Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Sociedad Reportaje Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 625
  La cuestión «líquida»
 
Abraham Álvarez Ramírez
   
  Ante las embestidas de la globalización, que va de la mano con la individualización de la «sociedad» y la cada vez más difuminada comunidad, considero pertinente recordar algo de Zigmunt Bauman.

Sociólogo, filósofo y ensayista polaco de origen judío, comenzó su obra en la década de 1950. Su legado se ocupa de cuestiones como las clases sociales, el socialismo, el holocausto, la hermenéutica, la modernidad y la posmodernidad, el consumismo, la globalización y la nueva pobreza.

Desarrolló el concepto de «modernidad líquida» y en base a esa tesis realizó una serie de trabajos junto a Alain Touraine.

Bauman siempre fue un perseguido por el Estado, militó en el partido comunista de su país y fue maestro emérito en la Universidad de Leeds —donde también tuvo que renunciar—.

En sus últimos momentos, publicó sus obras casi exclusivamente en inglés, su tercera lengua y su reputación creció de forma exponencial. Desde finales de la década de 1990, Bauman ejerció una influencia considerable en el movimiento antiglobalización.

En un principio, el interés de la investigación de Zygmunt Bauman se enfocó en la estratificación social y el movimiento obrero, antes de interesarse en temas más globales tales como la naturaleza de la modernidad.

El período más prolífico de su carrera comenzó después de abandonar la enseñanza en Leeds, cuando se acrecentó su importancia más allá de los círculos de sociólogos profesionales con un libro que publicó acerca de la supuesta conexión entre la ideología de la modernidad y el Holocausto.

En lo que puedo considerar su mejor época, sus primeras obras fueron proyectos basados en la modernidad dentro del diseño de una mejor sociedad.

El mayor cambio en la obra de Bauman se produjo a finales de la década de 1980, con la edición de una trilogía de libros (Legisladores e intérpretes, Modernidad y Holocausto, Modernidad y ambivalencia), en los que criticaba la modernidad y proponía una visión posmoderna de la sociedad.

Aunque a Bauman se le considera un pensador «posmoderno», no le cabe el término de posmodernista, ya que utiliza los conceptos modernidad sólida y modernidad líquida para caracterizar lo que considera dos caras de la misma moneda.

Bauman causó cierta controversia dentro de la sociología con su aseveración de que el comportamiento humano no puede explicarse primariamente por la determinación social o discusión racional, sino más bien descansa en algún impulso innato, presocial en los individuos.

Tomando en cuenta lo planteado en un principio, en este momento es oportuno leer a Bauman y sus planteamientos sobre la búsqueda de la identidad como tarea y responsabilidad vital del sujeto, en la que consideraba que esta empresa de construirse a sí mismo constituye al mismo tiempo la última fuente de arraigo.

Ante la vorágine de insatisfacciones y el cero arraigo del ser humano; debemos tomar tiempo para entender que este escenario actual, conlleva a la fragmentación de vidas, al olvido, a cambiar constantemente de tácticas y a abandonar compromisos y lealtades.

Su diagnóstico de la realidad en lo que fueron sus últimos libros es sumamente crítico. Por ejemplo, en su libro ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos?, explica el alto precio que se paga hoy por el neoliberalismo triunfal de los ochenta y la «treintena opulenta» que siguió. Su conclusión: que la promesa de que la riqueza de los de arriba se filtraría a los de abajo ha resultado una gran mentira.

 
Otras publicaciones
El presente que arrincona y el futuro que no llega
Antonio Gramsci y su legado
México herido y confundido
La economía social como una alternativa al capitalismo
El perfil de un político; el deber ser
Enfermedad y poder: asuntos de interés manifiesto
Caminante no hay camino...
Un mirada del México de AMLO
El existencialismo es humanismo
Después de la pandemia, una clase media paralizada
Pobreza y coronavirus
La maldición del coronavirus
La lectura nos hará libres
UAdeC: conciencia y progreso universitario
La geografía como espacio electoral
Apuntes y desafíos para la justicia electoral
Migrante eres, migrante soy
Doctrina Monroe, un atentado contra la democracia
Hasta nunca Franco
Educación pública y defensa de la autonomía universitaria
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba