Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 625
  El imperio de la sangre
 
Francisco Aguirre Perales
Twitter: @aguirreperalesf
   
  En los recientes años, nuestro estado ha sonado nacional y localmente con una recurrencia que nos da sentimientos no muy buenos que digamos.

La antepasada administración inició un sexenio con los mejores augurios, pues el gobierno que terminó y que encabezó Enrique Martínez dejó un estado trabajando y una economía sana, sin deuda bancaria y solo una cantidad de aproximadamente 300 millones por pagar a proveedores. Ese estatus, en esas condiciones, a cualquiera le proporciona una seguridad para emprender un gobierno con resultados exitosos, pues una entidad con una economía pulcra otorga la oportunidad de catapultar acciones que den a la ciudadanía factores de bienestar.

Con el transcurrir del tiempo los caminos se facilitaron para la creación de una profusa infraestructura estatal que se empezó a notar y que le dio al gobierno y sus autoridades reconocimiento, pero que por desgracia se fueron mezclando intereses con el advenimiento de una también profusa masa que creó una amalgama de la que fueron emergiendo trincheras plagadas de corrupción, que hicieron ricos a pobres que formaban parte del equipo de primera línea que gobernaba, y que se constituyeron en hombres y mujeres que alcanzaron poder económico del cual podían competir con empresarios que en forma honesta construyeron sus negocios.

Esa administración pública la terminó, en medio de un ambiente de podredumbre, un interino fácilmente manejable, creándole un Congreso a modo para que solicitara la autorización de un crédito, que en su posterior revisión se detectó que la documentación era apócrifa, acumulando más deuda, cerrando ese sexenio con un débito de alrededor de 36 mil millones, mismos que se siguen debiendo a pesar de los pagos millonarios que al paso de los años se han ido abonando al total.

Con el fluir de la sangre se inició el siguiente sexenio que ofreció desde un principio hacer una nueva forma de gobernar, emprendiendo acciones de pulcritud y de saber administrar la cosa pública para tranquilizar a los coahuilenses, sin embargo, no pasó mucho tiempo en que, si bien ya no se solicitaron nuevos créditos, se optó con solo sostener el nivel de endeudamiento mediante los abonos hasta poner fin a la obligación.

Por otra parte, paralelamente surgieron una serie de desviaciones manipuladas por gente alineada al poder que se les permitió cometer ilícitos de los que han trascendido y lastimado a diferentes organismos, como por ejemplo el que provocó Gregorio Pérez Mata quien, siendo presidente del Tribunal Superior de Justicia, en donde se supone debe existir probidad, desvió, y digo desvió, porque la cantidad de dinero que depositó en Ficrea —más de 120 millones de pesos y que finalmente cerró sus puertas dejando sin ese dinero al Tribunal— tenía un destino específico, pero la ambición le ganó —no sé con qué intenciones— con el objeto de ganar rendimientos económicos, y que a pesar de esa situación tan deplorable y tan sucia, le otorgaron una magistratura con el fin de completar su tiempo laboral y gozar de una pensión muy sustanciosa.

Otro caso muy sonado que la autoridad, a quien le corresponde revisar y resolver no actúa —que de igual forma existe responsabilidad por la omisión—, es el que se refiere a las famosas empresas fantasma inventadas por una caterva de funcionarios abyectos que lograron amasar fortunas y que al no avanzar en su investigación para esclarecer ese delito cometido, les da la oportunidad a los beneficiarios de que sigan deambulando tranquilamente, gastando un dinero que se robaron.

Ese tipo de personas, ¿cuál enseñanza le estarán dando a sus hijos?, ¿serán lecciones de cómo robar sin que te castiguen?

Esta administración debe sacudirse de las influencias externas y actuar, hacer esfuerzos de manera que se marque una ruta propia que sea empujada por un equipo bien cohesionado de funcionarios honestos, sobre todo los que manejan los dineros, y con la seguridad de que los coahuilenses apoyarán esas acciones.

Queremos ver a nuestro estado libre de ese fantasma de que somos una entidad manchada por la corrupción, pero más que nada por la impunidad, que es la ausencia de justicia, misma que cuando se da y no pasa nada, de seguro que habrá más imitadores.

Se lo digo en serio.

Twitter: @aguirreperalesf

 
Otras publicaciones
El alcalde de Torreón
Lo visceral de monseñor Vera
Movimientos para la carrera gubernamental
La deuda que frena a Coahuila
Verdad absoluta
La inmortal ópera y la maestra Beba Rodríguez
El peso de las elecciones intermedias
El principio de Peter del alcalde de Torreón
El juego que todos jugamos
Perfiles políticos
Candidatos potenciales a las presidencias municipales
PRI, PAN y la ansiedad
Rescatar la presidencia de Torreón
Camino a palacio
El progreso de la Región Sureste de Coahuila
El obispo de Saltillo y la LGBT
Opacidad, deshonestidad y Estado de derecho
Los cambios gubernamentales y la democracia
Respeto al origen de nuestra ciudad
El perdón a los saqueadores
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba