Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Sociedad Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 627
  Un compromiso de estado en entredicho
 
J. Jesús Santos González
   
  El 26 de octubre del año en curso se cumplieron 9 años de que la LVIII Legislatura del H. Congreso del Estado emitió el decreto No. 334, publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado No. 99, de fecha 10 de diciembre del 2010, que en su Artículo Primero dispuso la autorización de la inhumación de los restos del Profesor José Santos Valdés García de León, en la Rotonda de los Coahuilenses Distinguidos, ubicada en el Panteón Santiago de esta ciudad, «con todos los honores dignos de su persona, como un homenaje al ilustre pedagogo, filósofo, periodista y poeta, en reconocimiento a su destacada labor en beneficio de la educación en nuestro Estado».

De entonces a la fecha, han sido múltiples las antesalas, gestiones y esfuerzos que representantes de cientos de sus exalumnos esparcidos en diversos estados del país, han realizado y llevado a cabo en el Palacio de Gobierno sin respuesta oficial para concretar lo que el decreto dispuso en su Artículo Segundo, como lo es señalar la fecha de tan significativo acto de relevancia para todos los egresados de las diversas escuelas Normales Rurales del país, para quienes el educador oriundo de Rancho Camargo, municipio de Matamoros, Coahuila, donde vio la luz primera el 1 de noviembre de 1905, es al lado de Rafael Ramírez, uno de los más grandes impulsores de la escuela rural, creador de la pedagogía del sistema educativo emanado de la revolución, de las escuelas regionales campesinas y la creación de las misiones culturales que tuvieron un papel preponderante hasta los años 50 del siglo pasado; en beneficio de la juventud de origen campesino, para la cual por su escasez de recursos económicos, estaba vedado ingresar al Politécnico o a la UNAM.

Nueve años han transcurrido y el pretexto de los gobiernos para no cumplir ha sido siempre el mismo: falta de espacio en la Rotonda de los Coahuilenses Distinguidos nueve años durante los cuales, más que carencia de recursos económicos, lo que ha faltado es voluntad política para cumplir con ese compromiso de Estado.

Así, ante las trabas y obstáculos encontrados, uno de los grupos más persistente en el objetivo de concretar tal homenaje y reconocimiento a tan destacado maestro, como lo es la Asociación de exalumnos «Emiliano Zapata», de la Escuela Normal Rural «Gral. Matías Ramos Santos», de San Marcos, Zacatecas, de donde fue director y académico de 1948 a 1955 tan ameritado educador, decidió en asamblea efectuada el 16 de febrero de este año, cansados ya de tocar las puertas del Palacio Rosa de Saltillo, acudir a otras instancias, ya no locales sino a nivel federal, con el propósito de buscar trasladar los restos del Profesor José Santos Valdés, no a la Rotonda de los Coahuilenses Distinguidos, como así está ordenado en el decreto emitido por el Congreso del Estado, sino a la Rotonda de las Personas Ilustres, con sede en el Panteón Civil de Dolores de la Ciudad de México.

Fue así que el Senado de la República, a través de la senadora Lilia Margarita Valdés Martínez, representante del Estado de Durango, e integrante del grupo Parlamentario Morena, acogió con simpatía tal propuesta, al grado que dicha legisladora en sesión ordinaria de fecha 23 de abril del año en curso, presentó ante el Pleno del Senado de la República, proposición con punto de acuerdo, en el que se exhorta al titular del Ejecutivo Federal, emita la declaratoria a fin de que tan distinguido educador Coahuilense sea considerado hombre ilustre de México, y con tal rango, disponga su inhumación en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Conforme a la normatividad que para tal efecto establece el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación de fecha 4 de marzo del 2003, en el que se fijan las bases y procedimientos que rigen la Rotonda de las Personas Ilustres, una vez que fue turnada dicha propuesta a la Comisión de Cultura de la Cámara Alta, el día 25 de septiembre del año en curso, ésta sometió a consideración del Pleno de la Cámara de Senadores la siguiente proposición con punto de acuerdo:

«ÚNICO. El Senado de la República, con fundamento en el artículo octavo del Decreto por el que se Establecen las Bases y Procedimientos que rigen la Rotonda de las Personas Ilustres, del Panteón Civil de Dolores, solicita respetuosamente al Consejo Consultivo de esa entidad considerar la personalidad del Profesor José Santos Valdés como candidato a ocupar un sitio en ese lugar».

De esta manera, ante la política de oídos sordos que al respecto tuvieron los titulares del Poder Ejecutivo del Estado de Coahuila, Jorge Torres López y Rubén Moreira Valdés, y mantiene el actual Miguel Riquelme Solís, para dar cumplimiento al decreto en mención, se abre la posibilidad para que el Consejo Consultivo de la Rotonda de las Personas Ilustres, encabezado por la Secretaría de Gobernación, e integrado por las secretarías de la Defensa Nacional, de Marina, Educación Pública y de Cultura, solicite al presidente de la república emita tal declaratoria, y sea éste, con tal acto jurídico, quien tenga la distinción de honrar la memoria de tan destacado Coahuilense, y no ya el Gobierno del Estado que durante nueve años ha sido omiso en reconocer y rendir homenaje a uno de sus hijos más ilustres.

 
Otras publicaciones
Nada que festejar
1968: El legado
Un compromiso de estado impostergable
75 Aniversario de la fundación de la Facultad de Jurisprudencia
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba