Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Elecciones Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 634
  Los vaivenes de AHMSA
 
Rosa Esther Beltrán
   
  Altos Hornos de México S.A. fue fundada en 1942 y se convirtió en un hito de la producción de acero en Latinoamérica, la visión de su fundador, Harold R. Pape, proyectó a Monclova como la capital del acero.

La planta fue expropiada por el gobierno federal en la década de los 80 y en 1991 se privatizó, vendiéndola al Grupo Acerero del Norte. La privatización de AHMSA, Fundidora Monterrey y la Siderúrgica Lázaro Cárdenas, las Truchas (Sicartsa) cayó como bomba y fue un proceso opaco que aún hoy tiene consecuencias negativas, especialmente para los trabajadores.

El gobierno de Carlos Salinas de Gortari informó sobre la desincorporación del sector público de las empresas del acero, en ese tiempo agrupadas en Sidermex; AHMSA era propietaria de empresas en Monclova, Piedras Negras (Coahuila), en Tultitlán y Ecatepec (Estado de México), su capacidad de producción entonces llegaba a tres millones anuales de toneladas de acero crudo, láminas, hojalata, bilete, perfiles y barras, y contaba con 20 mil 516 empleados, de los que en 1989 había reajustado a cinco mil.

El argumento del gobierno para privatizar las siderúrgicas fue que dejaron de ser prioritarias para el Estado en vista de las nuevas condiciones generales en que, técnica y económicamente, se desenvolvían éstas en el mundo, las que para mantenerse en niveles de eficiencia eran necesarias inversiones y esfuerzos que el gobierno entonces no podía realizar.

La privatización de AHMSA fue una de las operaciones de negocios más controvertidas de la historia. El desafío mayor de la crisis de AHMSA era su modernización. El Grupo Acerero del Norte participó en la subasta de AHMSA y la ganó; al tomar posesión de la empresa, Alonso Ancira Elizondo, director general dijo: «tenemos un proyecto a prueba de balas, fue el mejor y creo que esto fue lo que le gustó al gobierno (…) No vamos a defraudar a Coahuila», sostuvo Xavier Autrey Maza.

La primera medida de la privatización y modernización de AHMSA fue para la parte más débil, el reajuste de personal: despidió a mil 500 obreros (1991). El presidente Salinas de Gortari en persona hizo una serie de promesas, como un Programa Integral de Desarrollo a los reajustados, aunque muy pronto se dieron cuenta de la falsedad de las ofertas, además denunciaron una serie de anomalías realizadas por las autoridades locales en los procesos de liquidación, pero Salinas presumía por el mundo el éxito de las privatizaciones.

La privatización de AHMSA fue un golpe durísimo para la economía de la Región Centro del estado, a tal grado que los empresarios medianos y pequeños de la zona solicitaron a los gobiernos federal y estatal que Monclova fuera declarada región de desastre económico por el impacto del desempleo de al menos dos mil 600 trabajadores (1993), cerraron sucursales bancarias y comercios y, según el Inegi, Monclova se ubicó como la ciudad con mayor desempleo del país con una economía agonizante.

Al final del siglo XX la acerera privatizada, AHMSA, vivía en una intensa crisis financiera por endeudamiento, despilfarros y malos manejos que la definían como un pozo sin fondo (El Norte), de manera que los bancos pedían un cambio de administración porque preveían el fin de la empresa que ya era un desastre por la suspensión de pagos y hablaban los acreedores de «un fraude monstruoso» (Fricasé, 16.02.00).

El año pasado, Alonso Ancira fue detenido en Mallorca, España, acusado de presunto delito de daño patrimonial por la venta de la planta chatarra Agro Nitrogenados a Pemex en el 2013, pero con libertad bajo fianza sigue en España. El director de AHMSA ha pasado por diversas acusaciones durante su carrera empresarial.

El caso Ancira ha afectado a AHMSA y Monclova otra vez está en vilo, se rumora la venta de la acerera para solucionar la crisis. El 8 de este mes se hizo público que en reunión del Consejo de Administración, con Alonso Ancira en España, pero presente a través de video conferencia, el Consejo debatió sobre su aprobación de continuar negociando la venta de AHMSA, la empresa acerera más grande de México y el Consejo dio su aprobación para que las negociaciones continúen.

En suma, queda clara la inestabilidad y la inconsistencia de la empresa, eje de la economía de la región Centro y de Coahuila, el proyecto a prueba de balas que ofreció el director al comprar la empresa, está minado por la ineficiencia y la corrupción.

La Escuela es Nuestra

En octubre de 2019 dio inicio el programa «La Escuela es Nuestra», que apoya a 173 mil planteles de las zonas de mayor marginación en el país.

Los principales objetivos del programa son: Dignificar las condiciones de las escuelas. Evitar la corrupción, el dispendio, el clientelismo y la discrecionalidad en el manejo del presupuesto destinado a la infraestructura educativa. Impulsar la organización y participación popular, fomentar el trabajo colectivo en aras del bien común. Fomentar la participación activa de los padres y madres de familia en la educación de sus hijos.

En principio se destinaron 20 mil millones de pesos para atender esas áreas en pobreza extrema. A fin de evitar la corrupción, los recursos se asignarán de manera directa a las escuelas para las sociedades de padres de familia, sin intermediarios para que sean ellos quienes definan las prioridades, de manera que el gobierno federal confía en que Comités Escolares de Administración Participativa (CEAP) administrarán los recursos con toda honestidad, porque es a ellos, los padres de familia, a quienes más interesa el bienestar de sus hijos en las escuelas.

El Secretario de Educación, Esteban Moctezuma detalló que serán los padres, directivos, maestros y alumnos quienes elegirán a los integrantes de los CEAP serán cinco, y algo muy destacado es que las tesorerías deberán quedar bajo la responsabilidad de mujeres, porque el presidente Andrés Manuel sostiene que las mujeres somos más honestas. Ojalá y esta confianza no sea defraudada.

Los Comités contarán con un instructivo, el boletín en el que se decretan sus funciones para llevar el control de los gastos, la prioridad será comenzar con la elaboración de un diagnóstico de las necesidades de las escuelas de donde surgirá el plan de trabajo y la asamblea elegirá las actividades a ejecutar, los recursos deberán ejercerse de manera transparente en la organización de las labores de mejora del plantel.

Se explicó que los recursos se asignarán dependiendo del número de alumnos, si son 50 recibirán 150 mil pesos; si tienen de 51 a 150 alumnos, recibirán 200 mil pesos y más de 150 alumnos recibirán 500 mil pesos.

Uno de los compromisos del proyecto «La Escuela es nuestra» es que las aportaciones, que serán anuales, se realicen entre el gobierno federal y los gobiernos de los estados, la mitad cada uno, al parecer, de Coahuila están participando ocho escuelas de educación básica.

En el gobierno de Peña Nieto, uno de los programas de la Reforma Educativa fue la instalación de bebederos escolares cuyo objetivo era reducir la ingesta de bebidas azucaradas y, por ende, detener la obesidad en los alumnos, pero no dio resultados porque los bebederos no recibieron mantenimiento, así que fue una inversión inútil como tantas de entonces.

En el ciclo escolar 2017-2018 se ejercieron 1,066 millones 183 mil 291 pesos en el Programa de Reforma Educativa, esto es casi seis veces menos que lo que destinará este gobierno para el programa «La Escuela es Nuestra». De acuerdo con la página de la SEP, hasta ahora hay 26 mil 210 escuelas de 31 estados que participan en el programa, el 25.4% de la meta de más de 100 mil.

Los directores y maestros de las escuelas tendrán que ejercer un liderazgo ágil y eficaz con la enorme responsabilidad de fomentar y fortalecer la participación de toda la comunidad escolar.

Tengo que expresar que este es uno de los programas de gobierno que más me agrada y de gran importancia porque va en contra del corazón de la cultura mexicana, la sumisión, la resignación y la falta de involucramiento en los asuntos públicos de los que depende el bienestar que por mandato constitucional el Estado está obligado a dar a la población.

 
Otras publicaciones
¿Saben lo que quieren?
San Fernando no se olvida
Olvidos fatales
Esto sí es nueva normalidad
No al racismo
El pasado, el presente y el futuro
Las buenas noticias cuentan
El imperio colapsa
Los golpes blandos contra la 4T
Prioridades del reencuentro
Elogio a los médicos y paramédicos
Lo insólito
Llegó el torbellino
Las diferencias nos enriquecen
Las etapas históricas del feminismo
Memoria de lo monstruoso
Un banco para el bienestar
Para sostener la catalepsia
Con las faldas bien puestas
En el hoyo y cavando
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba