Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Elecciones Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 640
  IMSS: enfermo terminal del COVID-19 en tiempos de la Cuarta «T»
 
Carlos Aguilar
   
  El enfermo de COVID-19 más grave y en estado de coma, prácticamente en estado agonizante, es el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que es dirigido por un personaje incapaz, temeroso y por momentos cobarde, sin experiencia ni intenciones de mejorar las precarias condiciones de los recursos humanos y físicos del sistema de salud y seguridad social más grande de Latinoamérica.

Hoy el respirador artificial que mantiene vivo al Seguro Social son los miles de médicos y enfermeras, los comprometidos y fieles a su apostolado, que entregan su tiempo e integridad, que sacrifican tiempo de estar con sus familias y que hoy se aíslan, incluso para salvar sus vidas, pues su profesión se convirtió en un trabajo de alto riesgo.

Para doctores, enfermeras, camilleros, personal de apoyo y administrativo de hospitales del IMSS en México, el trabajo y la atención médica exhiben a diario las deficiencias, falta de equipo de protección e infraestructura, insumos y medicamentos, consecuencia de dos factores: capacidad de atención agotada por la alta demanda y pésima administración con niveles altos de burocracia.

Por eso no es casual ni tampoco extraño que hoy al menos un 10% del total de contagios de COVID-19 en México se concentren en personal médico y de enfermería de hospitales del IMSS con la consecuente muerte de muchos de ellos.

Al menos un millar de trabajadores enfermos y de ellos al menos un centenar perdieron la vida mientras trabajaban en clínicas y hospitales durante los últimos dos meses en estados como Coahuila, Nuevo León, Baja California, Nayarit, Estado de México y la Ciudad de México.

En todos los estados mencionados previamente se registraron varias protestas y manifestaciones para exigir dotación de insumos de protección, lo que confirma que las estadísticas negativas sobre contagios y muerte son consecuencia de la ausencia del elemental insumo para combatir la pandemia.

La clínica 7 del IMSS en Monclova es la mejor muestra de la ineficacia y falta de criterio en la dirección nacional, tanto que incluso la visita de Zoé Robledo a Coahuila se registró casi un mes después del contagio masivo que incluso ya había costado la vida al menos a dos trabajadores de ese centro de salud.

El hospital fue intervenido por las autoridades estatales una vez identificado como epicentro de los contagios que hoy colocan a Monclova como la ciudad del noreste con más casos en tan poco tiempo a escala nacional.

El director nacional del IMSS solo acudió a ofrecer una disculpa sin establecer si se aplicará una sanción y un proceso jurídico a quien negó el material de protección y no accionó los protocolos que ya incluso habían sido anunciados por la Secretaría de Salud federal.

Los casos se replican en las últimas semanas en un hospital de Chihuahua y ahora en el Hospital General No. 16 de Torreón, donde nuevamente se registra un contagio masivo.

Algo está mal, evidentemente, todos los doctores, enfermeras y personal médico están en riesgo constante sin duda, pero llama la atención que los reportes de otros sistemas como el del ISSSTE y de hospitales privados no apuntan a lo que sucede con las clínicas del IMSS.

Hoy, al aparecer, el peor virus del IMSS es su director general que se empeña, tal vez por encargo superior, en desconectar al sistema y condenarlo a la ruina y el desmantelamiento, solo para cambiarle el nombre y hacerlo aún más ineficiente de lo que es hoy en su funcionamiento por la falta de recursos, atención y por mantenerse rebasado en su capacidad de atención por la alta demanda.

 
Otras publicaciones
FCA: maldición de poder y soberbia
Creatividad y atracción en publicidad electoral
La guerra de las vacunas…
Gobiernos reprobados en test de COVID-19
Hugo López-Gatell, mentiras y confusión: salud politizada
Sistema de salud cansado ante pandemia
Corajes presidenciales y debilidades
Manifestaciones vs. presidencialismo
Vacunas y tratamiento: recta final de poder…
«Resistir en Unidad» vs. Cuarta Transformación
Crisis de informacion del COVID-19…
Covid-19: Crisis hospitalaria y crisis…
COVID-19: cultura y redención…
Macuspana: el enojo presidencial; ¿culpables?...
Las puntadas de la gobernanza…
Avión presidencial: chunga nacional…
Colegio Cervantes: tragedia y violencia extrema
Elecciones Coahuila 2020: laboratorio nacional…
El presidente, la 4T y las elecciones: novela de suspenso
Villa Unión: inseguridad y respuestas
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba