Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 

Edición 615

Medios

¿Fin del chayote o venganza del Mesías?

La divulgación de la lista de periodistas que recibieron contratos millonarios en el gobierno de Peña Nieto sacudió al gremio. Los señalados acusan al gobierno de “mala leche”

Gerardo Moyano

Sí, recibimos dinero del gobierno de Enrique Peña Nieto, pero no fue «chayote», fue por publicidad, y además… ¡fue muy poquito!… ¡que digan quién recibió más!...

Así se podrían resumir las reacciones de los periodistas que aparecen en la lista elaborada por Presidencia con los montos de los contratos por publicidad que recibieron del gobierno de Peña Nieto (2012-2018).

Ironías de la vida, el documento fue publicado por Reforma, diario al que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acusa de prensa «fifí» y al cual invitó a revelar la fuente que le filtró el borrador de la carta que el mandatario envió al rey Felipe de España. O quizás justamente por eso se le filtró a Reforma. Vaya a saber.

Lo cierto es que la lista, entregada por Presidencia al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI) —que negó haberla divulgado—, sacudió al gremio.

Y no solo por los jugosos contratos, sino porque en ella aparecen medios que con sus investigaciones contribuyeron a la caída del régimen «neoliberal» de Peña Nieto y, por ende, a la victoria de AMLO, el año pasado. Tal es el caso de Animal Político.

En ese sentido, no se puede decir que la lista sea sesgada. La Presidencia respondió la siguiente petición, presentada el 19 de marzo: «Solicito la lista oficial de los 15 periodistas que, según declaraciones del vocero presidencial, Jesús Ramírez Cuevas, recibieron en el anterior sexenio una cuarta parte del total de la publicidad oficial por anuncios, asesorías de imagen, menciones o incluso campañas».

El 24 de abril, la Oficina de la Presidencia respondió no haber localizado «evidencia documental», pero ante un recurso de revisión, aprobado por el INAI el 23 de mayo, informó sobre «una búsqueda más profunda» —en la Secretaría de la Función Pública (SFP) y en la Tesorería— y entregó la relación de 36 periodistas y sus empresas que recibieron contratos de publicidad por mil 081 millones 715 mil 991 pesos.

En todo caso, la información sobrepasa lo solicitado. Pero, ¿cuál fue el criterio de selección? Según el vocero presidencial Jesús Ramírez Cuevas, «se ligó a periodistas con empresas, porque pertenecen a los consejos de administración».

Venganza anunciada

No se le puede achacar al gobierno de AMLO que haya respondido a una solicitud de información, pero sí que no haya sido cuidadoso para que la lista no se filtrara. De haber seguido el cauce legal, el gobierno se habría ahorrado críticas. Pero también corría el riesgo de que no se divulgara, pues el INAI pudo haber determinado que la información no era exacta.

AMLO no podía dejar pasar la oportunidad de «vengarse» de los periodistas que por dieciocho años alimentaron la idea de que él era «un peligro para México».

La vendetta se anunció el 23 de enero cuando, en su conferencia matutina, el presidente anunció «el fin del chayote». «Se termina la subvención, ya no va a haber el llamado “chayote”, se acaba el soborno a medios y a periodistas», dijo. El 7 de marzo, reiteró tener documentos de «columnistas que cobraban en el gobierno». Su vocero confirmó que contaba con el listado de 15 comunicadores que en conjunto recibieron hasta el 25% de los recursos destinados a publicidad oficial con Peña Nieto.

«Javier Tejado Dondé (El Universal) fue el que dio el dato de que había esa cantidad. Yo tengo listas de esos periodistas, columnistas. Son 15 personas que se llevaban una cuarta parte, luego veremos quiénes son (…)», amagó. Y cumplió.

Mala leche

Si bien se dijeron sorprendidos por aparecer en la lista, medios como Animal Político aclararon que los contratos son legales y recordaron que su labor periodística no deja dudas sobre su integridad. «No hubo compra de contenidos ni condicionamiento editorial, por alguna razón que desconozco, Presidencia tomó la decisión de incluir mi nombre, no el de la empresa, a pesar de que no recibí dinero, no tengo un sitio ni recibo comisión de ventas», dijo Daniel Moreno, director de Animal Político.

Sin embargo, otros se desgarraron las vestiduras y acusaron al gobierno de persecución. Entre ellos, Joaquín López Dóriga (251.4 millones de pesos), Enrique Krauze (285 mdp), Raymundo Riva Palacio (31.1 mdp) y Ricardo Alemán (25.8 mdp), acérrimos detractores de AMLO.

«Registro el mensaje (...) que es difamar para callar. Conmigo no lo logrará», dijo López Dóriga, otrora periodista estrella de Televisa. «La lista (…) es muestra evidente de intolerancia, persecución y mala fe. Otro ataque a la libertad de expresión. No me intimidarán», refutó Krauze, quien apodó «Mesías tropical» a AMLO en 2006.

«No es mala leche. Es una campaña orquestada desde hace casi 10 meses para desacreditar periodistas», añadió Riva Palacio. «Que los idiotas de Palacio no saben sumar! Mi empresa cobro (sic) más de lo que ellos dicen!De verdad!», reviró Alemán, quien en la campaña presidencial de 2018 sugirió a los seguidores de AMLO seguir el ejemplo de los fanes que asesinaron a John Lennon, Versace y Selena.

Denise Maerker, conductora de Televisa, señaló: «Sin duda existen periodistas que han recibido dinero y que eso ha determinado su línea editorial. Qué bueno que se sepa. Pero también es cierto que en esta lista hay portales que hacen uno de los mejores periodismos del país (…) Mezclar a unos con otros (…) equivale a ensuciar a toda la profesión (…) No, no todos somos iguales».

Carta del chayotero

Un caso particular es el de Federico Arreola, director de SDP Noticias, medio que nació en 2004 para apoyar a López Obrador (SDP son las siglas de Sendero del Peje), pero luego se plegó al gobierno de Peña y en 2017 vendió el 50% de sus acciones a Televisa.

«El único pecado que cometimos quienes fuimos exhibidos —es mi caso y el de Enrique Krauze, al menos— es el de ser “periodistas” además de emprendedores», señaló en una nota titulada «De un periodista “chayotero” al presidente López Obrador» (SDP 23-05-19).

«Reforma dio a conocer la lista de los “chayoteros”. Dice que SDP Noticias (…) recibió 153 millones de pesos. Eso es verdad. Pero resulta lamentable, presidente López Obrador, que no dieras a conocer la publicidad que el gobierno de EPN compró en Grupo Reforma: alrededor de 300 millones de pesos. Reforma merece esa cantidad (...). Pero SDP Noticias también», argumenta.

«SDP Noticias ha estado entre los sitios de internet con más visitas. Alguna vez inclusive estuvimos en primer lugar. A pesar de ello, Milenio, que durante años ha estado por debajo de nosotros en el número de lectores, recibió más de mil millones de pesos, ¡más! que SDP Noticias», despotricó.

Y concluye: «¿Desde cuándo es un delito ser un periodista dueño de un medio y que sea el medio, no la persona, la que reciba dinero por concepto de venta de publicidad oficial?». La réplica podría ser: ¿desde cuándo es delito que el gobierno responda una solicitud de información del INAI?

Arreola no tiene de qué preocuparse, según el vocero presidencial se han realizado alrededor de 50 solicitudes de información relacionadas con la publicidad otorgada en el gobierno de EPN. Con o sin la mala leche, se darán a conocer. Al tiempo. E4

Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba