Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Gobierno Covid-19 Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 635
  Macuspana: el enojo presidencial; ¿culpables?...
 
Carlos Aguilar
   
  ¿Quién hizo enojar al presidente?, es la pregunta que, aunque con respuesta, deja muchas aristas de análisis en la política y la gobernanza, pero, sobre todo, un análisis de la reacción, para que los ciudadanos evaluemos lo que pudiera pasar en el futuro en nuestro país.

También vale la pena analizar la reacción del presidente, que hay que reconocer, puede ser la de cualquier ser humano, pero que implica una evaluación de la persona en circunstancias adversas, cuando se trata de un personaje que dirige los destinos de una nación.

Su primera responsabilidad y obligación es la búsqueda de la negociación y el convencimiento a sus gobernados, no el encono y el enfrentamiento, que, ante multitudes, siempre o casi siempre, deja saldos negativos a la individualidad sobre las masas.

La reacción de las personas que abuchearon y reclamaron en un universo de dos mil asistentes al mitin de Macuspana, es un fenómeno, hasta cierto punto, normal, porque se realizaron promesas que no se cumplieron y hay fallas, no del presidente, pero sí de sus colaboradores, para poder cumplir con todo lo que se ofreció.

El hecho en cuestión corresponde a un evento en Macuspana, en la tierra natal del presidente, evento en el cual los asistentes reclamaron la falta de entrega de apoyos y el cumplimiento de promesas de campaña, tanto del Ejecutivo federal como del presidente municipal.

En el capítulo Macuspana la reacción presidencial fue como la de gobernadores de estados que fueron maltratados por la muchedumbre en pleno evento presidencial, y la reacción en el mejor de los casos fue liviana y por momentos hasta irónica y de beneplácito.

Llama la atención que en esta ocasión el enojo presidencial, la rabieta casi infantil y la periódica actitud de reclamo al pasado y a entes metafísicos, generaron una percepción para muchos en el país de intolerancia al más puro estilo de dictadores de la época moderna de países como Venezuela, Bolivia e incluso Argentina, liderazgos políticos y gubernamentales a los que ya antes había sido ligado el presidente de México.

Como si fuera poca cosa, dos días después circularon resultados sobre las encuestas de aceptación y popularidad del jefe del Ejecutivo federal, que dicho sea de paso, lo mantienen aún con un poderoso, aceptable y envidiable 60% aproximadamente, pero, su descenso en los últimos tres meses alcanza un 20%, es decir el «desgaste» del que el mismo presidente habla y que con razón sucede a todos los de su profesión, demuestra que a menos de cuatro años de terminar el mandato, la continuidad de su proyecto de gobierno y política, llegarán sumamente desgastados.

A nadie le conviene que el presidente se enoje con el pueblo, contrario a lo que antes pasaba; es decir, al presidente lo hacían enojar los conservadores, los neoliberales y la prensa; ahora lo hizo enojar el pueblo, sus propios coterráneos que exhibieron la cada vez más gastada y debilitada tolerancia presidencial.

Por el bien de México y de los ciudadanos, que nadie haga enojar al presidente porque la próxima vez el enojo y la ceguera política podrían causar otras reacciones muy lejanas a berrinches y enfrentamientos verbales.

 
Otras publicaciones
Corajes presidenciales y debilidades
Manifestaciones vs. presidencialismo
Vacunas y tratamiento: recta final de poder…
IMSS: enfermo terminal del COVID-19 en tiempos de la Cuarta «T»
«Resistir en Unidad» vs. Cuarta Transformación
Crisis de informacion del COVID-19…
Covid-19: Crisis hospitalaria y crisis…
COVID-19: cultura y redención…
Las puntadas de la gobernanza…
Avión presidencial: chunga nacional…
Colegio Cervantes: tragedia y violencia extrema
Elecciones Coahuila 2020: laboratorio nacional…
El presidente, la 4T y las elecciones: novela de suspenso
Villa Unión: inseguridad y respuestas
Suicidios vs. muertes violentas
Segundo capítulo trágico y oscuro en historia moderna…
Culiacán: ¿inicio de la época oscura?
Morena, de antaño paternalismo…
China: encuentros cercanos…
Presidencialismo presupuestal 2020: ¿Estados Unidos Mexicanos?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba