Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Medios Finanzas Partidos Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 631
  Los años que le faltan al gobernador
 
Francisco Aguirre Perales
Twitter: @aguirreperalesf
   
  Estamos a inicios del año 2020 y recién empezamos el tercer año de la administración pública estatal que comanda Miguel Riquelme.

Este año, además del trabajo propio de un gobierno, en forma alterna será acompañado de eventos políticos que deberán ser atinados en su manejo, a fin de que el partido del gobernador camine por vías que lo conduzcan a obtener la mayoría en el Congreso, embetunándole las iniciativas que envíe al Legislativo y le allanen el túnel que lo lleve a una salida honorable, pues los parlamentarios que escoja deberán tener cualidades políticas e intelectuales bien sustentadas con una capacidad para defender los envíos de Palacio de gobierno.

Estos últimos dos años, hay que decirlo, se sintieron recorrer por los pasillos palaciegos vientos pasados que dejaron nublado el ambiente, pues hombres de primera línea no rompieron con el hilo conductor, que en tramos parecía que se hacía menos delgado.

Por lo que se ha visto, es un juego de resistencia que solo el coraje del gobernador ha sabido sostener trabajando arduamente, pero sin dejar de ver de reojo a los lados y seguir de largo.

Este año lo va a fortalecer si logra que los candidatos a diputados al Congreso del Estado que serán tentados pertenezcan a su círculo de entera confianza, de manera que le formen un escudo y luchen hombro con hombro, pues el siguiente año, 2021, se elegirán los diputados federales que realmente se la sorteen con él, no como ahora que con su atonía legislativa no han ayudado.

De igual forma en ese año, 2021, los coahuilenses irán a las urnas para elegir a los que serán alcaldes, que de la misma manera se tendrá que poner toda la inteligencia política para seleccionar a los presuntos, de esta forma se completarán, diputados locales, federales, y alcaldes que formarán una plataforma que catapulte al que jugará para la gubernatura en el 2023 con la seguridad de salir avante.

Este paso será trascendente ya que el gobernador tendrá mano para escoger a quien lo sucederá, nada más que recordemos que el partido Morena también influirá a fin de que su candidato logre el triunfo, pues casi se está desmoronado el Partido Acción Nacional (PAN) sin olvidar que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ahora mismo emite los estertores puestos en la antesala de su agonía. En este caso, para evitarlo se deberá reforzar la unidad partidista, nacional y local, para fortalecerlo, ya que lo han ido abandonando miles de votantes hartos de los malos gobiernos que han llevado al país al desastre producto de corrupción e injusticias.

Por lo enunciado, los últimos años del gobernador serán difíciles, pues además de lidiar con los problemas propios de un gobierno que va caminando, hasta ahora, sin dejar huellas firmes por lo raquítico de un dinero absorbente por las amortizaciones que hay que liquidar a los bancos, como pago de una deuda monstruosa que todavía no sabemos en qué se aplicó.

Será riesgoso y mucha la culpa que se llevará para siempre si se escoge a un candidato para la gubernatura que no cumpla con las expectativas de un jugador ganador, ya que éste deberá ser un verdadero líder, no uno que mande, un candidato con una honorabilidad pecuniaria, con una honestidad patrimonial a toda prueba, uno elegido políticamente viable, uno con una estabilidad emocional, preparado que no se atenga al empirismo para gobernar, uno que tome las decisiones de los problemas sustantivos con responsabilidad extrema pero sobre todo con justicia.

Nos vamos acercando a la mitad del sexenio, pues el tiempo es ineludible, tiempo prudente para sentar las bases para el futuro, ya que los años pasados ya pasaron y lo hecho o lo que se dejó de hacer ya no tiene enmienda, pues ya no podemos regresarnos en el tiempo, lo pasado ya se fue, y el gobernador solo tendrá los años que le faltan para cumplir con el tiempo para el que fue electo y la historia se encargará de decir lo que quiera.

Parafraseando a Galileo cuando le preguntaron su edad contestó «Tengo los años que me quedan de vida, los vividos no los tengo, como no se tienen las monedas que se han gastado».

Señor gobernador usted tiene cuatro años.

Se lo digo en serio.

Twitter: @aguirreperalesf

 
Otras publicaciones
Anomalías oficiales
El andar de Coahuila
Saltillo y su alcalde
La justicia es para todos
El alcalde de Torreón
El imperio de la sangre
Lo visceral de monseñor Vera
Movimientos para la carrera gubernamental
La deuda que frena a Coahuila
Verdad absoluta
La inmortal ópera y la maestra Beba Rodríguez
El peso de las elecciones intermedias
El principio de Peter del alcalde de Torreón
El juego que todos jugamos
Perfiles políticos
Candidatos potenciales a las presidencias municipales
PRI, PAN y la ansiedad
Rescatar la presidencia de Torreón
Camino a palacio
El progreso de la Región Sureste de Coahuila
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba