Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Salud Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 644
  La economía social como una alternativa al capitalismo
 
Abraham Álvarez Ramírez
   
  Se puede afirmar que hoy en día, la desigualdad y la pobreza van en desvergonzado aumento, así como el deterioro de los recursos naturales, que se evidencian, con el cambio climático que vivimos.

Si nos remitimos a la teoría económica, el origen de estos problemas puede basarse en dos vertientes: el primero en el modelo económico socialista, en donde se procura primordialmente una intervención del estado en la economía; y el otro, en el modelo de corte neoliberal, en donde el libre mercado solo ha provocado despilfarro. Ambos han incurrido en una serie de fallos.

En el primero, su intervencionismo ha provocado burocracia, corrupción, grupos de presión y rigidez. En tanto el capitalismo-neoliberalismo, sus fallos se centran en la acumulación de riqueza excesiva, lo que provoca desigualdad social, exclusión, polución y deterioro del medioambiente.

El problema de la teoría económica neoclásica es el supuesto de que el empresario-emprendedor, solo se mueve bajo la idea de maximizar sus propios beneficios económicos. Esto reduce la naturaleza de los seres humanos solamente en la dimensión económica, olvidándose de otros factores como los sociales, políticos o inclusive hasta emocionales.

Por otro lado, el concepto de economía social y solidaria surge como una solución contra la desigualdad, que el sistema genera y propone prácticas alternativas al sistema económico actual mediante la aplicación de valores universales, como la equidad, la justicia, la fraternidad económica, la solidaridad social, el compromiso con el entorno y la democracia directa.

La base ideológica de la economía social y solidaria, incorpora rasgos esenciales compartidos, como unos sistemas de decisión y organización democráticos, voluntad de transparencia y equidad, empoderamiento de las personas, orientación ética de la actividad, primacía de la cooperación frente a la competencia, preocupación preferente por las personas y colectivos más necesitados, respeto medioambiental, focalización en la generación de empleo, atención destacada al entorno local y vocación de trabajo al servicio del bien común.

Desde hace más de una década, algunos gobiernos han asumido la institucionalización de la economía solidaria o popular. Así, y aunque en diferentes grados, se reconoce la Economía Social Solidaria en textos constitucionales y legislativos, y se desarrollan estructuras ejecutivas para su promoción, como ocurre en los casos de Bolivia, Ecuador, Venezuela o Brasil —aunque estos últimos con sus vicisitudes—. No en vano han sido en países del sur donde mayor desarrollo han tenido estas economías alternativas.

Principalmente, como iniciativas populares de subsistencia frente a la marginación de los mercados, y como expresión de alternativas de los movimientos sociales y los proyectos políticos críticos con la deriva capitalista.

Sin ahondar mucho en el tema, de manera enunciativa, más no limitativa, unas de las ventajas de la economía solidaria son: creación de empleos decentes, cohesión social, mayor flexibilidad frente a las condiciones de mercado, la constitución como actor político, una promoción a la intercooperación; todo ello, como dique frente a un capitalismo agresivo.

 
Otras publicaciones
México herido y confundido
El perfil de un político; el deber ser
Enfermedad y poder: asuntos de interés manifiesto
Caminante no hay camino...
Un mirada del México de AMLO
El existencialismo es humanismo
Después de la pandemia, una clase media paralizada
Pobreza y coronavirus
La maldición del coronavirus
La lectura nos hará libres
UAdeC: conciencia y progreso universitario
La geografía como espacio electoral
Apuntes y desafíos para la justicia electoral
Migrante eres, migrante soy
Doctrina Monroe, un atentado contra la democracia
Hasta nunca Franco
Educación pública y defensa de la autonomía universitaria
La cuestión «líquida»
Educación: responsabilidad y política de gobierno
La Vía Chilena
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba