Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Elecciones Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 630
  Exigencia ética
 
Editorial
   
  El desequilibrio entre los niveles de corrupción e ineficiencia gubernamental y la responsabilidad que debe fincarse a los servidores públicos, al cual se refirió el auditor superior del Estado, Armando Plata, en su comparecencia ante el Congreso para informar sobre los resultados de la revisión de la cuenta pública 2018, explica la impunidad deliberada al menos en tres temas sensibles para los coahuilenses: la megadeuda de 37 mil millones de pesos, el desvío de más de 120 millones del Tribunal Superior de Justicia a Ficrea y de 750 millones a empresas fantasma en los gobiernos de Humberto y Rubén Moreira.

Ninguno de los responsables del quebranto ha sido procesado, pero en los siete últimos años Coahuila pagó el equivalente al 83% de la deuda: 24 mil 812 millones pesos por concepto de intereses, reestructuras, comisiones y coberturas, y solo 5 mil 994 millones de capital. El pasivo representó el 79% del presupuesto de 2018; en 2012 era del 111%; sin embargo, la deuda actual es mayor a la original. Frente a esa realidad apabullante, el auditor planteó ante el Congreso la necesidad de dar «congruencia a los esquemas de infracciones y sanciones para que, mediante el ejemplo, el ambiente político-burocrático se acoja a las exigencias insoslayables de la ética y la transparencia de los gobiernos progresistas»

La estructura creada en el gobierno de Rubén Moreira para inhibir y castigar el peculado y otros delitos cometidos desde el poder fue diseñada para simular y por lo tanto es una falacia. Sin un solo pillo en prisión por el saqueo transexenal, parecería que Coahuila es un estado libre de corrupción. Contra ese sistema venal, el auditor propuso para la agenda legislativa reformas a la Constitución local y a la Ley de Rendición de Cuentas y Fiscalización Superior. Otorgar a la Auditoría Superior del Estado (ASE) el carácter de víctima le permitiría tener acceso a las carpetas de investigación de cada caso y coadyuvar en el debido proceso «en aras de obtener resoluciones justas y apegadas a derecho».

Para no confundir a la opinión pública, evitar que las observaciones a las cuentas públicas se tomen per se como delitos y «entregar casos más depurados» a la Fiscalía Anticorrupción y al Tribunal de Justicia Administrativa, la ASE sugirió al Congreso ampliar en seis meses el plazo para que el estado y los municipios «presenten mayores elementos para solventar las observaciones que les fueron determinadas». Asimismo, pidió algo que la sociedad civil demanda a voz en grito ante la falta de resultados por los desmanes impunes: ampliar las facultades de prevención y control del Sistema Estatal Anticorrupción.

En el informe sobre la revisión de la cuenta pública del año pasado llama la atención que el 52% del total de las observaciones (2 mil 792 millones de pesos) se hayan hecho a la Universidad Autónoma de Coahuila; el resto (2 mil 577 millones) corresponden a otras entidades. La ASE detectó irregularidades inadmisibles: falta de conciliaciones bancarias, sueldos por dos o más plazas sin acreditar la compatibilidad de honorarios, pago de categorías inexistentes en el tabulador y carencia de documentos para comprobar y justificar erogaciones a proveedores y prestadores de servicios. Los poderes legislativo y ejecutivo tienen la oportunidad de demostrar con hechos su compromiso contra la corrupción. La mesa está servida.

 
Otras publicaciones
Gobierno revanchista
Presidente fuerte, gobierno débil
Resaca en los estados
«Hanna» y Pilatos
Memoria y voluntad
Rivalidad añeja
En el peor de los mundos
Derivas autoritarias
Después del virus
Sobre un barril de pólvora
La raíz del desafecto
Soluciones incendiarias
Francisco, el mejor líder
En manos del pueblo
La vía de las urnas
Cuestión de principios
Libertad y justicia
Cultura de muerte
El enemigo está dentro
Frente al éxito, mesura
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba