Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Gobierno Covid-19 Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 

Edición 636

Salud

López: Es como si fuera el fin del mundo; Espinoza: Cuarta guerra, bacteriológica

La rápida propagación del coronavirus saca lo mejor y lo peor de gobiernos y ciudadanos. Expertos coinciden en que la falta de planeación y el pánico generalizado agravan el impacto del brote viral

Gerardo Moyano

La COVID-19 desenmascara a la sociedad y exhibe a los políticos. La enfermedad que provoca esta nueva mutación del coronavirus exhibe a gobiernos, medios de comunicación, instituciones sanitarias, educativas y financieras, así como a familias e individuos.

A nivel de potencias, dos casos paradójicos. Por un lado, un gobierno comunista (China) que para evitar el pánico censuró información crucial sobre el brote original, pero luego volcó la maquinaria del Estado para contenerlo: construcción exprés de hospitales, reparto de comida, atención a domicilios y cooperación internacional para investigar esta cepa del virus, descubierta apenas hace unos meses —fue noticiada oficialmente el 31 de diciembre de 2019—.

Por el otro, un gobierno neoliberal (Estados Unidos), que en nombre de la seguridad de sus ciudadanos restringió vuelos y emitió alarmas en otros países, pero se resistió a ofrecer pruebas gratuitas de detección en su territorio hasta que se vio obligado a declarar «emergencia nacional» y liberar 50 mil millones de dólares de un fondo de desastres.

Mientras EE.UU. intenta ganar la exclusividad de una vacuna contra la COVID-19, Irán, el tercer país más afectado, ha denunciado un posible «ataque bacteriológico» y ha movilizado a su ejército. Funcionarios de China y Rusia también acusan a EE.UU. de «plantar el virus» en Wuhan, la provincia china más afectada, con más de mil muertes.

Y en el medio, Europa, calificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el «epicentro» de la enfermedad. Gobiernos y ciudadanos europeos de distintas ideologías han visto romperse su burbuja de bienestar y viven en carne propia la discriminación que sufren cada día los inmigrantes y marginados económicos.

Lo que sucede en varios países de Europa, donde las bromas sobre aquello que parecía tan lejano se transformaron luego en pánico, desabasto de insumos básicos, toques de queda y riesgo de colapso del sistema sanitario, es lo que podría esperar a América Latina, donde al menos 17 países habían confirmado casos positivos del nuevo coronavirus.

Al cierre de esta edición había incertidumbre sobre la evolución del virus y ya se implementaban restricciones de movilidad. Con más de un centenar de casos registrados y una muerte hasta el momento, México ingresó a la Fase 2 de contingencia, la cual incluye cancelación de eventos masivos y la ampliación del periodo vacacional de Semana Santa en escuelas hasta 30 días.

En este contexto, el papel de los medios de comunicación —tradicionales y redes sociales— es crucial, pues de ellos depende en gran medida la reacción de la gente ante una epidemia inédita que pone a prueba no solo la eficacia de las instituciones, sino el sentido cívico y solidario de la población.

Es por ello que en Espacio 4 entrevistamos a dos profesionales de la salud, uno en España y otro en México, para que nos ayuden a entender los retos y oportunidades que derivan de esta situación.

La doctora Marta Nicolás López, pediatra especializada en neonatología en Hospital GermansTrias i Pujol de Barcelona, y el doctor Ignacio Espinoza, médico general con más de 40 años de experiencia en México y autor de la columna Yatrogenia que se publica en este catorcenario, coinciden en que la desinformación causa más estragos que la propia COVID-19, cuya letalidad por ahora parece menor a la de otras enfermedades virales, aunque su grado de contagio —por tratarse de una nueva mutación— es mucho más alto.

Por lo pronto, Espinoza señala que el gobierno mexicano ha actuado con cautela y congruencia y achaca el alarmismo no solo a los medios sino a instituciones internacionales como la OMS, que ha declarado una «pandemia» saltándose sus propios criterios.

Como ha sucedido en otros países, en México el tema se ha politizado, aunque aquí con el agravante de que todo gira en torno a lo que hace, dice y deja de hacer la figura presidencial. De ahí que Andrés Manuel López Obrador haya declarado que dejará que «hablen los médicos y los científicos, no los políticos, que sean los técnicos, los médicos, los científicos, los que nos informen». Aquí, dos de ellos.

España, caos y desabasto

Calles desiertas, policías que imponen multas a quienes violan el toque de queda, hospitales al borde del colapso, desabasto en farmacias y supermercados. España, el segundo país europeo más afectado por la epidemia de COVID-19, después de Italia, vive una situación inédita que pone a prueba al gobierno y a los ciudadanos. La doctora Marta Nicolás López habla sobre el tema.

¿Cómo han reaccionado las autoridades de tu país? ¿Se pudo haber hecho más para disminuir el grado de contagio?

Es fácil decir que el gobierno ha reaccionado tarde, sobre todo con el antecedente de lo que ha sucedido en Italia. Sin embargo, las medidas que se toman ahora mismo —cuarentena generalizada, teletrabajo, cancelación de eventos, cierre de comercios con excepción de los que venden medicinas y artículos de primera necesidad— son absolutamente necesarias. Sí estamos en un estado de alerta, pues la tasa de transmisión del coronavirus ha aumentado mucho y la única forma de pararlo es que la gente se confine en casa.

¿Qué papel han jugado los medios?

La gente recibe mucha información desde los medios, las escuelas y el ámbito sanitario. Siempre hay intereses políticos o de grandes empresas detrás de la información que se brinda, pero al menos en Cataluña la gente recibe información de calidad. A nivel político, sí, (los partidos) no se han puesto de acuerdo y eso es un poco vergonzoso.

¿Cómo reacciona la gente?

Se trata de una situación extraordinaria, con lo cual todos vivimos situaciones nuevas. Las escuelas cerradas representan una complicación familiar, pues la mayoría de la gente trabaja. Y aun cuando muchos pueden hacer teletrabajo, no es fácil hacerlo con niños pequeños en casa. Este virus ha sido un golpe de realidad sobre nuestros estilos de vida, nos hace reflexionar sobre las cosas que podríamos cambiar. Sabemos que lo peor no ha llegado, así que estamos a la expectativa.

¿Existe la posibilidad de un colapso del sistema sanitario?

Pese a las carencias por recortes y otros problemas, el sistema de salud en España funciona bastante bien, pero si lo que viene es lo que está previsto, no podremos abarcar ni de lejos la magnitud del problema. No tendremos suficientes camas, ni respiradores, ni material básico. Ahora mismo, en Madrid, que es la autonomía donde hay más enfermos, ya están desbordados.

Aquí en Cataluña aún no estamos desbordados pero tenemos un alto número de pacientes. Algunos pueblos y ciudades pequeñas sí que están desbordados. El hecho de que sea un virus del cual no se conoce mucho y que su tasa de transmisión sea muy alta —más que las de los SARS de hace unos años— complica el panorama. En principio se sabe que los niños son grandes portadores —aunque no les afecta de manera grave si no tienen una patología grave— y que los adultos mayores de 75 años y gente con problemas respiratorios son la población de alto riesgo.

¿Cómo afecta a la economía?

Es un golpe duro, sobre todo para los pequeños empresarios y los autónomos, porque obviamente no van a facturar nada los próximos meses y aunque el gobierno promete ayudas, becas, comedores, la población está bastante asustada. Las calles están desiertas, pero los supermercados son una locura, pareciera que ya se va a acabar el mundo, hasta se han agotado cosas como el papel de baño —que no sabemos bien por qué—, legumbres, arroz, artículos de primera necesidad. Los más afectados serán los más vulnerables, gente en situación económica frágil o de pobreza.

¿Cómo afecta esto a tus pacientes y a sus familias?

Como especialista en neonatología, mis pacientes no están afectados, pero el problema es que los médicos, enfermeras y auxiliares de sanidad también son población general, con lo cual hay muchos casos de contagio o contacto con positivos y eso hace que la plantilla se reduzca paulatinamente y nos tocará cubrir turnos sin parar para tratar de cubrir la demanda. Eventualmente, habrá exámenes parados y pacientes con enfermedades más graves sin atención adecuada. Esto no es ninguna broma. Cuando el virus estaba en China pensábamos que no nos iba a llegar, pero aquí está y afecta de verdad.

México, prueba de fuego

En un ambiente de por sí polarizado, se siguen sumando las voces que acusan al gobierno de no actuar conforme a las circunstancias. Entre ellas, la del expresidente Calderón, quien cuestionó la efectividad de las pruebas y la «pasividad» del gobierno frente a la epidemia. El doctor Ignacio Espinoza piensa diferente.

La OMS declara pandemia. ¿Es o no es?...

Si la misma OMS define a una epidemia cuando se enferma del 5 a 10% de un grupo social, delimitado geográficamente, y pandemia cuando se enferma más del 10%, parece obvio afirmar que no hay ni epidemia, mucho menos pandemia. Más bien se trata de uno o varios brotes regionales y estacionales, si se quiere. Esto pasa con cualquier enfermedad de las ya conocidas y muy rara vez con una nueva enfermedad. Y el coronavirus no es nuevo, aunque actualmente se trata dizque de una nueva cepa viral, fenómeno que ocurre en la naturaleza biológica y social en forma constante.

La misma naturaleza se encarga de mantener el equilibrio entre los seres biológicos —sociales— con el ambiente, y en ocasiones se dificulta mantener ese equilibrio y se manifiesta en crisis biológicas —enfermedades— y sociales, económicas y políticas.

De lo anterior se puede deducir que un brote de una enfermedad se puede minimizar o magnificar, según las tendencias económicas y políticas de las autoridades gubernamentales y del sector salud de una localidad, de un país, de un continente o de todo el planeta.

Los medios para obtener ciertos fines son variables. En medicina se utiliza el terrorismo médico para persuadir —que es diferente a convencer— a un paciente de hacer un tratamiento con la amenaza de que si no cumple se muere. El paciente cumple aunque la amenaza no tenga fundamento alguno. Y en esto va implícito el objetivo de quien persuade: ganar dinero (lo más frecuente), votos, credibilidad, protagonismo, aumentar el capital político, o todos los anteriores.

¿Qué le parece hasta ahora la información brindada por el gobierno?

Por parte del gobierno, la información proporcionada ha cumplido, hasta el momento, con la regla de oro de la información: veraz, objetiva e imparcial.

Pareciera que en México vivimos lo que ha vivido Europa hace una o dos semanas, cuando todo era incertidumbre y chistes. Según profesionales de la salud no se actuó como se debería...

Con todo respeto para las diversas opiniones: las fuerzas de la naturaleza son invencibles. Se pueden contener, modificar o transformar con nuestras acciones sociales por un tiempo o en grados o fases. Las enfermedades y las infecciones son el ejemplo más frecuente para sostener lo anterior, pues son de origen multifactorial: tienen causas biológicas, sociales, históricas, geográficas y también propias del sistema económico vigente.

Las medidas generales recomendadas por la OMS no son extraordinarias ni novedosas, son medidas ampliamente difundidas, pero insisto, son las condiciones históricas de cada país o grupo social las que inciden en la prevención o avance de una enfermedad. Todas estas condiciones son diferentes de país a país, de región a región. Cumplir con las reglas teóricas de prevención no necesariamente garantiza el éxito. Es responsabilidad social aplicarlas.

¿Qué papel juegan los medios?

Los medios de difusión masiva siempre han tenido un papel trascendente en la evolución y conciencia social y en la comprensión de los fenómenos que ocurren en la sociedad, y en consecuencia, pueden incidir en la evolución y desenlace de tal o cual suceso. Hoy más que nunca con las llamadas «benditas» o «malditas» redes sociales. Las tendencias en la información de los medios dependen de la relación y los compromisos que esos medios tengan con los gobiernos o con la sociedad. ¿A quién sirven los medios? ¿A la sociedad?

¿Hay riesgo real de colapso del sistema sanitario?

Con 41 enfermos de coronavirus, 150 sospechosos dispersos en el país, ningún muerto –al cierre de edición, se contabilizaba un cenetenar de infectados y un muerto con diabetes preexistente– y 130 millones de habitantes en todo México, por el momento no hay crisis sanitaria. Aunque la parafernalia informativa ha causado compras de pánico, suceso en el que siempre hay perdedores (la sociedad) y ganadores: el capital especulativo. Hasta el momento es el pánico el que causa más daño.

¿Un gran porcentaje de la población de alto riesgo (con hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes) esta en esa situación por su modo de vida? ¿Hay a cuidar mejor de nuestra salud?

Las medidas de higiene de la salud, como las que se están difundiendo para prevenir y limitar daños por este brote de enfermedad por coronavirus, son generales para cualquier persona sana.

Y puesto que lo único absoluto es que nos vamos a morir, si se presenta una infección, por ejemplo, la más «inofensiva», como la gripe, siempre hay el riesgo de complicaciones mortales y las personas más vulnerables son las que ya tienen otros padecimientos o cuya capacidad de equilibrio ha mermado por la edad avanzada, o no se ha desarrollado a plenitud, como en los niños. No es extraordinario que la mayoría de los muertos reportados fueran mayores de 60 años. La agresividad de un virus está en relación con el estado inmunológico del enfermo. Y se corre el riesgo de utilizar esta relación negativa para el enfermo y magnificar la peligrosidad del virus.

¿Qué le parece la reacción de la gente?

El momento político actual influye en la reacción de la gente, la cual está polarizada ante la contradictoria actitud informativa de los medios de comunicación. Hay mucha confusión informativa, y he aquí nuestra responsabilidad como seres sociales: interpretar con objetividad, veracidad e imparcialidad lo que nos dice el gobierno y lo que nos dicen los medios informativos.

¿Cómo proyecta la evolución de todo esto?

Creo que estamos ante una cuarta «guerra mundial» que ya de tiempo se viene perfilando. La guerra en la selva moderna, la guerra contra los tigres asiáticos. Ya hubo dos guerras «mundiales» en Europa, la tercera es la del petróleo, en la cual aún estamos inmersos. Y esta cuarta guerra puede ser bacteriológica como pretexto o gatillo, pero en esencia es una guerra comercial, psicológica e informática. E4


«No tendremos suficientes camas, ni respiradores, ni material básico. Ahora mismo, en Madrid, que es la autonomía donde hay más enfermos, ya están desbordados».

Marta Nicolás López, Pediatra española


«Por el momento (en México) no hay crisis sanitaria. Aunque la parafernalia informativa ha causado compras de pánico (….) El pánico es el que está causando más daño».

Ignacio Espinoza, Médico general

Mitos y verdades

¿Qué es un coronavirus?

Es una extensa familia de virus que pueden enfermar a humanos y animales. La nueva cepa descubierta causa la enfermedad COVID-19. El brote surgió en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

¿Cuáles son los síntomas?

Principalmente fiebre, cansancio y tos seca. La mayoría de las personas (80%) se recupera sin necesidad de tratamiento. Las personas mayores o con afecciones alternas, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar enfermedad grave.

¿Cómo se propaga?

Se contrae por contacto con un infectado. Se propaga de persona a persona a través de las gotículas de la nariz o boca al toser o exhalar, por eso debe mantenerse a más de 1 metro de distancia del enfermo. Las gotículas sobre objetos y superficies pueden contaminar la mano de quien los toca e infectarse con ella los ojos, nariz o boca.

¿Cómo protegerme ?y prevenir infección?

Lávese las manos a fondo y con frecuencia con desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

Manténgase mínimo a 1 metro de quien estornude.

No se toque ojos, nariz ni boca.

Usted y quien le rodea deben mantener buena higiene en vías respiratorias.

Permanezca en casa si no se siente bien. Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, comuníquelo y busque atención médica. Manténgase informado.

¿Qué tal alto es el riesgo de contagio?

Depende del lugar donde se encuentre usted y, más aun si se detecta un brote de COVID-19 en su entorno.

¿Son eficaces los antibióticos?

No combaten virus, solo bacterianas.

¿Existen medicamentos o terapias para prevenir o curar la COVID-19?

No hay pruebas que así lo indiquen.

¿Hay vacuna, medicamento o tratamiento?

Todavía no.

¿Debo llevar mascarilla para protegerme?

No es necesario si no se presentan los síntomas —sobre todo, tos— o no cuida de una persona contagiada. Recuerde que las mascarillas desechables solo se usan una vez.

Fuente: Organización Mundial de la Salud.

China desarrolla vacuna «con éxito»; estiman un año para contener el virus


Así es como han actuado los países en el mundo

Las medidas varían de una nación a otra; la sociedad ocupa el vacío institucional

La crisis del brote de COVID-19 ha sido enfrentada de diferentes maneras en los 165 países afectados, desde el cierre total de fronteras en la Unión Europea hasta la estrategia de la «inmunidad del rebaño» en Reino Unido, pasando por movilizaciones militares en Irán.

China no solo ha logrado ralentizar la propagación del coronavirus y reducir su letalidad —Italia tiene una tasa de muertes más alta en proporción—, sino que en un mes ha logrado desarrollar «con éxito» una vacuna, la cual empezará a probar en humanos. De obtener los resultados esperados, el gigante asiático podría producirla a gran escala. No obstante, los científicos estiman que incluso con la vacuna se tardaría un año en contener la propagación del coronavirus.

Después de China, el caso de contención más efectiva quizás sea el de Alemania, que pese a estar rodeada de países con un alto número de muertes, ha logrado mantener la mortalidad a un número mínimo: 12 decesos de más de 8 mil 198 casos registrados, al cierre de esta edición.

La gran diferencia con otros países como Italia —más de dos mil 500 fallecimientos de 35 mil 713 casos— y España —623 muertes de 13 mil 716 casos—, ha sido la rápida respuesta de las autoridades alemanas, que desde enero autorizaron a más de mil laboratorios en todo el país para realizar exámenes de detección temprana sin necesidad de que las personas presenten síntomas. Hasta ahora ha realizado el triple de exámenes que sus vecinos.

Sin embargo, el gobierno alemán ha anunciado un «crecimiento exponencial» del virus y paralizado las actividades económicas no esenciales, algo a lo que se había resistido por temor a un colapso financiero.

En Italia y España la detección tardía del brote los ha puesto como el epicentro de la enfermedad en Europa. En ambos países, los hospitales están colapsados, sobre todo por la falta de material, en particular de respiradores, los cuales marcan la diferencia entre la vida y la muerte en la etapa más grave de la enfermedad. Los médicos tienen que decidir a quién entubar y a quién no.

Por otra parte, la ayuda no llega de la Unión Europea, sino de China, que ha enviado especialistas y toneladas de material sanitario a estos países.

Por su parte, el pasado 14 de marzo, autoridades de Irán, el tercer país más afectado por la COVID-19, señalaron que este brote tiene «muchas características de una guerra biológica», por lo cual ha movilizado a su ejército.

La hipótesis la comparten especialistas de otros países, quienes señalan que las tropas estadounidenses estuvieron en la ciudad china de Wuhan unas semanas antes del brote, un hecho confirmado oficialmente por Pekín.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de China, ZhaoLijian, dijo en Twitter que el Ejército de Estados Unidos podría haber llevado el coronavirus a Wuhan. Por su parte, el líder del Partido Liberal Demócrata ruso, Vladimir Zhirinovski, ha subrayado que EE.UU. cuenta con varios laboratorios secretos cerca de China y Rusia y que, desde hace 20 años, tratan de crear una arma biológica.

Francia también se ha sumado al cierre de fronteras, así como de bares, restaurantes y todo comercio no esencial. El presidente Emmanuel Macron ha pedido a la Unión Europea que se habiliten carriles rápidos para los transportistas de recursos esenciales, pues el regreso de puestos fronterizos entre los países del espacio Schengen está causando demoras en el tráfico.

Reino Unido hace frente a la enfermedad de una manera muy distinta. El pasado 15 de marzo, un grupo de 229 científicos de universidades británicas acusaron al gobierno del primer ministro Boris Johnson de implementar la técnica conocida como la «inmunidad del rebaño», según la cual el pueblo británico se inmunizaría a partir del contagio y cura del COVID-19. De ahí que el país siga teniendo una vida relativamente normal. Según los científicos esto pondrá al servicio de salud británico bajo una presión adicional y «pone en peligro más vidas de lo necesario» (BBC, 15.03.20).

En América, el foco de contagio es Estados Unidos, donde al cierre de esta edición se registraban 108 fallecimientos de 7 mil 087 casos positivos por COVID-19. El gobierno de Donald Trump ha declarado la emergencia nacional en los 50 estados del país y anunció que está probando una vacuna en humanos, aunque los resultados de su efectividad podrán comprobarse en unos 18 meses.

Ante la falta de respuesta de las autoridades en muchos países, los ciudadanos no solo están organizando campañas de información y para levantar el ánimo —con música en los balcones en Italia o un minuto diario de aplausos a los médicos en España—, sino que proponen ideas de cómo aprovechar el tiempo en casa. A través de la iniciativa «Seguimos educando», maestros argentinos han subido a una plataforma en internet opciones educativas para niños en edad escolar. Incluso hay profesores que envían a sus alumnos las tareas por WhatsApp.

¿Y México?

Al cierre de esta edición, entre los 17 países de América Latina que habían reportado casos de COVID-19, solo Argentina y México habían registrado una muerte cada uno. Sin embargo, para frenar el contagio Brasil, Colombia, Chile, Argentina, Paraguay, Perú y Bolivia han cerrado sus fronteras.

Mientras en Argentina el gobierno anunció un paro de «circulación de actividades por 10 días», en México se adelantó la entrada a la Fase 2 y se cancelaron clases y eventos masivos desde el 20 de marzo.

La Fase 2 se refiere a la transmisión comunitaria, es decir, cuando los casos ya no son importados, sino que se transmiten por centenares en el territorio nacional. La Fase 3 es la que vive Italia, con miles de casos de afectados en varias regiones de su territorio, por lo que el gobierno estableció cuarentena generalizada y cierre de negocios y fronteras, el mismo camino que seguían España y Francia.

«Seguimos teniendo la capacidad de identificar caso por caso, de ponerlo en aislamiento y de rastrear a sus contactos, característica del escenario 1, pero en previsión de lo que hemos planeado, hemos decidido que vamos a ir anticipando de manera más acelerada las intervenciones definidas para el escenario 2 para tener un mejor grado de protección y de disminución de la velocidad de transmisión», dijo Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, el 14 de marzo.

El 18 de marzo, la Secretaría de Salud confirmó la muerte de un hombre de 41 años que estaba internado por COVID-19 en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) desde el 9 de marzo. Según sus familiares, el hombre había asistido a un concierto de rock el 3 de marzo en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México. El fallecido padecía de diabetes.

Si bien el director general de la OMS, TedrosAdhanomGhebreyesus, dijo que «el gobierno (mexicano) también debería ser capaz de movilizar a toda la sociedad y asegurarse de que esta respuesta se convierta en asunto de todos», hasta ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha desconcertado con sus respuestas. Una de ellas, fue decir que su gobierno cuenta con un «escudo protector» que es la honestidad, la cual funciona como un amuleto de «detente». E4


Lanza el gobierno de Coahuila plan de prevención

Para mantener informada a la población sobre la evolución del coronavirus, el gobierno de Coahuila lanzó el Plan Estatal de Prevención y Control del COVID-19.

El 18 de marzo, tras una reunión del Consejo Estatal de Salud, el gobierno de Miguel Riquelme asignó al doctor Roberto Bernal Gómez, secretario de Salud del estado, como único vocero para actualizar cifras, y creó un Comité Técnico para el Control y Prevención del COVID-19.

Además, anunció la suspensión de toda concentración masiva de personas planeada para abril, así como eventos y actividades no esenciales del gobierno del estado que involucren concentración o movilización de personas.

Las operaciones en oficinas e instalaciones de gobierno serán reducidas al mínimo y se aplicará un Protocolo Diario de Prevención sanitaria y de higiene para el personal que asiste a trabajar, el cual incluye monitoreo de estado de salud, reglas básicas de higiene al contacto con personas enfermas, lavado de manos, distancia entre personas, etc.

Las reuniones presenciales no esenciales se harán de manera virtual, reduciendo en lo posible la movilidad de colaboradores de gobierno tanto al extranjero como a otros estados o ciudades coahuilenses.

A los empleados mayores de 60 años y a aquellos con situaciones de salud vulnerable o considerada en grupo de riesgo de acuerdo con los parámetros determinados por los organismos de salud se les aplicará licencia con goce de sueldo, para permanecer en sus casas.

También se suspenden entregas presenciales de programas sociales y comedores públicos para adultos mayores, incluidos los Centros Comunitarios y Comedores de Adultos Mayores del DIF, los cuales brindarán servicio con las medidas de salud establecidas hasta el 20 de marzo, mientras que del 23 al 27 de marzo se brindará el servicio en la modalidad para llevar y cerrarán del 30 de marzo al 10 de abril por vacaciones de semana santa.

A la comunidad se le conmina suspender eventos masivos: cívicos, oficiales, deportivos, culturales, religiosos, turísticos, gastronómicos, etc, y se le informa que habrá un cierre temporal de espacios públicos como escuelas, museos, bibliotecas, unidades deportivas, parques, atractivos turísticos, auditorios, teatros, cines, centros de convenciones, además del Teleférico de Torreón, entre otros.

En servicios de transporte urbano y de pasajeros habrá medidas adicionales de sanitización y se suspende operaciones de centros nocturnos, discotecas, antros y negocios de giro nocturno.

Por otra parte, recomienda a los 38 alcaldes el cierre de bares durante este periodo de contingencia y que restaurantes no operen a su máxima capacidad y ni tengan gente de pie, sólo en mesas.

En los baños se deberán colocar despachadores de gel, jabón suficiente, conservar un metro de distancia entre personas en restaurantes y centros comerciales, tiendas departamentales, de conveniencia, etc.

Habrá módulos de revisión y detección en los principales puntos de concentración urbanos, terminales de autobuses y aeropuertos y se suspende el registro de asistencia laboral mediante huella dactilar en oficinas públicas y sector privado.

A las empresas, gobiernos municipales y otros poderes se les invita a promover el trabajo desde casa en las áreas donde sea posible, y adoptar protocolos diarios de prevención en sus centros de trabajo.

En materia de deporte, los entrenamientosalaire libredelosseleccionadosestatalessigue de manera personalizada o en grupos no mayores a 10 personas por horario-clase.

Entre los eventos deportivos cancelados destacan el Regional de Conade, en Torreón; el estatal de Conadems, en Monclova; el Estatal de Juegos Escolares, en Múzquiz y Sabinas; la Copa Gobernador de Béisbol, en Saltillo; el abanderamiento de la Selección Coahuila, en Saltillo; el juego de leyendas de ex-Santos Laguna contra ex-Rayados de Monterrey, en Saltillo; y los Nacionales de Beisbol Infantil, en Monclova.

En materia de cultura, el aniversario del Teatro Fernando Soler se reprograma a junio; la 67 Muestra Internacional de Cine se llevará a cabo sólo en Cinépolis; se cancela la Sexta Procesión del Silencio, en Viesca; el 107 Aniversario del Plan de Guadalupe se celebrará en el Patio de Palacio de Gobierno, los conciertos de la temporada de Orquesta Filarmónica del Desierto y de la Banda del Estado se pasan al 20 de abril y por los actos cívicos y efemérides como el Natalicio de Benito Juárez e Ignacio Zaragoza se colocarán ofrendas florales.

A la población se le pide permanecer en casa lo más posible, salir sólo a trabajar, hacer compras esenciales y seguir las recomendaciones.

El gobernador aclaró que estas son medidas temporales y se irá informando tanto de resultados como de avances y ajustes necesarios para la salvaguarda de la salud e integridad de los coahuilenses.

El doctor Bernal Gómez emitirá diariamente comunicados a las 12:00 y las 19:00 horas, o cuando sea necesario difundir eventos o noticias de relevancia y ajustes a las medidas aplicadas. E4

Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba