Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 623
  Presidencialismo presupuestal 2020: ¿Estados Unidos Mexicanos?
 
Carlos Aguilar
   
  La posibilidad de que el próximo año México viva una de sus peores crisis económica, social y política, es cada vez más alta, no sólo porque los mercados internacionales y especialmente el norteamericano se van a contraer y sus economías dejarán de crecer y también decrecerán, sino por una estrategia del gobierno federal que regresa al más puro y claro presidencialismo totalitario de una administración que apuesta todo su capital político al desencuentro con los estados y municipios.

La nomenclatura oficial y legal del país no es solo por nombre, los Estados Unidos Mexicanos es un concepto constitucional que hoy en día, y hay que decirlo, desde hace muchos años, no se cumple, y eso convierte a los gobernantes de todos los niveles en posibles violadores de la muy golpeada y poco cumplida Constitución.

El gobierno federal que tiene como mote de publicidad político-electoral «La Cuarta Transformación», se olvidó que este país se conforma de 32 estados y ahora una Ciudad de México que bien pudiera ser considerada una entidad más, además de que hay en funciones 2 mil 457 ayuntamientos que deben recibir recursos federales.

La propuesta del Ejecutivo federal que fue entregada recientemente al Poder Legislativo para el presupuesto a ejercer el próximo año 2020, contempla nuevas reducciones a los recursos que se deben asignar por ley a los gobiernos estatales y ayuntamientos, bajo el argumento de la muy mentada política de austeridad que publicita el gobierno federal.

Hay que aclarar que una política de austeridad en tiempos de crisis no es mala decisión porque hay que estar preparados para los peores escenarios, pero cuando surgen dichas circunstancias, hay que privilegiar la asignación de recursos para generar obra pública e inversión compartida con el sector privado que permitan nuevos empleos y, por consecuencia, circulante en el consumo y las ventas.

Sin embargo, la estrategia hoy se asimila al más puro estilo del presidencialismo mexicano que operó en nuestro país a partir de los años 70 y hasta los 90, es decir en su máxima expresión, porque incluso en los últimos tres sexenios —Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña— se castigó en donde más duele: en el presupuesto, a gobernadores y alcaldes que resultan incómodos o públicamente enemigos del sistema federal.

Hoy no hay diferencia, incluso ya ni siquiera se cuidan las formas y a los gobernadores y alcaldes les dan «atole con el dedo», les hacen creer en el discurso público que son amigos y que los van a ayudar pero a la hora de la hora, en el papel, en el presupuesto federal, les bajan los recursos y les recortan el presupuesto.

El objetivo y la misión de la acción es debilitar a los opositores y fortalecer a través del presidencialismo el poder político-electoral, no de un partido o un grupo de poder, sino de un hombre que si mañana deja de existir o se retira del mundo de la política, colapsa el muy dividido, desorganizado y sin brújula movimiento político de renovación nacional.

La paciencia empieza a agotarse para algunos, que se cansan de las mentiras y de las simulaciones, será cuestión de tiempo y de crisis, que está a la vuelta de la esquina, para observar en el corto y mediano plazo, reacciones opositoras severas que seguramente serán calificadas por el régimen presidencialista-autoritario, como señales de rebeldía y traición a la patria. Así como en países que hoy están hundidos en una severa crisis económica, política y social con altos niveles de corrupción, impunidad y autoritarismo.

Hoy la realidad nos muestra que no existen los Estados Unidos Mexicanos, que se dividen cada vez más ante el gobierno federal; esa división, tal vez, podría bien ser llamada ahora sí la Cuarta Transformación.

 
Otras publicaciones
Culiacán: ¿inicio de la época oscura?
Morena, de antaño paternalismo…
China: encuentros cercanos…
Primer informe de gobierno federal: «sin novedad»
Mujeres: marcha, violencia y gobierno
Fiscalía General: crisis de imagen
AMLO: oposición presidencial…
A las carreras con la Guardia Nacional…
Consulta Infantil-Juvenil 2018: Barbas a remojar…
Política-gobierno vs. lucha libre…
Renuncias y nuevas designaciones: ajustes y desajustes
Crisis migratoria 2019
PRI-PAN: oposición o comparsa
Las cuentas y los cálculos presidenciales…
Colosio: miedos y daños…
Giras presidenciales: ¿algo quieren?...
Gas y electricidad: más poderosos que el presidente
Migrantes: caravana de dolor y drama
Venezuela y la cuenta regresiva
La nueva guerra en México: huachicoleo
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba