Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Salud Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 644
  En los linderos de la catástrofe
 
Alejandro Dávila y Miriam Valdés
   
  Los efectos económicos de la pandemia parecen operar como un catalizador que propicia la conformación de alianzas políticas de gobernadores frente al poder centralizado y unipersonal de AMLO

Cuatro estados de la frontera norte de México y dos donde se localizan los principales destinos turísticos internacionales del país registraron las mayores contracciones relativas en el producto interno bruto (PIB) como resultado de la aplicación de las medidas de emergencia sanitaria decretadas por las autoridades del gobierno federal para hacer frente a la pandemia por COVID-19.

Estimamos que el paro en las actividades “no esenciales” durante los meses de abril y mayo del presente año, causaron pérdidas económicas equivalentes al 11.2% del monto del PIB alcanzado durante el 2019 en Chihuahua; 10.4, en Sonora; 10.3, en Baja California; 10.2, en Baja California Sur; 9.7, en Quintana Roo; y 9.5, en Coahuila.

En el primer caso, se trata de economías locales con patrones de especialización productiva muy concentrados en actividades de manufactura de exportaciones, especialmente de las industrias automotriz y electrónica. En el segundo, de la oferta de los servicios turísticos proporcionados especialmente en las playas de Cancún y Los Cabos.

Desde los primeros días de junio se reiniciaron, en un clima de gran incertidumbre, las actividades productivas en las plantas manufactureras. La recuperación ha sido lenta, tanto por la instrumentación de medidas para evitar la aceleración de los contagios, como por la volatilidad en la demanda de estos productos y un entorno económico enrarecido por la entrada en vigor del T-MEC, así como por una actitud francamente hostil a la inversión productiva, derivada de los desatinos de gobierno de la 4T.

Por la naturaleza de los servicios turísticos, la intensidad de las interacciones sociales y la alta movilidad de los clientes, la reactivación ha sido particularmente compleja en este sector y seguirá siendo muy vulnerable hasta que exista una vacuna efectiva o un tratamiento específico para esta enfermedad.

En un segundo grupo, encontramos estados de la república que experimentaron caídas del PIB en un rango del 7.1 al 8.7%: Aguascalientes (8.7), Zacatecas (8.3), San Luis Potosí (8.1), Nuevo León (8.1), Tlaxcala (7.9), Morelos (7.5), México (7.4), Sinaloa (7.4), Oaxaca (7.3), Tamaulipas (7.2), Querétaro (7.1) y Puebla (7.1).

En muchos de estos estados también hay presencia importante de establecimientos dedicados a la fabricación de productos de transporte, solo que, a diferencia del grupo previo, cuentan con economías más diversificadas y con presencia de sectores menos afectados por la suspensión de actividades no esenciales como, por ejemplo, la producción de bienes del sector primario. Predominan estados del Norte de la república y del Altiplano Centro-Norte.

En estos dos grupos se encuentran buena parte de los estados cuyos gobernadores están pugnando por la renovación del pacto federal, que han impulsado directrices propias para enfrentar la pandemia y que han manifestado su desacuerdo con la nueva orientación de la política energética del gobierno federal.

Los efectos económicos de la pandemia parecen estar operando como un catalizador que favorece la conformación de alianzas políticas de gobernadores frente al poder centralizado y unipersonal de AMLO. En estos procesos encontramos titulares del poder ejecutivo estatal de entidades localizadas en tres regiones del país: Noreste, Occidente y Altiplano Centro-Norte y con posibilidades de ampliarse al Noroeste y Centro de la república.

En un tercer grupo, se ubican estados con reducciones del PIB dentro de un rango entre el 5.3 y 7%: Hidalgo (7), Jalisco (6.9), Guanajuato (6.9), Nayarit (6.3), Durango (6.2), Yucatán (6), Colima (5.6), Veracruz (5.4), Ciudad de México (5.3) y Guerrero (5.1). Son economías en las cuales el mercado interno y las actividades esenciales son más importantes (bienes del sector primario, industrias ligeras o servicios estratégicos, como los financieros y de transporte en los grandes nodos de las ciudades de México y Guadalajara).

Finalmente, las cuatro entidades con las reducciones del PIB más bajas durante el paro parcial de los meses de abril y mayo fueron: Michoacán (3.7), Tabasco (3.6), Chiapas (3.6) y Campeche (1.5). Todas son productoras de bienes primarios y, en el caso de Tabasco y Campeche, se “beneficiaron” de la debilidad de la 4T por los combustibles fósiles, las emisiones de gases de efecto invernadero y los monopolios públicos, pues la extracción de petróleo y su refinación fueron clasificadas como actividades esenciales por el gobierno de AMLO, lo mismo que los programas y grandes proyectos de inversión de la administración.

El 30 de junio concluyó la era TLCAN e inicia el T-MEC. Como lo que anticipamos en este mismo espacio el 8 de mayo, es altamente probable que el desplome del PIB de la economía mexicana alcance los dos dígitos. Así lo proyectan instituciones financieras públicas (FMI) y privadas (BBVA, JP Morgan). En su actualización más reciente, del 23 de junio, el FMI estima un desplome del 10.5% en el 2020.

La liga se ha estirado de más y la caldera está a punto de estallar. La estrategia de polarización política y el empecinamiento en imponer un proyecto del pasado y sin futuro, tienen al país en los linderos de una catástrofe económica, social y política de proporciones dantescas.

Los meses siguientes serán definitorios para el futuro del país. Aún con un gran respaldo popular, las acciones y omisiones de AMLO están galvanizando a una oposición pulverizada y aglutinando en su contra a sectores empresariales de México y el extranjero.

Las declaraciones del embajador de Estados Unidos en México constituyen una seria advertencia y el viaje de AMLO a Washington lo colocaron en una posición de alto riesgo. El escenario de su relación con el próximo presidente de esa nación, ya sea demócrata o republicano, será extremadamente complejo para el proyecto de la 4T. E4

*Los autores son investigadores nacionales del Conacyt, adscritos al Centro de Investigaciones Socioeconómicas de la Universidad Autónoma de Coahuila (CISE-UAdeC).

 
Otras publicaciones
Crujen las arcas estatales
Impacto económico de la emergencia sanitaria
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba