Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Elecciones Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 629
  En el hoyo y cavando
 
Rosa Esther Beltrán
   
  «En el hoyo y cavando». Con esta frase estremecedora, António Guterres, secretario General de Naciones Unidas (NU) inauguró la Cumbre del Clima en Madrid; cerca de 30 mil personas asistirían a la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de NU.

Muchos políticos, innumerables discursos, fuertes gastos pagados con nuestros impuestos y toneladas de escepticismo, ¿incredulidad, por qué? La Cumbre se realiza bajo el eslogan, «Tiempo de actuar». Y ahí está, ahí está, la Puerta de Alcalá.

Trece días de trabajo, de análisis, de información, de propuestas para enfrentar la mayor emergencia que encara el planeta en toda su historia, una amenaza construida por los humanos, seres pensantes, inteligentes, conscientes —se supone— pero enemigos feroces de la vida. Homo homini lupus, «el hombre es un lobo para el hombre», dice Thomas Hobbes, pero el humano no sólo esclaviza a sus semejantes, también sin compasión ni piedad, agrede, desolla, desgarra al reino animal y al vegetal y, en la era del fuego, la tierra arde en estado agónico, urgen respuestas.

¡Ganar la batalla al cambio climático! 196 países se suman a la lucha, esta Cumbre es el preámbulo para otro encuentro en 2020 en Glasgow en el que todos los países tienen que «incrementar la reducción de emisiones de dióxido de carbono».

Las COP son las reuniones que se realizan una vez al año desde su creación en 1992 (Río de Janeiro) para que los líderes mundiales debatan y tomen decisiones en relación con la crisis climática para descarbonizar las economías mundiales, no se trata de tomar nuevos acuerdos.

El Acuerdo de París de diciembre 2015 entró en vigor casi un año después, surgió de la COP21 y fue un hito histórico por ser ya un Tratado global legalmente vinculante. Vaya si son lentos los políticos, casi 30 años con resultados ínfimos. No obstante, la transición energética está en marcha en un marco que posibilita la acción hacia la transformación a un modelo de desarrollo bajo en emisiones de gases de efecto invernadero.

António Guterres augura que estamos a las puertas de la catástrofe y la única manera de cerrarlas es limitando el uso de los combustóleos porque ya se están viviendo desastres extremos, como la reducción de la Antártida más rápido y muy por encima de lo previsto, los aumentos del nivel de los océanos, cuyo desenlace inevitable serán las migraciones multitudinarias, contra la ira de Trump, quien retiró a su país del Acuerdo de París y sigue negando el calentamiento global como invento de los científicos; sin embargo, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., afirmó en el encuentro de Madrid que su país no ha dejado los Acuerdos de París, mujer valiente y veraz.

Guterres ha presentado una agenda de acción para un mundo resiliente al clima y ha asegurado que los más vulnerables, los pobres, son los más perjudicados por el cambio climático, éste va a seguir acentuando la pobreza, las consecuencias ya se sienten, con más huracanes, más sequías, más incendios y con los casquetes polares derritiéndose.

La gestión de los residuos plásticos es uno de los retos a los que se enfrenta el planeta y las conferencias del clima por lo que en la de Madrid se está dando una botella de cristal a los asistentes para que la rellenen de agua.

El activismo contra el calentamiento global

El tiempo de los diagnósticos acabó, llegó el de la actuación y ¿en dónde está México? Se habla muy poco de las energías renovables. La voz de Víctor Manuel Toledo, secretario de Semarnat es la más presente, pero poco audible, y en Coahuila, nada, hay que seguir extrayendo carbón y explotar el fracking.

La adolescente de 16 años Greta Thunberg, activista en contra del calentamiento global, en septiembre de 2018 en Suecia, decidió no asistir a la escuela hasta que el gobierno sueco redujera las emisiones de carbono con base en lo establecido en el Acuerdo de París y protestó sentándose en las afueras del Riksdag, la Asamblea Legislativa, todos los días durante la jornada escolar portando un cartel que decía Skolstrejk för klimatet (Huelga escolar por el clima).

Greta viajó a Nueva York, cruzó el Atlántico en un velero y volvió a Europa en el mismo velero, llegó a Lisboa y se trasladó a Madrid para participar en la COP25 tras viajar más de 10 horas en tren. ¿Por qué no viaja en avión? Es por una muestra de congruencia, porque los vuelos comerciales expulsan cada año cerca de 900 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, y según los científicos, por cada tonelada se derriten tres metros cuadrados del Ártico, por lo que los grupos ecologistas exigen medidas urgentes para frenar el número de vuelos, ya nos veremos regresar al uso de los carritos de mulas o a montar en burro o a caballo para trasladarnos.

Hablando de acciones, una de las más fáciles implica cambiar algunos hábitos en las dietas porque lo que comemos tiene un impacto directo sobre el cambio climático. Los expertos recuerdan que no se trata de evitar alimentos, sino de moderar el consumo de algunos: comer más productos vegetales y menos carne, porque la producción y el transporte de carne de res, provocan altas emisiones de CO2.

El día 6 de este mes, miles de personas de todas las edades, entre ellas Greta Thunberg, participaron en la Marcha por el Clima que arrancó en el centro de Madrid para reclamar a los gobiernos la adopción urgente de medidas frente a la crisis climática, los manifestantes portaban pancartas alusivas a la emergencia climática, a los objetivos de desarrollo sostenible y a la necesidad de actuar.

La marcha tenía como lema «El mundo despertó ante la emergencia climática» y fue convocada por las plataformas Fridays For Future, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática y 2020 Rebelión por el Clima, con el apoyo de las organizaciones chilenas Cumbre de los Pueblos, Sociedad Civil por la Acción Climática (SCAC) y Minga Indígena.

La protesta, con marchas paralelas en Chile, cuenta con el apoyo de 850 entidades como las ONG ecologistas WWF, Greenpeace o SEO Birdlife y la presencia de políticos españoles.

En la marcha llamaron la atención carteles de protesta con leyendas como: «Un planeta, una oportunidad», «Se busca un futuro», junto a otros como, «No hay planeta B», «Si el clima fuera un banco, ya lo habríais rescatado» o «Emergencia climática. Medidas políticas ya» y «Ahora o nunca».

Algunos activistas, portavoces de las organizaciones sociales declararon a los medios que la marcha tiene que servir para que los políticos tomen medidas que permitan cambiar las cosas. Que los políticos deben atender la voz de la calle y reclamaron que se tomen decisiones de una vez por todas porque la emergencia ya está aquí.

A la hora de cerrar este texto se habían alcanzado dos acuerdos importantes, el primero de la alemana Ursula Gertrud von der Leyen, la flamante actual presidenta de la Comisión Europea, política y médica, quien hizo la oferta más concreta contra las emisiones de CO2: propuso que en marzo de 2020 la Unión Europea contará con una ley de neutralidad energética mediante una dotación de un millón de euros para 10 años, es mucho dinero.

La otra oferta que podría o no cumplirse, es más difusa: el presidente español Pedro Sánchez, anfitrión de la COP25, y consiste en que para 2050 su país trabajará para alcanzar la neutralidad climática.

 
Otras publicaciones
¿Saben lo que quieren?
San Fernando no se olvida
Olvidos fatales
Esto sí es nueva normalidad
No al racismo
El pasado, el presente y el futuro
Las buenas noticias cuentan
El imperio colapsa
Los golpes blandos contra la 4T
Prioridades del reencuentro
Elogio a los médicos y paramédicos
Lo insólito
Llegó el torbellino
Las diferencias nos enriquecen
Las etapas históricas del feminismo
Los vaivenes de AHMSA
Memoria de lo monstruoso
Un banco para el bienestar
Para sostener la catalepsia
Con las faldas bien puestas
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba