Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Gobierno Covid-19 Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 642
  Manifestaciones vs. presidencialismo
 
Carlos Aguilar
   
  Las últimas semanas en México no solo exhiben las altas y cuestionadas cifras de personas muertas y contagiadas por COVID-19 —en medio de reclamos porque la curva de contagios no desciende y, por el contrario, las víctimas mortales aumentan—, sino que se proyectó una vez más, el poder y la soberbia de un presidencialismo al más viejo y puro estilo de los años 70, que responde a las críticas y manifestaciones con retos y provocaciones.

Ahora México no solo enfrenta una crisis de salud, que se agudiza con más muertos y la crisis económica que ya proyecta la pérdida de al menos un millón de empleos, sino también el cansancio y las manifestaciones de rechazo a las políticas públicas del gobierno federal, cuya respuesta fue a no comer ansias y esperar al 2022 para la revocación de mandato.

La estrategia para descalificar una manifestación motorizada reflejó el enojo de un sujeto, que en más de cinco años no había recibido como tal una demostración del descontento social ante sus políticas y discursos, no importa que se trate de la clase media, media-alta o alta, el mensaje es que ya hay grupos que salen a las calles y se muestran, con o sin apoyo de terceros, movimiento político o ciudadano, es lo mismo, ya hay expresiones de descontento.

El titular del poder Ejecutivo Federal, entonces emite un discurso retador con un toque de soberbia y cinismo para enfrentar de nueva cuenta al grupo que lo denostó y justifica la manifestación como un movimiento político que intenta desestabilizar a su administración y así espera minimizar ante la opinión pública una reacción, que ciertamente tiene sus debilidades, pero que no fueron explotadas siquiera con habilidad y estrategia política.

Además, hay que sumar que el bloque de gobernadores crece y ahora son 8 con la integración de Guanajuato, que se reúnen semanalmente, por ahora con el tema de la pandemia, pero que en cada encuentro mantienen su postura de exigir equidad y respeto al federalismo.

Lo mismo declaran juntos que en forma independiente sobre el trato desigual en presupuestos a los estados en el país y ahora aprovecharán la coyuntura del conflicto entre el presidente y el gobernador de Jalisco para afianzar su postura, solo hay que esperar y observar si resisten y se mantienen en esa condición.

Hay que reconocer que la figura presidencial ya estableció, una vez más, su posición, «el que no me apoya, está en mi contra» y la sentencia es pareja para opositores y correligionarios, si no vea usted el triste caso del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, que como decimos en El Tunal: «se le volteó el chirrión» y ahora los diputados de Morena le votarán una ley para disminuirle la gubernatura.

Para el presidencialismo no hay límite, y sus reacciones son normales en un entorno de borrachera política que aún no registra cruda, o que no la sienten, porque siguen embebidos en el saqueo y la repartición del botín, pero los invitados a la fiesta ya ubicaron al que por el abuso se convirtió a ratos en el peleonero y buscapleitos, en otras en el hazmerreír de la fiesta y en el que invariablemente, si sigue tomando como lo hace, saldrá de la fiesta como luego dicen de «cuervito» y sin posibilidad de que lo vuelvan a invitar, ni siquiera sus propios amigos.

Aunque lo nieguen y se resistan ya inició, antes de tiempo incluso, la curva descendente, ésta sí, no como la del coronavirus, que no se aplasta y no se pudo domar. La política social ya mostró que sí puede bajar y que no tardará mucho en provocar las reacciones más extremas y agresivas de un modelo político presidencialista que mostrará en México, como en otros países, que está agotado y que siempre tiene un final y no precisamente feliz.

 
Otras publicaciones
Corajes presidenciales y debilidades
Vacunas y tratamiento: recta final de poder…
IMSS: enfermo terminal del COVID-19 en tiempos de la Cuarta «T»
«Resistir en Unidad» vs. Cuarta Transformación
Crisis de informacion del COVID-19…
Covid-19: Crisis hospitalaria y crisis…
COVID-19: cultura y redención…
Macuspana: el enojo presidencial; ¿culpables?...
Las puntadas de la gobernanza…
Avión presidencial: chunga nacional…
Colegio Cervantes: tragedia y violencia extrema
Elecciones Coahuila 2020: laboratorio nacional…
El presidente, la 4T y las elecciones: novela de suspenso
Villa Unión: inseguridad y respuestas
Suicidios vs. muertes violentas
Segundo capítulo trágico y oscuro en historia moderna…
Culiacán: ¿inicio de la época oscura?
Morena, de antaño paternalismo…
China: encuentros cercanos…
Presidencialismo presupuestal 2020: ¿Estados Unidos Mexicanos?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba