Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 621
  Mujeres: marcha, violencia y gobierno
 
Carlos Aguilar
   
  Para este humilde escribiente, redactar y ordenar las ideas y sentimientos sobre el tema de la actual colaboración se convirtieron en un buen reto y en algo difícil, pero eso es lo menos, si se toma en cuenta que el tema de la violencia contra la mujer en México es una verdadera historia de terror que puede alcanzar a nuestras madres, hijas, esposas, parejas y novias, compañeras de trabajo, amigas, estudiantes, en general, a nuestra mujeres mexicanas.

Las cifras y estadísticas pueden generar terror para muchos, sobre todo para quienes tenemos mamá, esposa o pareja y sobre todo hijas jóvenes. Según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el promedio diario de casos en todo el país por feminicidio es de 2.5; por abuso sexual 65; para acoso 11; cuatro por hostigamiento; 36 por violación simple y diez por equiparada.

Las mismas cifras señalan que el estado con más feminicidios es Veracruz, con 98 indagatorias entre enero y junio, después el Estado de México, con 42; Puebla 29; Chihuahua 24; Nuevo León 24; Sonora 22 y Morelos, con 20. También destacan la Ciudad de México, con 18, y Coahuila y Sinaloa, con 17 indagatorias cada entidad.

Insisto, las cifras son terroríficas y alarmantes, sobre todo si se toma en cuenta que más de la mitad de la población en México está constituida por mujeres, lo que significa el alto riesgo que significa el ser mujer en este país.

Y más allá de la manifestación del pasado viernes 16 de agosto, que generó muchas reacciones de todo tipo, lo más importante es cómo reacciona el Estado, como gobierno, en el entendido de la procuración y aplicación de la justicia a un tema que sin duda hoy pone a las autoridades de los tres gobiernos en el ojo del huracán y del señalamiento de la opinión pública.

La manifestación del 16 de agosto tiene un antecedente por falta de atención y respuesta inmediata, pero sobre todo concerniente a las autoridades: el lunes 12 de agosto, un grupo de mujeres increparon al secretario de Seguridad Pública y a las autoridades de la Ciudad de México por la falta de resultados en la investigación sobre una denuncia de violación contra una menor de edad que presuntamente fue violada por policías.

No es nuevo que los ciudadanos, y más en grupo o multitud, accedan a actos vandálicos o de violencia en grupo, en el anonimato de los rostros ocultos, bajo la premisa de protestar con coraje contra el gobierno; no es exclusivo de los nuevos gobernantes, es consecuencia de la tradicional y arraigada burocracia que absorbe al pueblo mexicano por pereza y falta de responsabilidad.

Claro que se les infiltraron grupos de choque que alguien, o algo, envió, y por eso hoy la protesta es cuestionada y está en el ojo del huracán, porque no se puede ni se debe combatir violencia con violencia y en este caso todo lo que se tiene que hacer es aplicar la ley y castigar a quien está maltratando y matando a nuestras mujeres. Carajo, son nuestras mujeres, son las que nos dan vida y nos permiten desarrollarnos como sociedad en todos sentidos.

Entre las reacciones y las arengas, a este humilde escribiente quedó muy satisfecho con la siguiente: “no es contra los hombres, es contra el machismo”; igual a radicalismo, en nuestra sociedad hombres y mujeres somos responsables de este concepto.

El extremismo coloca en alto riesgo al feminismo para convertirlo en el mismo pecado del machismo cuando se proyecta con violencia, agresión a los hombres y descalificación de todos y todas.

El grave problema, más allá de las agresiones, el vandalismo, es la falta de respuesta del Estado para castigar ejemplarmente una ola de alto peligro para las mujeres, el hartazgo podría generar en el futuro más expresiones de violencia e incluso regresar a la ley del ojo por ojo y diente por diente, algo que no conviene a a nadie ni a mujeres ni a hombres.

 
Otras publicaciones
Culiacán: ¿inicio de la época oscura?
Morena, de antaño paternalismo…
China: encuentros cercanos…
Presidencialismo presupuestal 2020: ¿Estados Unidos Mexicanos?
Primer informe de gobierno federal: «sin novedad»
Fiscalía General: crisis de imagen
AMLO: oposición presidencial…
A las carreras con la Guardia Nacional…
Consulta Infantil-Juvenil 2018: Barbas a remojar…
Política-gobierno vs. lucha libre…
Renuncias y nuevas designaciones: ajustes y desajustes
Crisis migratoria 2019
PRI-PAN: oposición o comparsa
Las cuentas y los cálculos presidenciales…
Colosio: miedos y daños…
Giras presidenciales: ¿algo quieren?...
Gas y electricidad: más poderosos que el presidente
Migrantes: caravana de dolor y drama
Venezuela y la cuenta regresiva
La nueva guerra en México: huachicoleo
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba