Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Salud Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 639
  Elogio a los médicos y paramédicos
 
Rosa Esther Beltrán
   
  Cuando pase el tiempo deberíamos

de estar con esos que se interpusieron

entre el virus y nosotros

Los llamados han sido vehementes, acuciosos: no agredir a las enfermeras y médicos, recibirlos y tratarlos con amabilidad porque ellos pueden ofrecerte la salud, ellos pueden interponerse entre el virus y tú, el 85% del personal paramédico en México son enfermeras (mujeres).

Es preocupante que la población desate sus pasiones de inconformidad en contra de los médicos y enfermeras que en estos momentos pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Resulta inexplicable que se canalicen los sufrimientos por el pánico, las carencias económicas y otros problemas familiares hacia el personal de salud que es la vanguardia, está en primera fila en la lucha para vencer al virus.

Quienes mayores agresiones han recibido son enfermeras, médicos y personal de limpieza, los que además enfrentan como pueden las carencias de insumos médicos necesarios. En San Luis Potosí, una enfermera fue agredida a golpes por una mujer que le fracturó 2 dedos de una mano; además, en Azcapotzalco, en el Hospital de Zona número 48, familiares de un fallecido por Covid-19 golpearon a enfermeras, médicos y policías al exigir ver por última vez a su pariente muerto.

Igualmente, en Sabinas Hidalgo, Nuevo León, incendiaron un hospital en desuso que sería habilitado por militares. Se han presentado casos en los que arrojan cloro a las enfermeras, porque éste es recomendado como preventivo del COVID-19, acosándolas como portadoras del virus.

La situación de Monclova y Piedras Negras es muy grave por el número de contagios que es alto entre médicos, paramédicos y hasta camilleros e intendentes que resultaron infectados.

Esas reacciones de agresión son totalmente contrarias al agradecimiento y reconocimiento del compromiso que el personal de salud, enfermeras y médicos ofrece con calidez, haciendo todo lo que está en sus manos para aliviar y curar a los enfermos a pesar de la precariedad que prevalece en algunos de los hospitales.

Contrario a estas patologías sociales de nuestro país contra médicos y enfermeras, en España han propuesto que sean las enfermeras quienes reciban el Premio Princesa de Asturias por su sacrificio y heroísmo en la lucha contra el coronavirus, tanto el director del Sindicato de Enfermería (SATSE), como el director para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitan que este año debe llevar inscritos, en letras de oro, los nombres de todos y cada uno de los profesionales de la Enfermería que estos días están dejando la piel y la vida para curar a miles de personas contagiadas por el virus.

Una legión de enfermeras y enfermeros que están dando lo mejor de sí en condiciones de trabajo deplorables, sin mascarillas, con bolsas de basura en lugar de trajes quirúrgicos y con gafas de esquí haciendo las veces de viseras protectoras reclama reconocer su entrega, su vocación y su valentía y por ello la sociedad española cree que se han hecho merecedores de este importante galardón.

El acto de entrega de los Premios Princesa de Asturias constituye un evento social, científico y humanístico de primera magnitud a nivel nacional e internacional, por ello los ciudadanos confían en engrandecer a los héroes y heroínas de esta grave crisis sanitaria que asola a España y al mundo.

Ojalá los mexicanos revaloremos que el temor de este peligro debe convertirse en previsión. Las víctimas en primera línea se llaman: enfermeras, médicos, técnicos, trabajadoras sociales, laboratoristas, personal de mantenimiento y de intendencia, que en muchos casos, sin la debida protección sufren el impacto negativo en su salud. Gracias médicos y enfermeras, gracias.

Coronavirus e infancia

Ocuparse de los y las niñas en esta crisis de pandemia es fundamental, el secretario General de Naciones Unidas, preocupado por el bienestar de este vasto estrato de la sociedad mundial, emitió un mensaje en el que clama por el cuidado y vigilancia de la niñez que, a pesar de que los efectos del COVID-19, no los han infectado masivamente —hay sólo 96 contagiados en el país, la mayoría de la CDMX, de los cuales son 58 niños y 38 niñas, pero todos padecen los efectos de su entorno familiar y social a causa del confinamiento—.

António Guterres enfatiza que la suspensión de las actividades educativas que se pretende transmitir por internet sólo está disponible para algunos, mientras amplios sectores resultan excluidos, sobre todo en las regiones rurales y zonas urbanas marginadas. Lo vemos en este estado en el que están hechos bolas para encontrar las formas y métodos de transmisión de la educación básica. Llevamos más de un mes en aislamiento y una buena parte de la población infantil es desatendida, las autoridades no pueden superar el reto de cumplir con este derecho de los infantes y adolescentes. No es posible, dicen, porque la digitalización educativa está fuera de su alcance económico, por lo que es predecible que un alto número de la niñez en pobreza no completará el año escolar, sobre todo los niños rurales. Ahí, «Débil, Coahuila Es».

Además, al secretario de NU le preocupa la alimentación de los infantes ya que cientos de millones de ellos en el planeta padecen desnutrición. En México 1 de cada 8 niños o niñas la sufren (UNESCO), principalmente en los estados del sur. Es una característica de mucho antes del COVID-19.

Una de las estrategias de la 4T ha sido implementar acciones de prevención, vigilancia y control de nutrición en la infancia y la adolescencia que incluyen el fortalecimiento del registro relacionado al tema de la desnutrición, implementación de acciones de detección, control y seguimiento en niñas, niños y adolescentes con sobrepeso y obesidad, entre otras calamidades. Hay organizaciones civiles que recurren a los donativos de víveres y despensas para grupos vulnerables, entre ellos los infantes. Esas acciones debemos apoyarlas. Por fortuna, en Saltillo se multiplicaron estos grupos.

Igualmente, Guterres recomienda vigilar la seguridad de las y los infantes, ya que la pandemia, el confinamiento y la recesión económica mundiales aumentan el estrés familiar, lo que podría inducir a situaciones de maltrato, al abuso de información en línea por parte de los niños viendo comunicación porno a fin de disponer de diversión. El tiempo de permanencia en aislamiento puede llevar a los embarazos de adolescentes. Es responsabilidad de los gobiernos y los padres de familia vigilar la seguridad de niños y niñas discapacitados y adolescentes.

En cuestiones de salud, es lógico pensar que la desocupación induce a la reducción de ingresos familiares, y el avance de, COVID-19 lleva a la disminución del acceso a los servicios de salud, lo cual afecta especialmente a los infantes y mujeres embarazadas, por lo cual se han suspendido la aplicación de vacunas contra la poliomielitis, y se han detenido las campañas de inmunización del sarampión, a medida que los servicios de salud se saturan, la atención a infantes se suspende o se hacen más lenta.

Estos son los mínimos riesgos que la población infantil podría padecer, por lo que los gobiernos de los 3 niveles, los diputados federales y locales así como los senadores que nos representan, deben velar especialmente por la seguridad de la infancia mexicana a fin de que las leyes de protección se apliquen y los niños tengan y mantengan el bienestar.

Somos olas del mismo mar, hojas del mismo árbol, flores del mismo jardín. (Leyenda inscrita en las cajas de cubre bocas que llegan de China a otros países).

 
Otras publicaciones
No al racismo
El pasado, el presente y el futuro
Las buenas noticias cuentan
El imperio colapsa
Los golpes blandos contra la 4T
Prioridades del reencuentro
Lo insólito
Llegó el torbellino
Las diferencias nos enriquecen
Las etapas históricas del feminismo
Los vaivenes de AHMSA
Memoria de lo monstruoso
Un banco para el bienestar
Para sostener la catalepsia
Con las faldas bien puestas
En el hoyo y cavando
¿Indignados?
En movimiento por la Amazonia
Un premio loable y meritorio
Consternación
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba