Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Sociedad Reportaje Gobierno Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 

Edición 614

Gobierno

Contrarreforma y limbo educativo; líderes controlarán plazas: Gálvez

AMLO asegura que los cambios constitucionales impulsados por su partido mejorarán la educación «sin faltarle el respeto a los maestros». El PAN acusa al presidente de rendirse ante las exigencias del «sindicalismo más corrupto» y advierte sobre el inminente regreso de Elba Esther Gordillo

Gerardo Moyano

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cumplió otra de sus promesas de campaña: tirar la reforma educativa de su antecesor Enrique Peña Nieto. Sin embargo, el camino no fue fácil y los resultados quizá no surtan los efectos deseados.

La contrarreforma pasó dos veces por ambas cámaras del Congreso, debido a que Morena debió negociar incluso con el PRI para sacarla adelante. El PAN, único partido que votó en contra de la iniciativa —enviada por el presidente al Congreso en diciembre de 2018 y aprobada por los legisladores el 9 de mayo— acusó a Morena de haberse rendido ante las exigencias de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la cual había suspendido sus violentas protestas en el tramo final del debate legislativo.

«No tengo duda de que esta es una página triste en la historia del Senado, porque hemos sido convocados a un período extraordinario, pero lo único extraordinario es la prisa del gobierno para cumplir sus compromisos electorales con la CNTE, y la urgencia por obedecer con disciplina casi militar las instrucciones recibidas de Palacio Nacional», acusó el senador panista Marco Antonio Gama.

Sin embargo, la reforma tampoco satisfizo a la CNTE, pues, asegura, no derogó la anterior. El 12 de mayo, profesores de la Sección 22 quemaron llantas frente al Congreso de Oaxaca y anunciaron un primer paro de labores de 72 horas desde el 15 de mayo, día del maestro, el cual dejó sin clases a legiones de alumnos en el país, principalmente en Chiapas, Guerrero y Michoacán.

«Con la promesa de la abrogación de la reforma educativa, los adeptos creyeron en un verdadero cambio que a menos de un año comienza a desmoronarse. El decreto de este sexenio sigue siendo el mismo perro, pero con diferente collar; para el magisterio es el mismo sistema disfrazado de popular», señaló la CNTE en un comunicado. Las protestas se replicaron en Michoacán y Chiapas, donde los manifestantes amenazaron con rapar a los maestros que asistan a clases.

«Hoy, después de constantes mesas para exigir la inclusión de las propuestas educativas y laborales de la CNTE, este proceso resultó ser sólo un espacio de dilación mientras se imponía el presidencialismo apoyado por una campaña mediática en las “benditas redes sociales”, por encima de la razón de una verdadera lucha y el quehacer docente», agregó.

La CNTE se queja de que sus propuestas educativas y laborales no fueron tomadas en cuenta, pero el trasfondo del descontento es por el manejo de plazas, el cual fue el cambio más debatido.

Si bien la reforma mantiene un artículo que establece que los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación se regirán por el artículo 123 de la Constitución, Apartado B (lo cual significa que podrán disponer de 50% de las plazas vacantes y de nueva creación), se agregó un transitorio, a propuesta de Movimiento Ciudadano, que dice a la letra: «la admisión, promoción y reconocimiento (de los maestros) se regirán por la Ley Reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (que debe ser creado), prevaleciendo siempre la rectoría del Estado».

Para el PAN, todo es un engaño. «El décimo sexto transitorio deja la posibilidad de la venta de plazas», dijo en tribuna la senadora panista Xóchitl Gálvez, mientras mostraba una foto de la exlíder sindical Elba Esther Gordillo. «Seguramente (Gordillo) va a celebrar con ustedes esta reforma, la tenemos de regreso por voto directo, acuérdense de mí», sentenció.

El camino

En la sesión del 30 de abril, Morena sufrió un revés en el Senado, por la ausencia de tres de sus legisladores y quedó a un voto de alcanzar la mayoría calificada para aprobar la reforma impulsada por López Obrador.

Ese día, el dictamen fue devuelto a la Cámara de Diputados (último día del período ordinario de sesiones), lo cual fue aprovechado por la oposición para hacer adiciones y cambios a la minuta. Entre ellos, el candado al artículo 16 transitorio que señala que en la designación de plazas «prevalecerá la rectoría del Estado».

Finalmente, el 9 de mayo, las modificaciones a los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución fueron avaladas en lo general y en los artículos no reservados por el Senado, con 97 a favor, 20 en contra y tres abstenciones. Morena contó con el apoyo del PT, PES, PRI, PRD, Movimiento Ciudadano y PVEM, mientras que el PAN y el legislador sin grupo parlamentario Emilio Álvarez Icaza votaron en contra.

Luego fue ratificada en la votación en lo particular con 97 a favor, 22 en contra y una abstención. Los votos en contra fueron también del PAN y Álvarez Icaza, además de Vanessa Rubio y Silvana Beltrones, del PRI.

Tras la votación, los senadores de Morena exhibieron pancartas con las leyendas: «En Morena cumplimos, adiós a la mal llamada reforma educativa» y «En la 4T, los senadores de Morena estamos con los maestros de México».

Frente a las celebraciones, el coordinador de Movimiento Ciudadano (MC), Dante Delgado, advirtió que sin el apoyo de los partidos de oposición, la bancada de Morena no habría alcanzado los votos necesarios para avalar la reforma.

«Con todo respeto, querer hacer propio un ejercicio de cambio constitucional, cuando Morena sabe que no le alcanza, es un acto, desde mi punto de vista, de profunda soberbia y vanidad. Por acciones como esa tratan de engañar a la gente», dijo Delgado.

Por su parte, el PAN argumentó que su voto en contra fue «por convicción» y no «por estrategia política», mientras la senadora priista Beatriz Paredes advirtió que pese a que esta nueva reforma representa la «renovación de la alianza con los maestros, (…) no queremos que el Estado abdique de su responsabilidad de regir la educación».

Los cambios

Entre las reformas constitucionales, destacan las siguientes:

1) La educación superior adquiere el carácter de obligatorio y gratuito, el mismo que ya tienen la básica y la de nivel medio. El artículo tercero establece además que la educación será de «excelencia» y recoge el respeto a la autonomía universitaria.

2) Se elimina el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que los maestros acusaron de ser un órgano «persecutor» y «punitivo» (desde la reforma de Peña Nieto, promulgada en 2013, quienes no aprobaban las evaluaciones corrían el riesgo de perder sus empleos). En su lugar, se creará un Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, que se encargará de realizar estudios, investigaciones y evaluaciones diagnósticas. La nueva legislación establece que las evaluaciones serán de carácter formativo, diagnóstico e integral y que para el ingreso y promoción se ponderarán los conocimientos, aptitudes y experiencia docente.

3) La ley obliga al Estado a tomar medidas para garantizar la equidad de la educación, proveer alimentos en las escuelas de zonas vulnerables y respaldar a los estudiantes «en condiciones de desventaja socioeconómica».

4) Los planes de estudio deberán incluir de manera obligatoria asignaturas que promuevan los valores, como la ética y el civismo. También se incluirá la educación sexual y el cuidado al medioambiente (que le valió a Morena el apoyo del PVEM), mientras que las materias de historia, geografía y cultura serán igual de importantes que las matemáticas. Las artes y las lenguas originarias también deberán ser parte de los programas de estudio, mientras que en las zonas rurales se respetará la identidad y se hará una política de diferenciación, incluyendo clases bilingües.

5) En un plazo no mayor a 180 días a partir de la entrada en vigor de la reforma, el Ejecutivo Federal tendrá que definir una Estrategia Nacional de Mejora de las Escuelas Normales. Además, deberá apoyar la investigación e innovación científica y tecnológica.

La guerra de las plazas

El artículo tercero transitorio deja «sin efectos los actos referidos a la aplicación a la Ley General del Servicio Profesional Docente que afectaron la permanencia de las maestras y los maestros en el servicio».

En términos prácticos, significa que los más de mil 500 profesores que quedaron fuera de servicio debido a las evaluaciones, podrán regresar a las aulas.

«Veo la reforma bien, muy bien, porque viene a reivindicar en muchos sentidos a las maestras y maestros de México porque la Ley del Servicio Profesional Docente que se abroga, lastimó en muchos sentidos, en lo laboral y en lo profesional y hasta en lo salarial y ellos demandaban su abrogación», dijo Alfonso Cepeda Salas, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

El senador de Morena y presidente de la Comisión de Educación, Rubén Rocha Moya argumentó que «la evaluación no debe ser punitiva, no debe ser persecutoria, represiva, instrumento para castigar o sancionar a los maestros, pero el sistema educativo no puede estar sin evaluación, por eso hemos optado por la evaluación formativa y diagnóstica, que nos permita retroalimentar la formación del maestro».

No obstante, la senadora panista Xóchitl Gálvez advirtió que sin evaluaciones existe «el riesgo de que el manejo de las plazas vuelva a manos de los sindicatos», lo que representa «un retroceso que contradice flagrantemente la intención del gobierno de transformar al país».

Esto, dijo porque se cambia el examen que permite constatar que el aspirante tiene los conocimientos de la materia que impartirá, por un proceso de selección que queda a merced de «una alianza del gobierno con lo más corrupto del sindicalismo en la educación, plagado de privilegios e investido de impunidad».

El senador Samuel García dijo que en su fracción están «muy contentos (por) que en este dictamen, en su artículo III, séptimo párrafo y artículo XVI transitorio, viene textual e íntegra la reserva que Movimiento Ciudadano planteó para que ya no sean las plazas control o método electoral a favor de sindicatos y sí a favor del Estado».

Para López Obrador, los cambios cancelan «la mal llamada reforma educativa», pues se trata «de mejorar la educación, sin faltarle el respeto a los maestros y las maestras».

Ante las movilizaciones de los maestros disidentes, el presidente Andrés Manuel López Obrador invitó a los líderes de la CNTE y el SNTE a un «diálogo abierto», a realizarse el 20 de mayo en el Palacio Nacional. «Fue un avance importante el que se haya aprobado esta reforma constitucional, pero también respetamos las discrepancias, el derecho a disentir de maestras y maestros», dijo el presidente. E4



Mafia del SNTE festeja el aumento «digno» de salarios

Más que un rendición ante las exigencias de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), como acusa el PAN, la reforma educativa parece haber sido un regreso de favores al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el «ejército intelectual del país en apoyo a la Cuarta Transformación», según las palabras del coahuilense Alfonso Cepeda Salas, secretario general del gremio.

El 9 de mayo, el diputado del PAN, Felipe Macías, dijo en tribuna: «La única prisa del presidente de aprobar la reforma es que se entregue el 15 de mayo para los líderes sindicales (…) nada que ver con ayudar a maestros y a niños», dijo en tribuna.

Unos días después, Cepeda Salas confirmó el regalo. «Les digo a todos que estamos en plena negociación salarial y que, afortunadamente hay la disposición del señor presidente de la República de tener una respuesta salarial digna para las trabajadoras y los trabajadores de la educación», dijo en el marco de la inauguración de la exposición del SNTE en la Feria Internacional del Libro de Coahuila, el 12 de mayo.

Y así fue. El 15 de mayo, el sindicato informó en un comunicado que los maestros de educación básica recibirán un incremento salarial, retroactivo al 1 de enero, de 6.25%, en tanto que personal de asistencia a la educación obtuvo un ajuste de 5.85%. El aumento a los maestros no sólo es más alto que todos los otorgados en el sexenio de Peña Nieto, sino que casi duplica el 3.5% de incremento que logró el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM), el 6 de mayo, tras 93 días de huelga.

«Esto (el aumento de salarios) es motivo de orgullo y satisfacción sindicalista. Los llamados desesperados a la discordia, la división y la venganza se han encontrado con un sólido dique de lealtad a nuestras convicciones y valores sindicalistas, no han logrado distraer nuestra entrega cotidiana para cumplirle al SNTE y a México», dijo Cepeda, quien fue secretario general de la Sección 38 de Coahuila.

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (2013-2018), el magisterio negoció un aumento acumulado de 35.37%. El mayor aumento salarial fue en 2013, el mismo año que fue arrestada la entonces lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo, y cuando se aprobó la reforma educativa impulsada por Peña.

En noviembre de 2018, el periódico El Sol de México reveló que la esposa e hijos de Cepeda invirtieron unos 200 mil pesos para crear empresas que son dueñas de la Clínica Alheira y Médica Bosco, así como de una farmacia en Coahuila.

«Las dos clínicas donde se atiende a los profesores y trabajadores de la industria automotriz de Saltillo fueron construidas por la Corporación Alheira Integrada, una de las cuatro empresas de la esposa del líder del SNTE, Iracema Yazmin Garza Ramos, así como por sus hijos Héctor Hiram Cepeda Garza y Alfonso Cepeda Garza», señaló el rotativo.

Cepeda llegó al Comité Ejecutivo Nacional del SNTE en 1998, cuando Elba Esther Gordillo tenía el poder de nombrar a los dirigentes del gremio. Tras la caída de la lideresa, Cepeda estuvo al amparo del nuevo líder del SNTE, Juan Díaz de la Torre, quien lo nombró coordinador del Colegiado Nacional de Administración y Finanzas del sindicato.

Según señala El Sol de México, Cepeda era el encargado de recibir los recursos otorgados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para defender las bondades de la reforma educativa, los cuales suman unos mil 500 millones de pesos de 2013 a 2018.

En febrero de 2018, Cepeda fue elegido secretario general en el VII Congreso Nacional Extraordinario del SNTE, que un mes después se comprometería a darle 300 mil votos al candidato presidencial priista José Antonio Meade Kuribreña.

En noviembre del año pasado, Cepeda se convirtió en dirigente nacional y el 29 abril de este año se declaró «aliado» de AMLO.

«Hemos decidido ratificar nuestra decisión de acompañar al presidente de México y a las instituciones de la República en la Cuarta Transformación (…) Nos declaramos aliados del señor presidente de la República y nos ratificamos como el Ejército intelectual», dijo. E4

Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba