Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Poesía Historia Imaginario colectivo Patrimonio Teatro Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 626
  Tararará
 
Sergio Arévalo
   
  Dibuja a tu familia, un ejercicio que en kínder o primeros grados de primaria se pone a los niños para que, mediante su imaginación y percepción de cómo su núcleo familiar está conformado, realicen una ilustración. Un primo de un amigo así descubrió al revisar la tarea de su niña que tenía, al parecer, un pariente que no conocía, además convivía con su hija y esposa además de ir a su casa siempre que no estaba él. ¡Cosas de la vida!

¿Han escuchado deLos locos Addams? Fue una serie de televisión estadounidense, de comedia infantil y fantasía, que se emitió por primera vez en el canal ABC en 1964. Duró dos años al aire, con un total de 64 episodios. La serie estuvo basada en las caricaturas que Charles Addams había publicado en el The New Yorker, adaptadas para la televisión e incluyendo un par de personajes como «dedos». Todo mundo quería un «dedos» en su vida. Algunos conocimos esta serie décadas después, al despertarnos muy temprano y verlo en tele abierta o en canales de comedia en la sección retro... ahora ya bastante retro.

No se puede hablar de Los Locos Addams sin hacer un paréntesis y hablar de otra serie aparecida ese mismo año, aunque un tiempo antes. Se trataba de The Munsters, que también mostraba a una familia bastante extraña compuesta por el padre —hace referencia al monstruo de Frankenstein—, la madre —una vampiresa—, el hijo —un licántropo—, el abuelo —un vampiro de Transilvania— y una sobrina normal —sí, de aquí sacó la idea Eugenio Derbez—. Esto también es un buen ejemplo de que las televisoras siempre han estado en constante competencia, tratando de mejorar o hasta imitar lo que hagan sus contrincantes.

Regresando a La Familia Adams, el humor de la serie derivaba del choque cultural entre ellos y el resto de las personas. Los visitantes «normales» son agasajados con mucha cortesía, a pesar de las malvadas intenciones de éstos, algo así como la tía a la cual invitas o se invita solita a comer, te llena de preguntas del acomodo y forma que llevas la casa hasta hartarte y empiezas a querer agregarle un poco de cicuta al postre. También nos trae a la mente esos países que abren la puerta a otro con la mejor de las intenciones y resulta que el visitante no es del todo agradecido o buen residente… ¿Se les viene algún ejemplo?

A principios de los noventas, casi 30 años después, se estrenó la primera película. Es uno de esos ejemplos de que lo bueno se tiene que retomar y también de la falta de imaginación o propuestas, lo que hace generar remakes. Debido al éxito en taquilla de su primer filme, se dio entrega a una segunda parte en 1993 y, finalmente, en 1998 llega la tercera entrega de esta familia, terminando en trilogía por ser la tercera parte un elenco diferente que no atrapó a la audiencia. Después se han realizado versiones en dibujos animados y un popular musical de Broadway.

En algunas ocasiones se han hecho referencias, principalmente en programas de televisión cuando tocan el tema de noche de brujas o de una familia… no tan normal. No es taaaan raro que nuevas generaciones tengan alguna idea de quiénes son los Adams, debido a programas de televisión, el musical o alguna referencia que vaya de boca en boca.

No es raro que esta familia de locos genere empatía. Tal vez porque casi todos alguna vez nos hemos sentido excluidos, distintos y mal vistos por la persona de al lado. O bien por considerar que, aunque amamos a nuestra familia, no cualquiera sobrevive una comida con ellos. Siendo el aceptarse a uno mismo uno de los principales mensajes en cada una de las diferentes versiones o formatos que nos han entregado esta peculiar familia que ahora se encuentra de regreso en la pantalla grande, en formato animado, con un humor para chicos y grandes, una perfecta llave para abrir el baúl de los recuerdos y la nostalgia. Recordemos que las artes son para disfrutarse, y qué mejor que en familia… por más locos que estemos y hasta con el «tío» de tu hija que no conoces.

 
Otras publicaciones
Friends
¿Te atreves a decir que eres bueno?
Oye Juana no te vayas
Peor que una mentada
Arte ¿Para qué?
Gerascofobia
La apuesta de un remake
Háblame de ti
Solteras
¿Desearías volver a empezar?
Llévele llévele, ya llegó la FILC
Spoiler
Adieu
Dumbo
El talento no entiende de discapacidades
Ganar un Oscar en México
Estrategia
El príncipe azul
¿Realmente queremos conocernos?
De Cuarón para ti
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba