisco encontró que muchos de los agentes habían reprobado los exámenes de control de confianza e incluso otros no figuraban en la nómina.

Un informe de Naciones Unidas revela que de 2013 a 2018 un total de 2 mil 531 personas detenidas en cárceles estatales y 220 en cárceles federales murieron en posibles condiciones de violencia (Animal Político, 05.06.20). E4



Alexander, otro al que le arrebatan sus sueños

Al clima de hartazgo social por la brutalidad policial se suma la muerte de Alexander, de 16 años, que fue baleado «por error» por elementos de la Policía Municipal de Acatlán de Pérez, Oaxaca, quien tendría ciudadanía estadounidense.

La noche del 9 de junio fue alcanzando por disparos realizados desde una patrulla cuando caminaba por las calles del poblado Vicente Camalote. Salió a comprar refrescos con tres amigos.

«Mi hijo no era malo, no fumaba, no tomaba. Mi hijo tenía un sueño (…) y se lo truncaron. Me lo mataron. Quiero que todos se levanten (...) porque si eso me lo hicieron a mí, se lo pueden hacer a cualquiera», dice su madre en un video.

Sus familiares acusan que los policías le negaron los primeros auxilios y descreen la versión de que le dispararon porque creían que llevaba un arma.

Sin decir nombres, el Ayuntamiento publicó en Facebook: «Con profunda tristeza lamentamos los hechos ocurridos (…) ya que en todo momento la misión de la corporación es preservar la paz y tranquilidad (…) no siendo este un hecho de mala fé y pensando en dañar la comunidad» (sic).

Aseguran que el elemento involucrado fue puesto a disposición de la Fiscalía del Estado «para que sea investigado y se agoten las diligencias necesarias para el esclarecimiento de este lamentable hecho».

Debido al antecedente de protestas en Guadalajara por la muerte de Giovanni López, el gobernador Alejandro Murat anunció que elementos de la Secretaría de Seguridad del Estado, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Guardia Nacional fueron enviados a Acatlán, a «realizar actividades de seguridad y evaluar qué otras acciones tendremos que llevar a cabo».

Por su parte, la escuela Filial Rayados Tierra Blanca publicó: «Le arrebataron la vida y sus sueños de ser jugador profesional, sentimos un dolor, y en lo personal de impotencia por la manera y repugnamos los hechos. Nuestro Rayado solo tenía 16 años y jugaba ya profesional en el equipo de 3ra División en Orizaba (…) y le arrebatan la vida nuestras mismas autoridades que deben de dar paz y seguridad».

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca condenó los hechos y recordó que en 2019 recibió mil 344 quejas contra autoridades municipales —256 (19%) relacionadas con violación a derechos humanos por policías. E4

Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba