Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Economía Salud Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 636
  La maldición del coronavirus
 
Abraham Álvarez Ramírez
   
  La fulminante aparición y propagación del coronavirus desde China ha encendido las alarmas en todo el mundo. Hay pánico, desinformación, no solo por parte de la población sino en muchos casos, en los gobiernos, en donde no se actúa con planeación ni de manera sistemática sino, más bien, como «bombero» —llega el problema y buscan la manera de apagarlo sin planeación y a bote pronto, o bien, planean cuando el agua está hasta el cuello—.

Con todas las implicaciones que conlleva esta pandemia, a la población en general le puede resultar muy difícil tomar una decisión sobre ¿cómo actuar?, ¿deberíamos esperar a tener más información?, ¿es mejor hacer algo ya? o ¿qué hacer?

En el aspecto político, resulta necesario comprender que las medidas de control no deben proteger a la población de manera directa, sino cubrir al sistema de salud para proteger a la población. Aún no hay una vacuna, aunque países como Alemania, Estados Unidos, Israel, Japón y Reino Unido realizan experimentos. Solo se puede ralentizar el contagio. En ese sentido, la crueldad de las estadísticas ha impactado de manera negativa en la conciencia social.

Por otra parte, el problema de un aislamiento en países como México, es que la gran mayoría del país vive en la informalidad económica o con el «mínimo necesario»; impedirles salir a trabajar les provocaría también una desgracia, no por el coronavirus, sino por la inanición.

Por eso en el tercer mundo, el problema es mucho más complejo que en países de Europa o Estados Unidos. El coronavirus, causará estragos en los países más pobres, lamentablemente y como siempre.

Considero que no se está tomando en cuenta la cuestión de los daños económico-sociales de un aislamiento. Proponer a un país con una economía débil, a una población que no tiene ahorros y crédito, que no tiene cómo mantenerse en funcionamiento, es un tanto infame. Lo puede hacer Europa, lo puede hacer China, pero en muchos países de América, es difícil.

Tomemos en cuenta también lo que sigue después de una cuarentena; cuando esto termine, habrá más pobreza, más desocupación, menos bienes de consumo disponibles… El sector informal de un país –como México– no resistirá este estrés y muchos estados de América no cuentan con los recursos para sostenerlos.

En el país donde todo el mundo opina de todo y no sabe de nada, inundan todos los medios, sobre todo los digitales, dando su cátedra sobre el coronavirus. Para ello existen los epidemiólogos, una especialidad de la medicina.

A contrarreloj, en pos de la vacuna

Desde hace años la comunidad científica alertó sobre el posible surgimiento de una pandemia global que tendría consecuencias catastróficas, como la llamada «gripe española» que entre 1918 y 1920 mató entre 50 y 100 millones de personas.

El departamento de salud en los Estados Unidos y su área biotecnológica anunciaron pruebas en humanos sobre una vacuna y antídoto contra el coronavirus. Sin embargo, al corte con fecha 25 de enero, los centros de control de enfermedades de Estados Unidos calcularon más de 19 millones de contagios y más de 10 mil decesos.

De manera ingenua digo: ¡Actitud Positiva! Y ocupar este «receso» en lo que hemos dejado para después.

 
Otras publicaciones
Pobreza y coronavirus
La lectura nos hará libres
UAdeC: conciencia y progreso universitario
La geografía como espacio electoral
Apuntes y desafíos para la justicia electoral
Migrante eres, migrante soy
Doctrina Monroe, un atentado contra la democracia
Hasta nunca Franco
Educación pública y defensa de la autonomía universitaria
La cuestión «líquida»
Educación: responsabilidad y política de gobierno
La Vía Chilena
Posición de la mujer: hoy y ahora
A favor de la mujer
Resistencia y el movimiento del 68
La mano que mece la cuna
La revolución de los ricos
Ambición y nudos de la crisis bilateral
Una definición de democracia
Los frentes abiertos de Pemex
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba