Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Sociedad Reportaje Gobierno Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 622
  Movimientos para la carrera gubernamental
 
Francisco Aguirre Perales
Twitter: @aguirreperalesf
   
  Dentro de los presuntos tiradores para gobernar Coahuila, aunque falta bastante tiempo, hay que agregar sin duda a Javier Guerrero por el movimiento Morena, el cual para ganarse el futuro, ha realizado acciones importantes utilizando su puesto como secretario general del Seguro Social, ya que en corto plazo beneficiarán a los coahuilenses haciendo uso de las nuevas instalaciones hospitalarias que se construirán y cuya autorización estaba congelada.

Uno de los siete pasos de la administración es la planeación, y precisamente es lo que las diferentes corrientes políticas se aprestan a prever, fiscalizando sus pasos, haciéndolos transitar por un cedazo que les elimine la basura y ubicarse en la línea de avanzada, de manera que en la hora de las definiciones lleguen con la fortaleza necesaria para competir frente a los diferentes grupos que se registrarán para la contienda dentro de poco más de tres años, fecha de la elección de gobernador.

En estos casi dos primeros años de la administración de Miguel Riquelme se han ido sorteando obstáculos derivados de caminos tortuosos heredados por una autocracia con ribetes de absolutismo que dejaron una estela que poco a poco se ha ido difuminando debido a la higiene persistente que el Ejecutivo del estado, con mesura sutil, ha puesto en marcha mediante el posicionamiento de un pequeño grupo, de su confianza claro, de funcionarios de primera línea que portan el sello de la casa, y que lo acompañan en los esfuerzos para ir ganando terreno a los problemas que la cotidianidad presenta.

En este caso se debe actuar con prudencia extrema pues como dijo Shakespeare «siempre hay alguien en segunda fila que se forme con el poder», ese alguien serán las sombras deslizadas por los rincones palaciegos rondando el principio del próximo año y luego en junio de 2020 según resultado de las elecciones intermedias que conformarán el Congreso del estado.

Hace unas semanas un columnista escribió que «el gobernador ha ido creando su grupo político, el cual podrá ser tan importante que pudiera ser tomado en cuenta por su peso político para la toma de las grandes decisiones».

Con todo respeto difiero de esas observaciones, y no porque al Ejecutivo le falte capacidad de asociación para liderar un grupo de simpatizantes que tuvieran el ímpetu suficiente para constituir un poder fáctico, sino porque los grupos políticos consistentes no maduran en seis años —por lo tanto es difícil que den el fruto—, pues al menos tienen que transcurrir —según estudios basados en esquemas de este tipo— entre 15 y 20 años demostrando una presencia definida y fuerte, rodeados de una muralla en que reboten los dardos de otros grupos que los quieran eliminar.

La construcción de ese grupo político referido seguramente se pretende encaminarlo a pelear para la siguiente administración pública estatal, nada más que para eso se necesita el tiempo de cocción suficiente con una presencia importante en los gobiernos subsecuentes, luego pensar en la figura de un líder que manifieste cualidades de gobernar no de mandar, que desde el principio laboral conserve un toque de aceptación notable en puestos de dirección, alguien preparado académicamente que aglutine posiciones dentro del aparato oficial que lo vaya dotando de un aspecto que le proporcione influencia en medio del humor social, por lo que sus afanes los debe poner a prueba cumpliendo afanosamente en un ambiente de empatía que no dé lugar a un distanciamiento y por ende a un rechazo, de una honestidad intachable, con un carisma auténtico y que agregado a otras cualidades le dé la posibilidad de ser escogido por ese grupo político para competir electoralmente.

Todavía no existe el horno donde se cuecen los bollos, falta aún escoger a los que ocuparán las curules para la constitución del Poder Legislativo, que según John Locke, es el más importante de los poderes.

Que los candidatos que vayan a jugar por las curules sean realmente personas preparadas, independientes, que realmente sean un contrapeso, pues ellos son los que deben reproducir la voluntad del pueblo.

Se lo digo en serio.

Twitter: @aguirreperalesf

 
Otras publicaciones
La deuda que frena a Coahuila
Verdad absoluta
La inmortal ópera y la maestra Beba Rodríguez
El peso de las elecciones intermedias
El principio de Peter del alcalde de Torreón
El juego que todos jugamos
Perfiles políticos
Candidatos potenciales a las presidencias municipales
PRI, PAN y la ansiedad
Rescatar la presidencia de Torreón
Camino a palacio
El progreso de la Región Sureste de Coahuila
El obispo de Saltillo y la LGBT
Opacidad, deshonestidad y Estado de derecho
Los cambios gubernamentales y la democracia
Respeto al origen de nuestra ciudad
El perdón a los saqueadores
El perdón a los saqueadores
Los hombres del gobernador
Los hombres del gobernador
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba