Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Reportaje Justicia Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 623
  Lo visceral de monseñor Vera
 
Francisco Aguirre Perales
Twitter: @aguirreperalesf
   
  El próximo 21 de junio de 2020; es decir, dentro de nueve meses, el obispo don Raúl Vera López cumplirá 75 años de edad, tiempo en que de acuerdo con el Código Canónico deberá renunciar como obispo de la diócesis de Saltillo, esperar a que el papa Francisco le acepte su renuncia y luego designe a otro prelado que lo sustituya.

Si el trabajo que desempeña ha sido significativo por la defensa que hace de los derechos humanos, su actuación muchas veces ha traspasado los límites de la prudencia, ya que cuando se dispone a predicar las explicaciones sobre el evangelio, las ignora y utiliza ese tiempo para hablar de las cosas mundanas, concretamente de asuntos de carácter político, aduciendo que la Iglesia debe actuar conforme lo que dice la palabra de Dios, que dicta que debe prevalecer la defensa de los derechos del hombre, lo que le da la fuerza necesaria para poseer un dominio real de poder y aprovechar que la mayoría de la población es católica y lo escuchará, y la autoridad civil hará como que no pasa nada.

Recordemos que hace unos pocos años la diócesis se vio envuelta en un escándalo, pues dentro de ese ambiente eclesiástico se descubrió, al menos públicamente, que algunos sacerdotes habían sido señalados como practicantes de pederastia, dañando a personas, y que el obispo había tomado la decisión de enviarlos a otras parroquias, lo que hizo que se evadiera responsabilidad y justicia, cayendo en complicidad y protección a personas que cometieron un delito, en lugar de haberlos puesto a disposición de las autoridades correspondientes para que se deslindaran responsabilidades, pero que al proceder de esa forma fue omiso en el cumplimiento de las normas legales, incurriendo en encubrimiento.

En los primeros días de septiembre, monseñor Vera enfrentó un problema serio con las hermanas Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento en Saltillo, haciéndose presente en la casa donde tienen su asiento con el objeto de recordarles que desde meses atrás el Vaticano había decretado la supresión del monasterio al que pertenecen las monjas de esa congregación, quienes hicieron caso omiso de la instrucción de la Santa Sede y que el obispo les reclamó en forma airada, lejos de la sensatez propia de una autoridad eclesiástica.

Desde luego que la curia romana toma las decisiones con base en las investigaciones que se hacen en las diferentes diócesis del mundo, las estudia y luego resuelve según el cumplimiento o incumplimiento de la normatividad canónica, luego lo plasma para que el papa lo signe; pero si con el tiempo surgen otro tipo de problemas sobre el caso, es posible que lo aclaren los obispos –si es que es tema para la ocasión– en la visita ad limina que realizan cada cinco años personalmente con el papa.

El obispo Vera aprendió muy bien la lección del obispo Samuel Ruiz de Chiapas y sus constantes confrontaciones con las autoridades civiles, siguiendo su línea como auxiliar que fue de él, de manera que cuando llegó a Saltillo implementó ese mismo rasgo visceral enfrentando pugnas en diferentes fases, lo que ha ocasionado malestar.

Cuando Rubén Moreira era gobernador, el obispo Vera sostuvo enfrentamientos muy serios que provocaron cierta distancia entre Gobierno y la Iglesia, asunto que el gobernador Riquelme, días después de haber tomado posesión, lo suavizó al invitar al obispo a palacio de gobierno y establecer caminos, a fin de que la atmósfera de esas diplomacias cambiara por el bien de los dos entes, pues, quiérase o no, la Iglesia posee un poder real, por lo que no conviene tener diferencias que dañen las relaciones.

La forma estridente del proceder de monseñor Vera es así y así será hasta que termine su periodo como jefe de la curia diocesana y como jerarca de los católicos de esta región.

Realmente ¿el obispo Raúl Vera ha sido un defensor de los derechos humanos, o utiliza esa estrategia para obtener notoriedad y situarlo en lugares con magnitud internacional? Recordemos que ya fue galardonado con el premio Rafto en 2010, tras el cual algunas personas que ya lo recibieron han logrado obtener el Premio Nobel.

¿Le alcanzará el tiempo para obtenerlo?

Se lo digo en serio.

 
Otras publicaciones
La justicia es para todos
El alcalde de Torreón
El imperio de la sangre
Movimientos para la carrera gubernamental
La deuda que frena a Coahuila
Verdad absoluta
La inmortal ópera y la maestra Beba Rodríguez
El peso de las elecciones intermedias
El principio de Peter del alcalde de Torreón
El juego que todos jugamos
Perfiles políticos
Candidatos potenciales a las presidencias municipales
PRI, PAN y la ansiedad
Rescatar la presidencia de Torreón
Camino a palacio
El progreso de la Región Sureste de Coahuila
El obispo de Saltillo y la LGBT
Opacidad, deshonestidad y Estado de derecho
Los cambios gubernamentales y la democracia
Respeto al origen de nuestra ciudad
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba