Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Sociedad Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 620
  Los de abajo
 
Ignacio Espinosa Solís
Sitio Web: www.kiskesabe.com
   
  Parafraseando a Mariano Azuela, escritor costumbrista opositor al Porfiriato, los de abajo no entendemos de macroeconomía; es decir, por brutos no entendemos lo que es el Producto Interno Bruto, si se come o no, qué es, para qué sirve; tampoco entendemos de macroeconomía, de la balanza de pagos, de los bolseadotes de la bolsa, ni para qué sirve la oferta agregada, demanda agregada, déficit… y demás, el libre mercado o términos de la teoría capitalista keynesiana que parece que fracasó allá por 1970 para ser sustituida por el neoliberalismo de Milton Friedman, premio Nobel de economía, facilitado por USA, obviamente, con su ley: Laissez faire et laissez passer, que traducida al español es «dejar hacer y dejar pasar»; coloquialmente: «que cada quien haga lo que se le dé su re…galada gana», o libre mercado, sistema económico en el cual estamos atrapados y del cual tal parece que será difícil de escaparnos.

Ah, pero los de abajo sí sabemos de microeconomía, y para eso no se necesita saber leer y escribir. En 1964-1968, por ejemplo, para complementar mis gastos de estudiante en Veracruz, un trío de galenos nos ganábamos unos pesillos trabajando de noche cada ocho días, en la trova, dando serenatas. Del trío que formamos, Los Galenos, no sé por qué después nos decían «los galones», lo cierto es que uno de mis compañeros, el mejor requinto que he conocido, estudió guitarra en un conservatorio de Orizaba y se fusilaba todos los requintos de los tríos de moda: Los Ases, Los Panchos, Los Tres Reyes de Gilberto Puente, Los Dandys… y otros. Pues este mi genial cuate, no terminó la carrera de medicina, lo atrapó el alcohol, fue de los primeros de la generación que murió, con cirrosis alcohólica. ¡De lo que me escapé. Mis hepatocitos aún respiran!

Ya de residente, comenté mis jornadas de 36 horas sin dormir, durante una guardia en pleno hospital del CMN, con una «beca» apenas para subsistir. Yo tuve la ventaja de haber sido entrenado en Veracruz para las trasnochadas. Pero había cuates, que de plano se rajaban durante esas guardias. Vete a dormir, le decía a más de unos de ellos, yo te cubro la guardia. Nos especializamos en microeconomía.

La microeconomía la entendemos cuando analizamos para qué alcanzan los microsalarios o las micropensiones. En la salud, de momento están tratando de corregir el huachicol en la compra de medicamentos; es decir, mejorar la macroeconomía, y hay una gran alarma por dizque deficiencia de medicinas en el sector salud, aunque nos dicen que en macroeconomía «vamos muy bien». La verdad es que las correcciones en la macroeconomía no se reflejan de inmediato en la microeconomía, incluso ésta empeora: a los enfermos que no reciben medicamentos por el desabasto al tratar de corregir la macroeconomía, su microeconomía les impide comprarlos. Esto es como cuando una espina saca a otra espina; duele, pero posteriormente el dolor desaparece

Otro paciente, al que, por dolor intenso abdominal, le diagnostiqué litiasis vesicular —piedras en la vesícula— hace más de un año, cuando decían que la macroeconomía estaba bien, le propuse cirugía; tiene atención en dos hospitales del sector salud, y a pesar de haber acudido en ese lapso y en varias ocasiones a uno y otro hospital, no han resuelto su problema de extirpar esas piedras. Su microeconomía le impide buscar un médico privado para resolver su problema de salud. Por fortuna, no se ha complicado mortalmente grave de una pancreatitis aguda, por ejemplo.

En este momento en que estoy pergeñando este tema, se presenta un viejo lavador de autos, diabético, con úlcera en el pie, destilando pus con olor nauseabundo a carne humana en putrefacción. Hace más de un año lo vi con la úlcera, que apenas empezaba, le regalé la consulta, aspirina para la circulación, un antibiótico y recomendación de asearse. Nunca más regresó. La macroeconomía, según los voceros, estaba en ese tiempo «a todas margaritas». Hoy, este hombre con su microeconomía muy, pero muy jodida desde hace varios sexenios, llega en las condiciones descritas, pues hace unos dos meses «un especialista en pie diabético» le amputó el dedo del pie, y ya no le cicatrizó. Está desnutrido por la recomendación de no comer carne, ni mariscos ni huevos; es decir, ninguna proteína, siendo precisamente las proteínas de la alimentación el pilar para la cicatrización de cualquier herida. Esta recomendación del especialista en pie diabético lo está llevando a que las posibilidades de cicatrización sean nulas y que sea necesaria una amputación amplia de la pierna, lo que empeoraría aun más su microeconomía.

Cuando un sistema merme estas lacras sociales, sin importar las siglas o el color de un partido político ni la persona que lo represente, entenderemos a plenitud qué es la micro y macroeconomía, en tanto no queda más que «aguantar vara».

Posiblemente estos comentarios, para más de un lector, sean confusos, pero de lo que sí estoy seguro es que este enfermo analfabeta a punto de perder su pierna sí entiende de microeconomía, sin saber una jota de macroeconomía.

Pobre México, tan lejos de un supuesto dios todo poderoso y benevolente y tan cerca de los imperios del mundo. Esta frase es una de las enseñanzas de don Porfirio, masacrador de pobres y jodidos de Tomochic, Chihuahua; Río Blanco, Veracruz y Cananea, Sonora.

Lea Yatrogenia: www.kiskesabe.com

 
Otras publicaciones
Periodismo médico
Desventajas de la especialización médica
Desventajas de la especialización médica
¿Le conviene un médico internista?
¿Qué es la medicina interna?
Macario y la microeconomía
La mañanera y la salud
Laparoscopía difícil de vesícula
Dilema: cirugías necesarias o innecesarias
Extirpaciones de vesícula y apéndice innecesarias
Huachicol en diabetes
Huachicol en leucemia
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicoleo en diálisis?
¿Huachicoleo en diálisis?
Dializar a tiempo
Reversión en cáncer de próstata
Reversión médica
Lo médico incorrecto 2
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba