Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 

Edición 620

Medios

El gobierno impasible frente a nueva escalada de violencia

La muerte de tres informadores y el ataque con bombas molotov contra El Monitor de Parral, en menos de una semana, reflejan la situación del periodismo en nuestro país en tiempos de la Cuarta Transformación. Naciones Unidas exige fortalecer los mecanismos de protección

Gerardo Moyano

Balazo mata abrazo. Entre los últimos días de julio y los primeros de agosto, unas semanas después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) «instruyera» al subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, a que siga «abrazando» y «protegiendo» a los periodistas «como ya lo estamos llevando a cabo» (03.07.19), la prensa mexicana sufrió cuatro duros golpes: asesinatos de tres comunicadores y el ataque con bombas molotov a un diario de Chihuahua.

Los cuatro casos reflejan la indefensión que enfrenta el gremio periodístico y confirman al país como uno de los más peligrosos del mundo para ejercer tal profesión.

El 30 de julio, el cadáver de Rogelio Barragán, director de Guerrero al Instante, fue encontrado en la cajuela de su auto, en Zacatepec, Morelos. Barragán había huido de su domicilio en Chilpancingo tras amenazas del crimen organizado. El medio que dirigía se especializaba en notas policiacas, por lo que Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide a las autoridades no descartar que el homicidio esté relacionado con su labor periodística.

Un día después del asesinato de Barragán, el diario El Monitor de Parral, en el estado de Chihuahua, sufrió un ataque con bombas molotov —el cual no provocó heridos, pero sí daños materiales—, por lo que el medio anunció que dejará de publicar su edición impresa «en espera de encontrar mejores condiciones para el trabajo periodístico».

Si bien el periódico seguirá con su edición digital, advirtió que «no habremos de publicar absolutamente ninguna noticia de carácter policiaco —por importante que fuere—. Tampoco nos veremos involucrados en ningún aspecto que represente un sesgo político» (El Monitor de Parral, 31.07.19).

Dos días más tarde, se registraron otras dos ejecuciones de comunicadores, una en Guerrero y otra en Veracruz.

Por la mañana del 2 de agosto, Édgar Alberto Nava López, administrador y editor de la página de Facebook «La Verdad de Zihuatanejo», fue asesinado a balazos cuando salía de una actividad para niños en la playa principal de Zihuatanejo.

Por la noche, Celestino Ruiz Vázquez, corresponsal del diario El Gráfico de Xalapa, murió por disparos de fuego en la ciudad de Actopan, Veracruz. El periodista había denunciado amenazas de muerte e incluso su hogar fue atacado a balazos, por lo que la Fiscalía General de Veracruz informó que se investigará «por qué no se daba cumplimiento a las medidas de protección dictadas a favor de la víctima y su familia, las cuales se encontraban vigentes».

Con estos tres asesinatos, suman al menos diez periodistas ejecutados en lo que va del sexenio (los recuentos de otras organizaciones llegan hasta 16 víctimas). En comparación, el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto (2012) cerró con siete periodistas asesinados.

Por otra parte, el 22 de julio fue allanado el domicilio de la periodista y defensora de derechos humanos, Lydia Cacho, en Puerto Morelos, Quintana Roo. Cacho informó que dos hombres ingresaron a su casa, mataron a sus dos perros y «robaron material periodístico altamente sensible», por lo que Artículo 19 presume que «se trata de un acto de represalia por su ejercicio de defensa de derechos humanos y de su libertad de expresión».

Mecanismo fallido

El 29 de julio, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (NU-DH) entregó una serie de recomendaciones a la Segob orientadas a fortalecer el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, que actualmente ampara a 948 personas (330 periodistas y 618 defensores de derechos humanos).

Si bien el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, fue quien pidió a la ONG que realizara un diagnóstico para encontrar las fallas del mecanismo y buscar alternativas para combatir la violencia contra el gremio, en su conferencia matutina del 31 de julio, AMLO dijo que su gobierno respeta las opiniones de los organismos de Naciones Unidas, pero tiene derecho a desmentir a los medios cuando informan con «mala leche».

Como ejemplo, citó el caso de una revista (Proceso) que reveló un supuesto documento de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el que se propone que al inicio del ciclo escolar los alumnos aplaudan al presidente. «No hay censura en México, pero si hay calumnias ¿nos tenemos que quedar callados?», cuestionó.

En la presentación del diagnóstico, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González, señaló que las descalificaciones de funcionarios hacia medios y periodistas «contribuyen a generar un ambiente poco propicio para la libertad de expresión».

Así lo confirman las amenazas de muerte que recibió el director de Reforma, Juan Pardinas, luego de que el periódico publicara en primera plana la fotografía de una manta con una amenaza contra AMLO en la que se menciona su domicilio (23.04.19). «¿Por qué ponen la manta? (...) ¿Dónde está la ética?», cuestionó AMLO.

La organización Artículo 19 advirtió que, tras las declaraciones de AMLO, el hashtag #NarcoReforma se posicionó como tendencia en Twitter, «donde se infería que la difusión de la dirección del presidente era señal de la colusión del periódico con el crimen organizado y (...) se pedía difundir la dirección familiar del director editorial general del periódico e incluso se incitaba a incendiar las instalaciones del periódico con Pardinas dentro».

Ante las amenazas, Artículo 19 exigió que el Estado brinde protección a Pardinas y pidió a AMLO «abstenerse de generar cualquier acto que (…) pueda poner en mayor riesgo la vida, libertad, integridad y seguridad» de periodistas.

En respuesta, AMLO pidió al Mecanismo de Protección «incorporar al periodista de manera extraordinaria y prevenir que cualquiera de las amenazas en las («benditas») redes sociales se materialicen». E4

Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba