Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Reportaje Justicia Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 621
  Peor que una mentada
 
Sergio Arévalo
   
  ¿Cómo eligen ver una película? ¿Recuerdan cuando buscabas en el periódico las películas y funciones? Tremendo coraje que hacías cuando la película no estaba en el horario que habías visto y te daban la excusa que se modificó y el periódico no lo había actualizado o cuando ibas con amigos y tenías que sentarte en lugares diferentes porque no había suficientes lugares continuos para todos ¡Qué tiempos!

Con el fin de reconocer el aporte cultural de la producción cinematográfica nacional y promover estímulos para la industria, la Secretaría de Gobernación el año antepasado publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el que se declaró el 15 de agosto de cada año como “Día Nacional del Cine Mexicano”, ¡Saquen el pastel!

Plataformas como Netflix, Cinépolis Klic, Apple Tv y FilminLatino celebraron el Día del Cine Mexicano con una selección especial de películas y precios especiales en éxitos de taquilla y clásicos del cine contemporáneo hecho en México, entonces si no han sido fan del cine mexicano pero tienen ganas de darle una oportunidad o ver alguna que se les haya pasado en cartelera, es el momento, la mayoría estarán hasta mediados de septiembre.

Parece que fue ayer o bueno más de 60 años, cuando la época de oro de nuestro cine nacional. Algo más de 20 años en los que el cine mexicano vivió su más seductora eclosión. Aquella época, entre mitad de los años 30 y 50, dejó una profunda huella en la identidad mexicana. Muchos de los grandes mitos del cine proceden de ese tiempo en donde Doña María Félix (esa de los memes y frases motivacionales que no dijo ella), Pedro Infante (ese del que tu abuela estaba enamorada) o Jorge Negrete, se hicieron casi inmortales. Pero todo aquello es pasado y a ese periodo de esplendor le siguió la desdicha, llegó tiempo después Carmen Salinas y su cine de ficheras.

Pero no nos pongamos negativos, agosto, sin duda, es el mes del cine en México. El 6 de agosto de 1896 se presentó el cinematógrafo ante Porfirio Díaz en el Castillo de Chapultepec, el 14 de agosto de ese año se dio la primera función pública en el sótano de la droguería (algo así como una farmacia, no sean mal pensados) Plateros, en la calle Plateros (hoy Madero) y un día después, el 15, se proyectó la primera función para público general, con boleto pagado (50 centavos).

El problema que enfrentan las cintas mexicanas, en opinión de algunos críticos, es que es difícil distribuir y exhibir la producción mexicana, ya que Estados Unidos acapara la taquilla, o el número de copias a distribuir no puede competir contra el gigante de Los Ángeles, obteniendo unas cuantas salas y no siendo beneficiada en lo absoluto con horarios de hasta las 11 de la noche.

A pesar de lo populares que se han vuelto los mexicanos en la industria cinematográfica del mundo gracias directores como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, en México todavía es difícil colocar una película nacional dentro de las salas de cine y generar ingresos a partir de estas exhibiciones —incluso para estos directores—, también afecta que algunos directores entregan a las audiencias películas que dejan un mal sabor de boca y rompe la ilusión de pensar que el cine mexicano está mejorando.

México es uno de los 20 países con mayor producción de películas en el mundo. Es buen momento para recordar el largo camino de la industria cinematográfica mexicana, a sus grandes creadores y a las joyas del cine nacional. Una buena excusa para juntarnos para disfrutar del séptimo arte. Recordemos que la vida es como una película donde ustedes eligen el género.

Recientemente llega a la cartelera Mentada de Padre estelarizada por el primer actor de comedia Héctor Suarez, ¿de qué va? En 1940, Don Lauro Márquez Castillo es uno de los hombres más exitosos del país, radicando su poder en la influyente industria de la radio mexicana. Don Lauro tiene ya sus días contados: está por morir. El dueño de la importante radiodifusora tiene entonces la gran responsabilidad de heredar el fruto de su trabajo a sus hijos a través de ¡un reality show por radio! Una esperanza para volver a creer en el cine mexicano o rayita más al tigre de cine decepcionante, ustedes juzguen.

 
Otras publicaciones
La Casa de las Flores
Tararará
Friends
¿Te atreves a decir que eres bueno?
Oye Juana no te vayas
Arte ¿Para qué?
Gerascofobia
La apuesta de un remake
Háblame de ti
Solteras
¿Desearías volver a empezar?
Llévele llévele, ya llegó la FILC
Spoiler
Adieu
Dumbo
El talento no entiende de discapacidades
Ganar un Oscar en México
Estrategia
El príncipe azul
¿Realmente queremos conocernos?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba