Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Salud Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 645
  El desplegado y la respuesta
 
Federico Berrueto
   
  El desplegado suscrito por 30 intelectuales de trayectoria irrefutable, en el que se denuncia la regresión autoritaria encabezada por el presidente López Obrador y en el que se hace un llamado a la conformación de un bloque opositor, ha merecido una respuesta del aludido titulada «bendito coraje», en el que la réplica son el denuesto e insulto, una actitud muy común en él y a modo de los suyos.

La breve descripción en el documento de lo que ocurre en el país es precisa. La preocupación válida. Encomiable que se expresen de manera abierta y en conjunto. El objetivo es incuestionable: abrir espacio para que la pluralidad en la Cámara de Diputados sirva para contener el abuso del poder presidencial.

Sin embargo, el llamamiento a un bloque electoral no solo es un error, es contraproducente al propósito que les anima. López Obrador requiere polarizar la elección de 2021, Morena o la corrupción, como bien puede verse en su respuesta al aludir al caso Lozoya, que servirá como recurso para desacreditar al conjunto de la oposición y de las personas independientes o sin militancia partidista, rasgo común de casi la totalidad de los «abajofirmantes».

La vía para que la pluralidad regrese a la Cámara no es la conformación de un bloque opositor previo a la elección, sino que los comicios puedan realizarse sin la intervención del presidente y sin el uso clientelar de los programas sociales. El inédito componente local de las elecciones venideras es garantía de que ningún partido alcance mayoría absoluta.

Hacer de las elecciones del ’21 una forma de referéndum sobre López Obrador es justamente el terreno que más favorece al Morena y menos a la pluralidad. Además del hecho de que las nuevas fuerzas políticas no pueden suscribir acuerdos de coalición, los términos de la contienda local complican la formación de una gran alianza electoral y diluye el poder del voto para determinar quién deba gobernar o representar.

La legalidad estricta, el fortalecimiento del INE y del Tribunal Electoral, así como la no intervención del presidente y su gobierno en los comicios deben ser la exigencia de la inteligencia preocupada por la involución política en curso. Elecciones locales competidas y no arregladas tendrán como efecto necesario que la pluralidad regrese a la Cámara. Debe entenderse que el criterio que determina la pluralidad no son los triunfos distritales, sino el porcentaje de votos y que éste es un efecto indirecto del acumulado de las elecciones de gobernador y alcaldes.

El grupo de intelectuales ha dado un paso muy positivo para el debate y la denuncia sobre la regresión autoritaria en curso. Su prestigio y espacio natural son las ideas, no las elecciones y mucho menos los partidos, terreno en el que López Obrador actúa con extraordinaria habilidad y quien pretende a través de la polarización llevar a todos a su terreno. El único espacio de fragilidad del Morena son las contiendas locales porque es ahí donde se manifiesta con mayor acento las malas cuentas y donde se construyen, como en el pasado, los procesos más consistentes de reivindicación democrática.

 
Otras publicaciones
AMLO en campaña
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba