Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 648
  San Fernando no se olvida
 
Rosa Esther Beltrán
   
  Se cumplió una década de aquel estremecedor exterminio, un holocausto impune de 58 hombres y 14 mujeres torturados y aniquilados con saña, personas que siguen vivas en el recuerdo de sus familias y en el de los defensores de los derechos humanos, personas a las que la justicia mexicana de las dos anteriores administraciones federales mantuvo en un proceso judicial abierto pero impune.

Los Zetas, grupo de la delincuencia organizada, uno de los más feroces e inclementes asesinaron a los 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, el 24 de agosto de 2010, fue la primera masacre de migrantes centroamericanos de las que se tiene noticia, el suceso dio la vuelta al mundo.

FabienneJoelle Marie Cabaret, de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, que da seguimiento a siete de las familias de los masacrados, afirma que no hay ninguna persona sentenciada, a pesar de que las autoridades consignaron a 15 personas por homicidio múltiple. Aún no se reconoce a nueve de las víctimas; 63 fueron identificados, pero al parecer las autopsias no fueron precisas y subsisten dudas en las familias de las víctimas de que los restos que les fueron entregados sean los correctos.

Expone la abogada Cabaret que no se han establecido las rutas de búsqueda que permitan el esclarecimiento del caso. «Las circunstancias del hallazgo, tiempo de muerte de las víctimas y número de sobrevivientes siguen generando dudas y aún hoy no se tiene certeza sobre el número de sobrevivientes y faltan por identificar ocho hombres y una mujer».

Además, la defensora explica que el Estado no había investigado sobre la prevención y comisión de los hechos acerca del secuestro de migrantes, a pesar de que eran incidentes que ya habían sido reportados por la CNDH.

La Fundación Justicia acompaña y asesora a las familias de las víctimas que hacen oír su voz y claman por la verdad y la reparación del daño, además manifiestan, «son 10 años, pero para nosotros es como si fuera hoy, por eso pedimos que el caso se esclarezca y que haya verdad y justicia, no habrá olvido seguiremos en lucha». Según Cabaret, la macro criminalidad transnacional es evidente y a pesar de ello no hay una investigación exhaustiva.

En el marco del décimo aniversario, activistas, familiares y víctimas colocaron un anti monumento en Avenida Paseo Reforma de la CDMX, frente a la Embajada de Estados Unidos.

Por su parte, en la conmemoración de una década de la masacre, el presidente López Obrador manifestó que enviará al Senado de la República una iniciativa para que Naciones Unidas pueda intervenir en los casos de desaparición forzada y la violación a los derechos humanos, asuntos que no habían sido aceptados por parte de México, señaló que las investigaciones deben seguir abiertas hasta que se esclarezcan los esos hechos.

La masacre de 72 migrantes en San Fernando, —lo mismo que la de Cadereyta, las fosas clandestinas de Tamaulipas y los más de 70 mil desaparecidos— son parte de la deuda histórica que dejaron el expresidente Felipe Calderón Hinojosa con su ‘guerra contra el narcotráfico’ que usó como instrumento para legitimarse y también de la administración del priista Enrique Peña Nieto, pues en ambos gobiernos se sentaron las bases de la impunidad en estos casos.

Lo antiguo y lo nuevo

La novedad nos persigue, lo nuevo va veloz tras la humanidad, se nos echa encima y tenemos que incorporarlo urgentemente a lo cotidiano de buen modo para pensar, vivir y actuar con ello.

Dejar atrás las ruinas de lo viejo es una empresa difícil, pero hay que seguir viviendo reinventando las instituciones, ahora es mejor aprender a vivir con internet que exponerte al contagio y a la muerte.

La escuela por televisión o por internet resulta difícil, aprender en casa es una disciplina novedosa que involucra a las madres de la familia y muchas de ellas se van a laborar en las empresas e igual los padres así que los infantes y adolescentes se quedan solos, duermen sin horario, comen lo que encuentran, juegan sin control.

Es cierto que en los estudios en línea el docente pierde mucho del dominio y autoridad sobre el alumnado, además la retroalimentación entre maestro-alumno se desvanece y el intercambio entre alumnos —que también es un valor— se debilita o desaparece, igualmente puede dar lugar a la falta de disciplina y a la irresponsabilidad.

Además, pasar horas en exceso frente a una pantalla, se considera nocivo para la salud, perjudica los ojos, sostienen los expertos y también puede provocar estrés e insomnio.

Los estudios en línea tienen ventajas para los estudiantes de educación media superior y superior, una es el ahorro de tiempo porque puedes estudiar en donde quieras, evitas la incomodidad y tiempo invertido en los traslados, aunque no es lo más importante; la promoción de la autodisciplina es un valor útil para toda la vida, cultivar diariamente el «yo puedo», el autocontrol y el autodidactismo se vuelven parte de la responsabilidad personal y del carácter.

Se estima que los cursos en línea pueden tener un menor costo económico para los estudiantes ya que se ofrecen clases gratuitas o promociones a los inscritos, además los pagos por matrículas y mensualidades suelen ser más baratos, esto no aplicó en la UAdeC ya que ahí los cursos serán en línea, mediante una plataforma defectuosa que frecuentemente falla, sucedió en el examen de admisión y ocurre en los cursos de las escuelas y facultades.

Otra cualidad que pueden tener los cursos en línea es que los docentes suelen tener una alta calidad académica. Si se ha cultivado la autodisciplina los estudios en línea te permitirán combinar el trabajo con el estudio.

Las empresas suelen valorar altamente la combinación de trabajo y estudios ya que muestran la capacidad de auto promoción personal del trabajador, responsabilidad y aspiraciones de progreso.

Algunos problemas que suele presentar la educación a todos los niveles son las fallas de internet que son frecuentes, sobre todo en México, recientemente en el banco que es propietario de Infinitum se les cayó el sistema por más de 10 horas y aquello fue un caos para los clientes, eso es digno de tenerse en cuenta para los estudiantes en línea ya que dependen en 100% de internet.

Los problemas de la educación a distancia para los jóvenes no son tan importantes, en cambio para los alumnos de primaria de las escuelas públicas que en la mayoría no tienen computadoras ni educación digital ahora significa un gran problema que deben resolver los padres pues las clases serán por televisión o radio con el programa «Aprende en casa».

También suele pasar que los docentes estén saturados en las revisiones y que se tarden días en contestar lo cual puede suceder en un examen y será motivo de incertidumbre para el estudiante, pero hay universidades cuyo personal está muy atentos a la resolución de esos problemas.

En conclusión, internet es óptimo para los estudiantes de bachillerato y nivel superior, pero en educación básica de las escuelas públicas es imprescindible la presencia de al menos uno de los padres, salvo raras excepciones.

Posdata

Cuidemos el agua, reutilicémosla, porque en Saltillo el agua es poca y a todos nos toca, es un tesoro que no podemos desperdiciar, por tu sobrevivencia, ámala y cuídala.

 
Otras publicaciones
Olvidos fatales
Esto sí es nueva normalidad
No al racismo
El pasado, el presente y el futuro
Las buenas noticias cuentan
El imperio colapsa
Los golpes blandos contra la 4T
Prioridades del reencuentro
Elogio a los médicos y paramédicos
Lo insólito
Llegó el torbellino
Las diferencias nos enriquecen
Las etapas históricas del feminismo
Los vaivenes de AHMSA
Memoria de lo monstruoso
Un banco para el bienestar
Para sostener la catalepsia
Con las faldas bien puestas
En el hoyo y cavando
¿Indignados?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba