Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 643
  En el peor de los mundos
 
Editorial
   
  Coahuila lidia con una de sus peores crisis y sin la posibilidad de contratar deuda a largo plazo como lo hacen otras entidades para afrontar la emergencia sanitaria y económica por el coronavirus. Entre enero y mayo, la banca prestó 13,327 millones de pesos a estados y municipios. Michoacán (PRD) y Oaxaca (PRI) concentraron el 57% de los créditos, según la Secretaría de Hacienda. La enfermedad por COVID-19 ya le ha costado a Coahuila alrededor de 800 millones de pesos, lo cual presiona aún más las finanzas, pues no estaban presupuestados.

El gasto aumentará en los próximos meses, ya que el virus, lejos de ceder, podría registrar rebrotes, y apenas estamos a mediados de año. Nuevo León llevaba ejercidos hasta mayo más de 1,000 millones de pesos, una tercera parte del requerimiento anual. A la pandemia se suma un problema político: la Comisión Anticorrupción del Congreso ha ignorado la orden del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para sancionar al gobernador Jaime Rodríguez y al secretario de Gobierno, Manuel González, por utilizar recursos públicos para recabar firmas que al Bronco le permitieran contender como candidato independiente en la elección presidencial de 2018. Rodríguez tampoco ha transparentado el desembolso extraordinario en salud.

En el caso de Coahuila, jamás habían concurrido tantos conflictos en un mismo sexenio. Si la deuda de 36,000 millones de pesos —herencia del moreirato— asfixiaba las finanzas y maniataba a la administración de Miguel Riquelme para emprender proyectos sin los cuales la competitividad del estado está comprometida, el coronavirus y la falta de apoyo federal obligarán a modificar la ruta de los tres próximos años. Adicionalmente, las crisis en las regiones Centro y Carbonífera por el colapso de Altos Hornos de México y la cancelación de contratos para surtir carbón a la CFE, agravan el escenario.

Cuando la deuda empezó a devorar 4 mil millones de pesos anuales por concepto de intereses, la capacidad para atender demandas sociales y de infraestructura disminuyó drásticamente incluso en sectores prioritarios como el de salud, del cual se desviaron 65 millones de pesos a negocios fachada en el sexenio pasado. Entonces se empezó a poner mayor énfasis en la promoción económica para atraer empleos, cuya generación corresponde a las empresas nacionales y extranjeras; y al gobierno, crear condiciones de confianza, seguridad e infraestructura.

Otro de los efectos del coronavirus es la destrucción masiva de fuentes de trabajo. De acuerdo con Alejandro Dávila y Miriam Valdés, investigadores nacionales del Conacyt, Coahuila perderá 158 mil 586 puestos debido al desplome de la producción industrial, equivalente al 10.1 por ciento del personal ocupado a principios de año (Espacio 4, 639). El debilitamiento de la economía tendrá consecuencias en el bienestar de miles de familias y en los índices delictivos.

El fenómeno sacude al país y al mundo, pero estados como el nuestro, altamente endeudados y con sistemas de salud utilizados en los últimos sexenios como caja chica y para favorecer a contratistas de otras entidades afines al poder, lo resienten con más rigor. Las múltiples crisis colocan al gobierno y al estado en una situación inédita. Humberto y Rubén Moreira no solo arruinaron lo construido por administraciones responsables, también condenaron a varias generaciones a décadas de angustia y privación.

 
Otras publicaciones
Presidente fuerte, gobierno débil
Resaca en los estados
«Hanna» y Pilatos
Memoria y voluntad
Rivalidad añeja
Derivas autoritarias
Después del virus
Sobre un barril de pólvora
La raíz del desafecto
Soluciones incendiarias
Francisco, el mejor líder
En manos del pueblo
La vía de las urnas
Cuestión de principios
Libertad y justicia
Cultura de muerte
El enemigo está dentro
Exigencia ética
Frente al éxito, mesura
En el puño de AMLO
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba