Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Reportaje Justicia Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 623
  ¿Te atreves a decir que eres bueno?
 
Sergio Arévalo
   
  De niño, mamá me regaló un sello, la idea era que cada vez que hiciera bien una tarea o actividad en la escuela me pondría ese sello para motivarme y seguir haciendo bien las cosas. La logística se rompió cuando la maestra, al ver mi nueva adquisición, dijo que no lo haría debido a que era un pokemon y que ella había leído que eso estaba mal y eran cosas del diablo.

Fue una decepción que no cuestioné, que a lo mejor en estos días, si se diera algo así, se viralizaría. Mamá, al saber la respuesta, llegó a pensar que de una buena intensión me estaba dando algo que popularmente se consideraba como «satánico» en cierto sector. Obvio, no cuestioné la decisión pero, como ha pasado el tiempo, lo veo como algo absurdo, ambiguo y de gran ignorancia y, claro, extraño mi sello.

El bien y el mal son conceptos o nociones relativos al sentido, al valor o a las consecuencias de la actuación humana, y también son entendidos como lo que afirma —el bien— o lo que niega —el mal— ciertas exigencias o valoraciones. Así entendidos ambos, el bien es lo que se ajusta a lo exigido o satisface valoraciones como la verdad, y el mal, por su parte, es todo lo contrario. De niños nos lo representaban con un angelito y un diablito, así de simple y básico.

Fernando Savater —filósofo especializado en ética— afirma que el bien es todo lo que está de acuerdo con lo que somos y lo que conviene al ser humano, y el mal es lo contrario: lo que significa la negación de lo que somos y lo que no nos conviene como seres humanos. Años después, series como Lucifer, The Boys, Once Upon a Time abren el abanico, rompiendo la vieja narrativa del bien y del mal, dando una gran variedad de tonalidades, de escalas de grises, dirían algunos.

Por ejemplo The Boys es una serie de drama y superhéroes basada en el cómic The Boys de Garth Ennis y Darick Robertson. La serie fue desarrollada por Eric Kripke, se estrenó el 26 de julio de 2019 en Amazon Prime Video. Se centra en ver sangrar a los tontos héroes de capa. En particular, la trama empieza con los hombres comunes que siempre están detrás de los héroes extraordinarios. Considera el ser superhéroe como una forma de hacer negocio, algo no nuevo en narrativa pero que te pone a reflexionar ¿entonces no existen los buenos-buenos de corazón?

En otro tipo de narrativa se encuentra Good Omens. La serie cuenta la historia de cómo un ángel y un demonio se alían para frenar el apocalipsis –y no, no se refiere al año 2000– y está basada en el libro homónimo escrito por Terry Pratchett y Neil Gaiman. Allí, durante los diferentes capítulos, te demuestra que ni el diablo es tan malo ni el ángel tan bueno.

Que, por cierto, Aziraphale y Crowley, los protagonistas de Good Omens, según el periódico The Guardian, se topó con miles de cristianos estadounidenses que pidieron cancelar la serie debido a que es «otro paso para hacer que el satanismo parezca normal, ligero y aceptable». Allí es un ejemplo de que todo depende del cristal con el que se mira, algunos veían una historia novedad, otros la puerta hacia el infierno.

Podemos recordar al escritor Friedrich Nietzsche, uno de los pensadores más controvertidos y reconocidos del siglo XIX, a pesar de ser odiado e incomprendido, pero a la vez amado y admirado; sin embargo, a pesar de que esta obra no fue de mucha atención en esa época fue el comienzo de una filosofía del futuro. En sus obras encontraramos ya discusiones de lo que pensamos que puede ser el bien o el mal.

Al momento de ir a trabajar, de comer, es más el momento en el que te acuestas y buscas una serie en alguna plataforma. ¿Podrías decirte a ti mismo que eres bueno?, ¿medio bueno?, ¿tal vez un poquito malo? Tal vez, y desde el punto de algunos filósofos, el bien y el mal es subjetivo, las artes no lo demuestran, pero qué mejor que ver una serie o leer un libro con la consciencia tranquila… o… espera, ¿qué es la conciencia?

 
Otras publicaciones
La Casa de las Flores
Tararará
Friends
Oye Juana no te vayas
Peor que una mentada
Arte ¿Para qué?
Gerascofobia
La apuesta de un remake
Háblame de ti
Solteras
¿Desearías volver a empezar?
Llévele llévele, ya llegó la FILC
Spoiler
Adieu
Dumbo
El talento no entiende de discapacidades
Ganar un Oscar en México
Estrategia
El príncipe azul
¿Realmente queremos conocernos?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba