Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Justicia Política Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 

Edición 609

Reportaje

El Profe, cercado por EE.UU. y España

La extradición del exgobernador interino Jorge Torres sería el último eslabón que necesita la justicia estadounidense para demandar formalmente a Humberto Moreira. Sus colaboradores más cercanos también son investigados

Gerardo Moyano

Todos los caminos llevan al Profe. Desde hace años, el exgobernador Humberto Moreira figura como pieza central de un esquema de lavado de dinero proveniente de las arcas de Coahuila, durante su mandato y el de sus sucesores: Jorge Torres López (interino) y Rubén Moreira.

Así consta en los expedientes de la justicia estadounidense, en los cuales su extesorero Javier Villarreal, quien se declaró culpable del mismo delito en 2014, lo acusa directamente. Miembros del cartel de Los Zetas, juzgados en Estados Unidos, también lo acusan de haber recibido sobornos a cambio de protección.

Sin embargo, hasta el momento no existe una denuncia formal en su contra. ¿Por qué?

Todo apunta a que los fiscales norteamericanos necesitan más que las declaraciones de uno de sus subordinados o de criminales que buscan reducir sus condenas. Lo que necesitan son peces gordos.

De ahí que hayan solicitado dos extradiciones clave para cerrar el caso: la de Jorge Torres, detenido desde el 5 de febrero en Puerto Vallarta (Espacio 4 607); y la de Juan Manuel «el Mono» Muñoz Luévano, la cual se concretó desde España, en la última semana de febrero.

Ambos figuran en los testimonios de Javier Villarreal. Torres, como el encargado de triangular el dinero robado desde México a paraísos fiscales, a través de cuentas bancarias de Estados Unidos (delito por lo cual el exmandatario es uno de los prófugos más buscados en aquel país). El segundo, asegura Villarreal, se reunió con Moreira en al menos una ocasión. Si Muñoz lo confirma, no solo Humberto Moreira podría ser llevado a juicio en Estados Unidos, sino más colaboradores del exgobernador.

Luego del traslado de Muñoz a Texas, la cadena Univisión afirmó en un reportaje especial: «El caso en contra de Humberto Moreira se empieza a cerrar cada vez más en su alrededor, y ahora estas dos piezas, ‘el Mono’ Muñoz y Javier Villarreal, serán claves importantes para que en un momento dado Humberto Moreira, ex gobernador del estado de Coahuila, enfrente a la justicia aquí en los Estados Unidos».

La lista de involucrados en el saqueo es larga y salpica a políticos y empresarios por igual.

Hombres de negocios

El expediente SA14CRO3380G de la Corte Federal de Corpus Christi, Texas, menciona que en 2009, Javier Villarreal y otros cómplices —entre ellos, funcionarios estatales de Coahuila— se reunieron en el exclusivo Club Sonterra de San Antonio, Texas, «y en la mansión del entonces gobernador Humberto Moreira, en Saltillo», para planear el desvío de dinero del erario, a través de transferencias electrónicas a EE.UU. y de compras de participaciones de medios de comunicación en México.

En esas reuniones habría participado Rolando González Treviño, dueño de Núcleo Radio y Televisión (NRT), quien en 2015 se declaró culpable de conspirar para enviar ilegalmente 1.8 millones de dólares «robados del estado de Coahuila» a Estados Unidos. Su hermano Roberto Casimiro González Treviño, propietario de la televisora RCG en Saltillo, también aparece en la investigación. Villarreal señala que RCG recibía contratos «sobrefactutados» del gobierno, de entre 25 y 30 millones de pesos al mes, cuyos excedentes acaban en las cuentas de las empresas de publicidad de Humberto Moreira: Unipolares y Publicidad del Norte y Negocios, Asesoría Publicidad.

Cabe recordar que cuando Moreira fue detenido en Madrid, el 15 de enero de 2016, bajo sospechas de lavado de dinero, el exgobernador argumentó que parte de los ingresos que le permitían vivir con lujos provenían de sus empresas. Tras una semana en la cárcel de Soto Real y gracias a la asistencia diplomática del gobierno de Enrique Peña, fue liberado.

Pese a que Humberto Moreira asegura una y otra vez que ha sido exonerado, la Fiscalía Anticorrupción española reabrió su causa en noviembre de 2018 y solicitó a la PGR información sobre esas empresas, por lo que aquí se abrió la carpeta de investigación AJI/126/2013-P.

El 19 de enero pasado, Moreira informó que acudió al Juzgado Primero de Distrito con sede en la Ciudad de México para «hacer efectiva mi garantía de audiencia y derecho de defensa para conocer, responder, controvertir y aportar pruebas» dentro de esa causa. Como le fue negado el acceso a ese expediente, promovió un amparo contra la PGR, con miras a librar una potencial extradición a España.

El 28 de febrero, la revista Proceso solicitó al gobierno de Miguel Riquelme información sobre los contratos celebrados por diversas dependencias con Unipolares y Publicidad del Norte y Negocios, Asesoría Publicidad.

«Las actuales autoridades de Coahuila niegan tener en sus archivos contratos del gobierno con esas empresas (…) La negativa contrasta con las evidencias físicas: el actual y anteriores gobiernos de Coahuila se han anunciado en espectaculares colocados en avenidas de Saltillo, cuya razón social señala: Unipolares y Publicidad del Norte S.A. de C.V., situación que ha sido documentada con fotografías por diversos medios locales».

«En este tipo de licitaciones, Humberto Moreira participa con empresas suyas (…) Si el servicio, por ejemplo, era de 100, se emitía factura y pagaba por 130», dice Villarreal. De hecho, asegura que con el pago de cinco millones de pesos, las empresas se aseguraban contratos de gobierno sin licitación de por medio.

Otras empresas, añade Villarreal, «eran también de funcionarios de Coahuila, como David Aguillón, quien fue secretario de Gobierno entre 2011 y 2012, presidente del PRI en Coahuila, desde 2012 al 2015-16, y actualmente presidente de la Fundación Colosio. Se manejaba unos tres mil espectaculares, y Humberto tenía unos 700 espectaculares, postes de publicidad».

Otro «empresario» que aparece en investigaciones por lavado de dinero es el lagunero Guillermo Flores Cordero, quien en 2013 se declaró culpable de ese delito en Corpus Christi.

Uno más de los hermanos González Treviño, Raúl, quien fuera nombrado por Humberto Moreira como «representante del gobierno del estado en San Antonio», también es investigado por las autoridades estadounidenses. Su hijo Raúl González Fernández fue condenado a cuatro años y seis meses a prisión por conspirar para traficar drogas en Estados Unidos.

Villarreal también ha señalado que otras empresas de Humberto Moreira, como Construcciones Chavana y Diamante, que estuvieron a nombre de María Elena Chavana Martínez y Marco Martínez, recibieron pagos por 600 millones de pesos.

En total, ascusa Villarreal, se habrían desviado al menos tres mil millones de pesos a través de estos esquemas.

Compadres políticos

Para triangular ese dinero fuera del país, el propio Javier Villarreal y Jorge Torres López, quienes dirigieron la Secretaría de Finanzas en el mandato de Humberto Moreira, abrieron cuentas en bancos de Estados Unidos (Espacio 4 607).

«Torres y Villarreal abrieron esas cuentas después de una primera reunión con banqueros del J.P. Morgan Chase en México, donde discutieron la apertura de múltiples cuentas en las Bermudas», señala documento 2:13-CV-294 de la Corte del Distrito Sur de Corpus Christi.

«Durante la reunión Torres preguntó a los banqueros si era posible que las transferencias bancarias pudieran ser borradas del sistema para que no aparecieran como enviadas desde México a las Bermudas a través de los Estados Unidos», añade.

Entre enero y marzo de 2007, Torres hizo transferencias por 2.7 millones de dólares desde dos bancos de Texas a una cuenta del banco Old Mutual de Hamilton, en Bermudas, considerado un paraíso fiscal. Parte de esos fondos habían pasado por una cuenta de Villarreal en el banco N. T. Butterfield & Son.

Al detectar esos movimientos inusuales, J.P. Morgan inició una investigación interna y tanto Torres como Villarreal mintieron sobre el origen de los recursos. Desde entonces, la justicia estadounidense comenzó a congelar cuentas y activos de ambos colaboradores de Moreira. En 2016, Torres pasó a ser prófugo de la justicia y no fue hasta diciembre pasado que Estados Unidos solicitó su extradición.

Pero Torres no solo habría recibido dinero robado del estado, sino de sobornos provenientes de contratistas del gobierno. Según las declaraciones de Villarreal, él y Torres recibieron pagos del empresario Luis Carlos Castillo Cervantes, alias el Rey de los Dragones, en su residencia del exclusivo fraccionamiento Cimarrón de Mission, Texas.

«Después de que el señor Castillo entregó la última cantidad de dinero, el señor Villarreal y el señor (Jorge) Torres llevaron bolsas de dinero a la residencia privada del señor Torres; llevaron las maletas a un dormitorio y el señor Torres abrió las bolsas y juntó pilas de efectivo a las maletas que cada una contenía aproximadamente 40 millones de pesos mexicanos (…) Esa misma noche el señor Villarreal y el señor Torres entregaron el dinero en la residencia del señor Moreira en Saltillo», señaló la fiscal texana Julie Hampton durante el juicio contra Castillo Cervantes, quien en 2017 se declaró culpable de lavado de dinero.

Torres fue detenido el 5 de febrero por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República en el centro comercial «La Isla», en Puerto Vallarta, Jalisco, y fue trasladado al penal federal de Guanajuato, donde se le dictó prisión preventiva.

Diez días después, el juez décimo de Distrito en Materia de Amparo, Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, le concedió una suspensión definitiva contra el proceso de extradición a Estados Unidos.

La audiencia constitucional para que la defensa de Torres y las autoridades responsables rindan sus informes justificados estaba fijada para el 12 de marzo.

Otro de los colaboradores cercanos de Humberto Moreira, que aparece en la investigación relacionada con el lavado de dinero en Estados Unidos, es Vicente Chaires Yañez, quien fuera secretario personal del exmandatario. E4


Relaciones peligrosas: las redes no mienten

Y si la ruta del dinero lleva inequívocamente a Humberto Moreira, sus relaciones sociales salpican a sus más cercanos colaboradores, incluido su hermano Rubén Moreira.

El 25 de febrero, la revista Newsweek hizo un planteamiento interesante con respecto al caso del exmandatario Jorge Torres López, quien está detenido desde el 5 de febrero y enfrenta un proceso de extradición a Estados Unidos.

«Los cargos por los que el juez federal dictó la orden de aprehensión con fines de extradición son: asociación delictuosa, operaciones con recursos de procedencia ilícita y fraude. La pregunta es: ¿asociación con quién?, y también, si los recursos son de procedencia ilícita, ¿de dónde fueron obtenidos e, igualmente interesante, a dónde fueron a parar?», señala.

En este sentido, la revista realizó un análisis de redes (network analysis) a través del programa de uso libre UCINET, en el que se identifica a los funcionarios municipales y estatales que han tenido las relaciones públicas más relevantes con Torres, a quien llama Jorge «N».

El algoritmo del programa utilizó 7 variantes:

1) Haber formado parte del gabinete del exgobernador interino (a nivel de secretarías).

2) Haber formado parte del mismo gabinete o legislatura.

3) Cuántas veces han tenido vínculos laborales o profesionales entre sí a lo largo de los últimos 12 años.

4) Haber ocupado cargos relevantes en las administraciones estatal o municipal de Saltillo en fechas recientes.

5) Tener algún vínculo político o laboral conocido públicamente.

6) Haber sido parte del gabinete de los dos gobernadores (precedente y subsecuente) al de Torres.

7) Haber sido señalados públicamente por actos aparentemente no apegados a la ley durante sus gestiones.

El resultado confirma a Héctor Javier Villarreal como el personaje más vinculado con Jorge Torres, a la par de David Aguillón.

«En un nivel muy similar de proximidad, de acuerdo con el análisis de redes utilizado, se encuentran los dos exgobernadores Moreira, Rubén y Humberto, quienes, en el análisis de redes, con los criterios de inclusión mencionados arriba, y utilizando la técnica de simetrización de la red por máxima proximidad, registran un nivel de cercanía similar al de David Aguillón y de este último con ellos», señala Newsweek.

En el siguiente nivel de proximidad se encuentra María Esther Monsiváis, quien en 2016 renunció a la Secretaría de Infraestructura y Transporte, luego de conocerse que la empresa Riviera Álamo, propiedad de un empleado suyo y de su esposo, recibió pagos por cerca de 71 millones de pesos entre 2014 y 2016 por parte de la Secretaría de Finanzas. El monto total de los desvíos a empresas fantasmas durante el sexenio de Rubén Moreira (2011-2017), según una denuncia que presentó la Auditori?a Superior del Estado (ASE) ante la Fiscali?a General del Estado (FGE) supera los 475 millones de pesos.

En el gobierno de Humberto Moreira, Monsiváis fue subsecretaria de Egresos en la Secretaría de Finanzas, al mando de Javier Villarreal y Jorge Torres. En 2011, tras la salida de Javier Villarreal del Servicio de Administración Tributaria del Estado de Coahuila (SATEC) por el escándalo de la deuda, Monsiváis sustituyó a Ismael Ramos en la Secretaría de la Función Pública.

Otro político que aparece en el mismo nivel de vinculación con Jorge «N», es Leonardo Jiménez Camacho, director de recaudación en la administración del gobernador Miguel Riquelme.

En un siguiente nivel de proximidad se encuentra Diego Rodríguez Canales, actual secretario técnico del Ayuntamiento de Saltillo, con una fuerte vinculación con David Aguillón.

«Como se observa, resulta interesante que la mayoría de las personas que participaron en el gabinete de Jorge ‘N’ tengan una muy fuerte vinculación con las administraciones de los dos gobernadores Moreira, y que las dos personas ‘políticamente vigentes’ hasta la fecha, con mayor nivel de proximidad con el exgobernador en proceso judicial y con ambos gobernadores Moreira, son David Aguillón y Héctor Javier Villarreal», concluye el análisis de Newsweek. E4

Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba