Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Salud Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 635
  La vía de las urnas
 
Editorial
   
  La primera llamada de atención al presidente Andrés Manuel López Obrador por la falta de resultados y su estilo personal de gobernar la recibió de las encuestas. De acuerdo con Grupo Reforma, entre marzo de 2019 y marzo de este año, su popularidad bajó del 78 hasta el 59%, un descenso de 19 puntos. Sin embargo, la prueba de fuego será en las urnas, el 4 de julio de 2021, cuando se renueve el Congreso federal, 15 gubernaturas, 27 legislaturas locales y la mayoría de los ayuntamientos del país.

Si a Felipe Calderón se le culpa de haber alborotado el avispero y de provocar la guerra contra el narcotráfico cuyo costo en vidas rebasa hasta la fecha el cuarto de millón y la cifra de desaparecidos excede los 70 mil, sin haber mitigado siquiera el problema, a López Obrador se le reprocha iniciar un cambio de régimen a tontas y a locas; en ambos casos, sin planeación ni claridad en el rumbo. Solo a golpe de voluntarismo, pero los buenos deseos, por nobles que sean o parezcan, no bastan para resolver rezagos y vicios enquistados históricamente: pobreza, corrupción, privilegios e impunidad.

Después de la Gran Recesión —originada en Estados Unidos— que desplomó en 6% el PIB nacional en 2009 y de la lucha contra la delincuencia organizada, Calderón terminó su sexenio con una aprobación del 50% —29 puntos arriba de Peña Nieto, cuyo gobierno ha sido el más corrupto—. López Obrador, quien, en popularidad, ahora solo aventaja en nueve puntos a su predecesor panista, atribuye la baja en las encuestas a los intereses afectados por eliminar la condonación de impuestos, promulgar la Ley de Extinción de Dominio y tipificar la corrupción y la facturación falsa como delitos graves, entre otros motivos.

Los grupos afectados tienen poder, en efecto, para incidir en la opinión pública y crear climas adversos al gobierno como pasó en los sexenios de Luis Echeverría y José López Portillo. Con Salinas y Peña, no; en el primer caso, por tener intereses comunes con los grandes capitales; y en el segundo, por haber sido su comparsa. Sin embargo, el presidente debe asumir ya su responsabilidad; él sabía cómo recibía el país —hundido en la corrupción, endeudado, en medio de una espiral de violencia, Pemex quebrado…— y, como Fox, ofreció soluciones simplistas a problemas ancestrales. Temas como el de la violencia, no solo contra las mujeres, se han agravado en lugar de remitir.

La encuesta de Reforma enciende focos de alerta: el 49% de la muestra coincide con la afirmación según la cual «Las acciones del gobierno están llevando al país a una crisis»; el 40% no lo piensa así. El 55% ve en López Obrador a un presidente confiable; para el 54%, sus decisiones son buenas, y el 39% dice estar mejor. El problema toral (70%) es la inseguridad incluso por encima de la corrupción (6%), lo cual implica el fracaso repetido de la estrategia contra el crimen. La ciudadanía demanda calles y ciudades seguras para ella y sus familias. El poco énfasis en el asunto de la venalidad, cuando aún falta mucho para reducirlo, puede sugerir un aval a la forma como ahora se afronta. Es donde el presidente obtiene la calificación más alta (50%).

En un país polarizado como el nuestro, la encuesta puede verse de dos modos. Para los detractores de López Obrador, es el principio del fin de un gobierno inepto y de un líder sin luces. Para los amlover, la indagación confirma que se va por el camino correcto y que la eliminación de privilegios y la opción por los pobres redundará en mayor justicia. Para quienes, aun sin coincidir con el presidente ni haber votado por él, piensan que el país necesitaba una sacudida y que todo cambio real exige sacrificios, incluso de imagen, la mejor vía de aprobación o castigo siempre serán las urnas.

 
Otras publicaciones
Memoria y voluntad
Rivalidad añeja
En el peor de los mundos
Derivas autoritarias
Después del virus
Sobre un barril de pólvora
La raíz del desafecto
Soluciones incendiarias
Francisco, el mejor líder
En manos del pueblo
Cuestión de principios
Libertad y justicia
Cultura de muerte
El enemigo está dentro
Exigencia ética
Frente al éxito, mesura
En el puño de AMLO
AMLO, el primer año
Alcaldes, ¿nuevos líderes?
Cómplices del poder
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba