Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 642
  El imperio colapsa
 
Rosa Esther Beltrán
   
  Si de la pandemia Covid-19 se ha dicho que es un hecho sin precedentes, que podría ser el fin del sistema capitalista, así desde hace varios años los conflictos internacionales y nacionales de los Estados Unidos se han agudizado, pero lo que ahora vive el vecino país es inédito, un hito en la historia reciente de esa nación de ensueño para el mundo, ahora la cloaca se desborda. Vivimos en el mundo de los colapsos.

En la historia humana se tiene registro de al menos 10 imperios que han colapsado, en los que su hegemonía se ha hundido. ¿Estarán los Estados Unidos ante esta coyuntura radical de pérdida de poder? Parece que Donal Trump se ha empeñado en arrastrar al pueblo estadounidense a una crisis más, la del enfrentamiento a las instituciones de seguridad.

Nadie esperaba esta situación de disturbios multitudinarios en las principales ciudades de los EE UU; el asesinato con violencia extrema de un afroamericano por parte de un policía de Minneapolis podría haber pasado como algo común, un hecho trivial, más fue la chispa que prendió la hoguera, dada la crueldad de esa acción la protesta social ha sido inusitada y a ello agregue, en plena precampaña electoral de Trump por un segundo mandato.

La magnitud de las protestas masivas presentan la situación casi fuera de control; José Miguel Vivanco, director para América de Human Rights Watch, estima que la condición de la protesta social creció día con día y que el único factor que podría disminuirla es un posible incremento en casos de contagios de coronavirus, lo cual parece tan criminal como la detención y represión de las manifestaciones populares, porque al gobierno le convendría que fuera la pandemia la que detuviera la protesta y no el ejército.

Las principales ciudades de los Estados Unidos han sido ocupadas por la Guardia Nacional que se extiende como en estado de guerra, con armas largas, autos blindados, camuflajes, una protesta social que estaba latente, aletargada ante la violencia policial inmune e impune, el racismo y la discriminación, la población afroamericana, migrante y en pobreza llegó al límite.

Las posturas y reacciones del presidente norteamericano son de amenazas, represión, mano dura, en lugar de conciliar, llamar a la unidad nacional como sus antecesores, comprometerse a hacer reformas para revisar las reglas legales de la policía, solidarizarse con los que han sido violentados en sus derechos u objeto de abusos y arrestos arbitrarios, Trump pelea con los gobernadores de la Unión Americana, los llama idiotas, les dice deben ser duros, él arroja más leña al fuego y estigmatiza a quienes protestan.

Las manifestaciones son pacíficas y representan un sentir de cansancio, de agotamiento por la falta de respuesta por parte del presidente a las demandas sociales y económicas de la población ya que uno de cada cuatro norteamericanos están desempleados, situación que incrementa la pandemia.

Trump acusa de terroristas a organizaciones que apoyan las protestas, así pretende dar la imagen de fuerza, su discurso demagógico tuitero va dirigido a la base radical que apoya su gobierno.

La retórica trompista polariza a la población, genera más violencia, cierra la posibilidad de diálogo sin dar lugar a posturas razonables mediante las cuales implementar las reformas necesarias para generar mejores condiciones de vida para las numerosas familias en pobreza.

En realidad, detrás del discurso trompita está el racismo. Las reglas detrás de las cuales actúan los policías sin cuestionarse, encubriéndose y justificando aún las conductas más deleznables como los tratos con exceso de violencia hacia afroamericanos y migrantes es lo común.

Las manifestaciones multitudinarias siguen y hacen evidente la necesidad de leyes transparentes en los cuerpos policiacos. El imperio decae. Para el día 11 de junio se puso sobre la mesa la disolución del Departamento de Policía del estado de Minneapolis.

Esfuerzo recompensado

Cuidar a nuestros jóvenes y niños, cuidar a todos es responsabilidad de todos (Fiódor Dostoyevski) y vaya que el gobierno federal está dando ejemplo de que no escatima esfuerzos para hacerlo, una muestra fue el reconocimiento otorgado por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a este país por la lucha en contra del tabaquismo.

El Día Mundial sin Tabaco conmemorado el 31 de mayo, la OMS hizo pública la distinción al gobierno federal porque mediante los aumentos de impuestos y la prohibición a la importación de los sistemas electrónicos para el suministro de nicotina y el vapeo —cigarrillo electrónico u otros dispositivos— se va logrando la disminución de esta adicción.

Quizá algunos estiman que es una decisión nimia, de poca monta, pero en México la industria tabacalera es fuerte y se requiere de mucha seguridad y autoridad para enfrentarla, ya que ella paga 43 mil millones de pesos (mmp) de impuestos mientras que el gasto de la Secretaría de Salud para atender las enfermedades provocadas por el tabaquismo es de 75,000 mmp, de ahí la necesidad de detener el crecimiento de esta industria.

La industria tabacalera gasta incontables recursos en difundir la propaganda de sus productos y son los niños y jóvenes en los que mayor influencia tiene; anualmente mueren en México 43 mil adictos al tabaco y tenemos 14.3 millones de fumadores mayores de 15 años, de los cuales 25.2% son hombres (10.6 millones) y 8.2% son mujeres (3.8 millones); cada cuatro segundos muere un fumador en el mundo (OMS) y los padecimientos que enfrentan son agresivos, el enfisema pulmonar, enfermedades respiratorias crónicas, cardiovasculares, cerebrovasculares y el cáncer de pulmón.

He conocido varios casos de fumadores consuetudinarios con cáncer de pulmón que padecieron metástasis en cerebro y otros órganos, pero no dejaron de fumar y no les importaba hacerlo enfrente de su familia convirtiéndolos en fumadores pasivos y posibles víctimas del cáncer.

El hábito al cigarro, es una causa de enfermedad notablemente poderosa. Los componentes tóxicos del humo del tabaco se han vinculado al cáncer, a las enfermedades del corazón y los pulmones, ahora se relaciona con la COVID-19 y efectos adversos en la reproducción y el feto.

El consumo de tabaco y la exposición a su humo sigue siendo la principal causa de muerte prematura en el mundo, que es totalmente evitable y prevenible, sin embargo, en la actualidad se han desarrollado y comercializado productos de nicotina y tabaco, novedosos que imitan la conducta de fumar y que son considerados como productos de «bajo riesgo».

No obstante, especialistas en adicciones y neumología de diferentes países recientemente han demostrado que los cigarros electrónicos o vapeadores, disminuyen la capacidad de defenderse de las infecciones respiratorias y suprimen la actividad de los genes de respuesta inmune e inflamatoria.

Es importante tener en cuenta que en Coahuila la incidencia del tabaquismo es alta, las cifras revelan que de una población de 2.1 millones de habitantes uno de cada cuatro personas son fumadoras, en números absolutos, medio millón de habitantes, 137 mil mujeres y 362 mil hombres, de esos 228 mil fuman diariamente, el trabajo por parte las autoridades, centros educativos y las familias es grande, hay que hacer conciencia de los riegos, informarse, que haya normas.

Coahuila cuenta con la Ley para la Protección a los no Fumadores, la cual prevé espacios libres de tabaco, en los espacios públicos por lo general se respeta esa ley, aunque hay otros como los restaurantes en que las áreas de no fumadores y fumadores casi están juntas, es importante incrementar los programas y espots en medios de comunicación sobre los peligros del tabaco, porque Coahuila es el segundo estado en cuanto a la incidencia de tabaquismo en el país, así que autoridades y ciudadanos, cuidado.

 
Otras publicaciones
San Fernando no se olvida
Olvidos fatales
Esto sí es nueva normalidad
No al racismo
El pasado, el presente y el futuro
Las buenas noticias cuentan
Los golpes blandos contra la 4T
Prioridades del reencuentro
Elogio a los médicos y paramédicos
Lo insólito
Llegó el torbellino
Las diferencias nos enriquecen
Las etapas históricas del feminismo
Los vaivenes de AHMSA
Memoria de lo monstruoso
Un banco para el bienestar
Para sostener la catalepsia
Con las faldas bien puestas
En el hoyo y cavando
¿Indignados?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba