Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Poesía Pintura Sociología Crónica Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 613
  ¿Huachicol en leucemia?
 
Ignacio Espinosa Solís
Sitio Web: www.kiskesabe.com
   
  Parte II

¡Cuánto me hubiera alegrado haberme equivocado en los diagnósticos y pronósticos de leucemia en los pacientes comentados en la entrega previa! Y eso que una de las catástrofes más vergonzante en la autoimagen profesional son nuestros errores, a pesar de que nosotros los médicos trabajamos siempre en la incertidumbre de nuestras decisiones, incertidumbre normal tomando en cuenta que la dinámica biológica de la profesión médica es cambiante a cada instante. Y la historia nunca se detiene, es inseparable del universo que existe en el espacio, en el tiempo y en movimiento infinito.

Un pariente mío, de 55 años, de una lejana ciudad norteña, me envió por el guasap un resultado de sangre porque se sentía muy cansado con fiebre y dolores en todo el cuerpo: en la biometría hemática tenía 300 mil leucocitos (normal de 4 a 10 mil). Seguramente tiene leucemia mieloide crónica, le dije a su hijo, pero todavía no le digas a tu padre hasta que se confirme el diagnóstico. Tenía programada una cita en hematología. La biopsia que hicieron en el servicio de hematología de hospital público de alta tecnología confirmó el diagnóstico que le expuse. Le indicaron hidroxiurea de dos mil pesos. Al mes, sus leucocitos se habían normalizado. Magnífica respuesta. La leucemia había sido controlada.

Pero en la siguiente consulta le cambiaron el medicamento por uno de 15 mil pesos, nilotinib. Creo que están huachicoleando con la leucemia de mi pariente. Pensé. Al mes de tomarlo me informó que lo habían hospitalizado muy grave para trasfundirle sangre y concentrado de plaquetas y estaba hinchado de todo el cuerpo incluyendo gran aumento de volumen del abdomen por líquido (ascitis). El nuevo medicamento era el responsable de esta gravedad, no la leucemia.

«La libró», como se dice coloquialmente, cuando alguien evita a la huesuda. Las plaquetas después del bajón peligroso a 30 mil, con riesgo de hemorragia interna y muerte, ya se habían recuperado sin peligro a 130 mil, (normal de 150 a 450 mil). Los glóbulos blancos de 300 mil iniciales, característica de la leucemia, bajaron peligrosamente a mil quinientos (normal de 3 a 10 mil) con peligro de septicemia y muerte inmediata, pero ya se habían recuperado a una cifra segura de tres mil.

¡Y el colmo! Con estas cifras normales se debió, con lógica prudente, evitar cualquier medicamento, con efecto en la leucemia, puesto que la dosis del medicamento previo se había excedido, poniendo en peligro la vida del paciente y la reputación profesional del experto hematólogo. Insólitamente, la hematóloga prescribió un nuevo medicamento con un costo de ¡67 mil pesos!, dasatinib, con los mismos efectos y peligros de los dos anteriores.

No lo tomes, le sugerí, con la responsabilidad que me delegaron para orientarlos y apoyarlos por medio de este moderno medio de comunicación, con visualización indirecta en la pantalla. Lo recomendable es vigilar la evolución de los daños que provocaron los medicamentos previos, y se debe reiniciar a dosis mínimas si los glóbulos blancos empiezan a elevarse por encima de 10 mil. Aceptaron mi sugerencia, y no ingirió el nuevo y costoso medicamento. Sugerí una biometría hemática (glóbulos blancos, plaquetas y glóbulos rojos) en unos 20 días y veremos que conducta seguir.

El resultado fue que los glóbulos blancos se encontraban ya en el tope máximo de 10 mil, plaquetas completamente normales y ligera anemia. Toma una tableta diaria del primer medicamento (hidroxiurea), del que tomabas cuatro tabletas y que normalizaron tus glóbulos blancos de 300 mil a 10 mil, sugerí, tratando de violar la ley de Weimberg y no convertirme en un experto en pasar de pequeños errores, para pasar a cometer grandes errores.

Y sucedió algo extraño para mi pariente y amigo. Recibió una llamada a su teléfono celular, de otra persona que supuso era otra doctora del hospital interesada en su caso, para supervisar la evolución y como se sentía, y si estaba tomando el «medicamento de oro» (el de 67 mil pesos). Debo aclarar que mi pariente ya había comentado con la hematóloga que lo estaba tratando que yo lo estaba asesorando como médico y de la familia, y le había comentado mis sugerencias y la impresión de que el segundo medicamento lo había puesto en grave peligro, notando que ante tales comentarios, la hematóloga se incomodó y no aceptó la proposición de que entablara una comunicación directa conmigo y tampoco accedió a proporcionarle su teléfono personal. ¿Luego entonces quién le habló?

Yo le comenté a mi pariente que personalmente no tengo y nunca he tenido ningún inconveniente en que si algún médico, familiar directo o indirecto de alguno de mis pacientes, solicita información respecto al diagnóstico, pronóstico y tratamiento de su ser querido, pues simplemente le comento mis puntos de vista y ya.

Me proporcionó el celular de la doctora que lo llamó, con clave de Monterrey, Nuevo León, le marqué y no era doctora. Resultó ser una empleada en ventas del laboratorio que comercializa los dos medicamentos caros para la leucemia, en estrecho contacto con la hematóloga, ¿en lo comercial?, a quien comenté y cuestioné amable y discretamente quien era yo, y qué representaba para el paciente al que le había hablado, al que inmediatamente identificó cuando le proporcioné el nombre y por supuesto le comenté mis puntos de vista sobre el caso y sobre los medicamentos que ella promociona. ¿Y que es lo que pasó? ¡No se desmayó!...Continuará.

 
Otras publicaciones
Huachicol en leucemia
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicoleo en diálisis?
¿Huachicoleo en diálisis?
Dializar a tiempo
Reversión en cáncer de próstata
Reversión médica
Lo médico incorrecto 2
Lo médico incorrecto
La medicina en México ante la cuarta transformación
La medicina está enferma
Médicos vs pacientes
Medicina narrativa 2
Medicina narrativa (1)
Valiente queja
Neurosis cardiaca venezolana
Neurosis cardiaca venezolana
Milagros alternativos
Alternativa
Alternativas médicas
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba