Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Transporte Entrevista Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 633
  Memoria de lo monstruoso
 
Rosa Esther Beltrán
   
  El 27 de enero se conmemoró el Día Mundial del Holocausto, 75 años de la liberación de los prisioneros del campo polaco —antes de Alemania— Auschwitz por parte del Ejército soviético. Sucesos de odio inexplicable sufridos por mujeres, niños y hombres.

En este aniversario, el presidente de Polonia aseguró que ahí Alemania perfeccionó sus métodos criminales: las cámaras de gas, crematorios y ejecuciones. Más de 200 sobrevivientes de esa masacre acudieron a rememorar las condiciones milagrosas de su sobrevivencia, cuyo martirio se extendió de 1940 a 1945, etapa en la que millones de judíos fueron exterminados y las milicias soviéticas los liberaron; a la ceremonia acudieron representantes de más de 50 países, cuyo propósito fue un homenaje a las víctimas y mantener viva la memoria colectiva de duelo y del horror vivido.

Allí estuvo el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, el presidente israelí, Reuven Rivlin y el presidente ruso Vadimir Putin. Steinmeier, el máximo representante del país de los autores del crimen, donde la generación de sus padres y abuelos asesinó planificadamente a seis millones de judíos hasta 1945, describió con humildad la «nueva confianza» en Alemania mostrada por Israel y por todo el mundo como lo que es: un «milagro de reconciliación», aunque combina la culpa imperecedera de Auschwitz con la creciente vergüenza de estos días: el antisemitismo que vuelve a salir a luz en Alemania.

Los sobrevivientes —hombres y mujeres de edad avanzada— algunos en sillas de ruedas, portaban pañuelos de rayas azules y blancas símbolos del campo Auschwitz.

Una anciana de 94 años tomó el micrófono y con voz temblorosa dijo: «No sé si esto es realidad o es un sueño», ella estuvo 20 meses prisionera en ese campo, ahora vive en Israel y comentó que allá los niños y jóvenes la consideran como pionera al poder transmitir sus vivencias en el Holocausto, el miedo a las mujeres vigilantes y al «ángel de la muerte», el doctor Mengele, que en Auschwitz se convirtió en un genocida; con ternura relató la amistad que surgía entre los prisioneros y se retiró entre aplausos.

Otra anciana de 84 años oriunda de Hamburgo convocó a los presentes a la lucha por la vigencia de los derechos humanos y la democracia. Igualmente, hablaron ancianos varones, entre ellos un periodista de Varsovia aún activo que convocó a defender el valor de la dignidad humana.

Todos coinciden en su experiencia de haber vivido en el infierno que fueron los campos de exterminio, lo que siempre está en su memoria como algo obscuro.

Ronald Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial, también manifestó que el antisemitismo no ha muerto, está reviviendo, se extiende por el mundo sin que se vean esfuerzos para su contención.

El secretario General de la Naciones Unidas (NU), António Guterres, se pronunció por una contundente condena al resurgimiento del antisemitismo con el ataque a una sinagoga en los Estados Unidos y la profanación de cementerios judíos en Europa, hechos que muestran el incremento de grupos neonazis que pretenden reescribir la historia propagando velozmente el fanatismo por internet.

El desvanecimiento de las vivencias de la Segunda Guerra Mundial y la disminución de los sobrevivientes del Holocausto dan lugar a que el antisemitismo reviva, lo que nos induce a estar alertas, porque el odio dirigido hacia los judíos, no termina en ellos, hoy la intolerancia se presenta como hecho normal en la política contra los migrantes, los refugiados y los musulmanes.

Las prácticas del odio y el racismo son inexplicables, un humanismo por la defensa de los valores universales y a la construcción de la igualdad para todos debe imperar, debe ser tarea de integridad humana.

Mujeres en la iglesia

La discriminación de las mujeres en algunas iglesias es un hecho conocido y vivido por los creyentes del mundo. Pero desde las últimas décadas del siglo 20, despacio, pero sin pausa las propias mujeres se han encargado de dar vuelta a la hoja, ¡no más!

En una ciudad alemana, una agrupación de mujeres protestó, celebrando la misa afuera del templo, para demostrar que en realidad no están fuera, que la mitad de los católicos, las mujeres, sufren exclusión solo por serlo.

Esta es una cuestión histórica, no siempre ha sido así, como todo lo humano el cambio se impone, cuando se inició el cristianismo las mujeres participaban activamente en las reuniones comunitarias, tenían un liderazgo, lo cual cambió cuando la iglesia se institucionalizó y el cristianismo pasó a ser la religión oficial, sus dirigentes se convirtieron en sacerdotes, entonces los laicos y las mujeres fueron excluíos de las jerarquías.

El asunto viene al caso porque la milenaria discriminación religiosa femenina, lentamente está dando un giro gracias a las decisiones de empoderamiento de las mujeres por parte del Papa Francisco, quien por primera vez nombró a una mujer como subsecretaria de Estado.

La doctora Francesca Di Giovanni se encargará de las relaciones de la Santa Sede con las instituciones intergubernamentales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o la Unión Europea (UE), un sector delicado y exigente, estas son organizaciones fundamentales ya que sancionan las decisiones políticas de los Estados de las que deriva el bienestar común en el mundo, es por ello que necesita una atención especial, pero según la propia ahora subsecretaria, nunca hubiera pensado ser elegida para el cargo.

Francesca nació en Palermo, Italia, tiene 66 años, es abogada y ha laborado durante tres décadas en la Santa Sede, enáreas relacionadas con migrantes y refugiados, derecho internacional humanitario y privado, comunicaciones, situación de la mujer, propiedad intelectual y turismo, por lo que su experiencia en el área es amplia y además de mujer es laica y podría incluso tener autoridad sobre los obispos.

El Papa Francisco tomó una decisión innovadora y expresó que la mujer es donante y mediadora de paz y debe ser completamente involucrada en los procesos de toma de decisiones: «Porque cuando las mujeres pueden transmitir sus dones, el mundo se encuentra más unido y más en paz. Por lo tanto, una conquista para la mujer es una conquista para toda la humanidad» manifestó el Pontífice.

La noticia del nombramiento de Di Giovanni tuvo resonancia mundial en los medios de comunicación. El diario Osservatore Romano denunciaba que entre las casi 950 mujeres que trabajan en El Vaticano, muy pocas ocupan puestos deresponsabilidad y de alto nivel de gestión y aún ahí, como en la mayoría de las sociedades, las mujeres son vistas, por la mayoría de los hombres, aunque también por otras mujeres, como personas de menor valor intelectual y profesional, siempre disponibles para el servicio, siempre dóciles a los altos mandos, lo cual es humillante y obliga a la jerarquía a promover la autoestima y revalorar la presencia de las mujeres no sólo en El Vaticano, sino a activar más rápidas modificaciones de las funciones femeninas desde las parroquias y las diócesis.

Hay que «romper el muro de desigualdad entre mujeres y hombres en la Iglesia y desarrollar el concepto de reciprocidad para superar la subordinación y promover la corresponsabilidad», opinaron algunas trabajadoras de la Asociación de Mujeres del Vaticano.

Posdata

1. Para Belén Casa del Migrante, una cálida felicitación por el merecido Premio de Derechos Humanos otorgado por la Comisión Consultiva de Derechos Humanos de Francia. Además, por atender a Maritza para traer al mundo a Carlos Jhoan. Gracias.

2. Ofrezco mi solidaridad irrestricta al doctor Sergio Aguayo, exigimos justicia y sanción a los políticos corruptos saqueadores.

 
Otras publicaciones
Los vaivenes de AHMSA
Un banco para el bienestar
Para sostener la catalepsia
Con las faldas bien puestas
En el hoyo y cavando
¿Indignados?
En movimiento por la Amazonia
Un premio loable y meritorio
Consternación
¿Es catastrofismo o realismo?
Que hable la desigualdad
¡En legítima defensa!
Son nuestro orgullo
Persecución y acoso
Grupo México, impunidad ambiental
La revolución pacífica
Luz y sombras
Sendero sinuoso
La crisis de la biodiversidad
La esperada visita
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba