Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Justicia Salud Estado Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 618
  La revolución pacífica
 
Rosa Esther Beltrán
   
  El 1 de julio se cumplió un año de aquella victoria del 2018, que no fue la de una elección más, no, fue un triunfo extraordinario, trabajado, buscado durante más de 12 años y protagonizado también por miles de mexicanos que ofrecieron su confianza al ganador, y por ello venció con más del 50% de los votos en una elección donde el sufragio contó y se contó como nunca antes. No hubo dudas.

De un año a la fecha vemos a un presidente congruente con lo que ofreció en campaña, en su toma de posesión y lo que ha hecho en el transcurso del ejercicio en el poder presidencial. Un mandatario comprometido con los mexicanos.

Hace un año nos invitó a la unidad para construir un país distinto, mejor, yo diría que la convocatoria más clara fue a trabajar por la paz, instituir el desarrollo, la igualdad y, para ello, primero los pobres, trabajar con el México profundo, el olvidado y que abandonaron los gobiernos del PRIAN.

Ahora estamos ante un cambio de régimen que significa un gran desafío, que implica involucramiento ciudadano para mantenernos informados y colaborar, lo cual no es fácil, porque ello incluye esforzarse por discernir, ya que una gran cantidad de analistas y medios electrónicos descalifican, disminuyen, niegan, desacreditan y olvidan el fracaso del neoliberalismo —del que muchos fueron beneficiarios— y su corrupción, aunque es importante tener en cuenta que el presidente no es perfecto, que puede equivocarse y, por ello, en ciertos casos ha enmendado algunas decisiones.

El presidente ha pedido que le ayudemos a mover al «elefante reumático» que es el México actual, cuyos mayores escollos están en la economía y la incapacidad de algunos colaboradores más cercanos de su equipo a entenderlo y seguirle los pasos. Sus adversarios le critican porque creen que exagerada en su austeridad pero, ante el despilfarro de sus antecesores, la moderación y mesura se justifican.

No se puede ignorar que la política de los del PRIAN impulsó la descomposición social y corrupción, desintegró la vida familiar, fracasó en lo económico, de manera que el rescate de este país no se puede alcanzar en siete meses.

En una atmósfera festiva, López Obrador hizo recuento de los siete meses de su gobierno, expresando que de los 100 compromisos que adquirió en su campaña y en su toma de posesión a la presidencia, ha cumplido con 78. Un hecho que en lo particular valoro en todo lo que vale, es que el combate en contra del huachicol avanzó hasta un 94% con lo cual el país está ahorrando hasta 50 mil millones de pesos.

AMLO ha renunciado a los lujos, abandonó Los Pinos, redujo considerablemente su salario, desistió de viajar en el lujoso avión presidencial, vendió los numerosos automóviles blindados y la flota aérea de la presidencia, entre otras muchas cosas que muestran su austeridad. Lo cierto es que el pueblo está de acuerdo con su heterodoxia, porque nunca habíamos tenido un presidente así. No estamos acostumbrados a su ritmo de trabajo. Peña comenzaba a trabajar a las 12 del día, AMLO a las 6:00 am se reúne con su equipo de Seguridad y a las 7:00 comienza la conferencia mañanera.

Algunos aducen que su discurso del lunes 1 de julio fue simple triunfalismo, pero es su forma de comunicarse. Es natural en él porque no carga la parafernalia de sus antecesores. Su política pretende modificar a fondo el status quo, rompiendo esquemas. Lo dijo: «No es más de lo mismo». La vida pública de este país está en transformación. ¡Vaya que hay que celebrar!

¡Viejas Tristezas!

El doctor José Narro decidió renunciar a su octogenario partido, el PRI, en el que militó durante 46 años. El distinguido saltillense deja su querido partido debido, dijo, a una insultante actuación de los directivos en el proceso de selección de un nuevo presidente de ese instituto.

Consideró que en esta elección interna el priismo volvió a las formas centralistas y autoritarias que se creían superadas, y denunció falta de democracia interna y lejanía de la militancia. Ante esa renuncia hay voces que expresaron que Narro era la mejor oportunidad para construir un partido sólido e independiente.

Su salida inició un pequeño desfile de renuncias y denuncias de encumbrados y eminentes priistas. Los que pretendían competir por la presidencia secundaron su crítica al proceso interno diciendo que parecía que el PRI se empeña en autodestruirse. Criticando los contradictorios dichos de la todavía presidenta, Claudia Ruiz Massieu, que ante un partido literalmente roto y dividido resaltó que el registro de varias candidaturas fue con apertura y transparencia. ¿Y las críticas y denuncias y renuncias? Según Claudia, no pasa nada; como su tío Carlos: «ni los veo, ni los oigo».

Alejandro Moreno, «Alito», fue tildado de «chapulín» al no respetar el voto que lo llevó a gobernar Campeche, donde debió fungir hasta 2021. También fue acusado de enriquecimiento inexplicable. Se reveló que es propietario de una residencia de más de 46 millones de pesos construida en dos años en los que declaró ingresos anuales por 5 millones de pesos. Además, se le acusa de involucionar el proceso de elección de la dirigencia, viciado por las viejas prácticas de la cargada y el acarreo. ¡Viejas tristezas! Las costumbres son leyes, dice el refrán, y los reclamos de los militantes y aspirantes a los cargos muestran que cambiar al octogenario partido va más allá de la utopía, raya en el sueño imposible.

El inefable, priista de viejo cuño, Mario Flavio Beltrones, anunció que no acudirá a votar el 11 de agosto porque considera que el padrón del partido es irregular; asimismo, Beatriz Pagés, diputada federal renunció al PRI.

La renuncia del también coahuilense Rogelio Montemayor también cimbró a la opinión pública, porque fue un fiel e incondicional aliado del «Grupo Compacto» de los entonces jóvenes tecnócratas antipopulistas conocidos como los «Chicago Boys», con Manuel Camacho y Carlos Salinas de Gortari a la cabeza, con ellos el Estado mexicano renunció a la rectoría del Gobierno y se la entregó al mercado, y los pobres y marginados fueron abandonados a un capitalismo salvaje bajo las frías reglas de la globalización. En esa etapa se vendieron más de mil empresas, algunas con razón, otras sin verdadera justificación. En Coahuila AHMSA se vendió a precio de oferta a Alonso Ancira y Xavier Autrey Maza.

Ancira fue detenido en España acusado de vender a sobreprecio una planta de fertilizantes a Pemex de la que, presuntamente, don Rogelio fue socio. Montemayor ahora es presidente del Clúster de Energía de Coahuila, su meta es explotar el gas shale víafracking, actividad prohibida por el actual gobierno federal.

En su misiva, Montemayor acusa de seudoelección al proceso del PRI hacia el 11 de agosto. Subraya que en la elección de 2018 la ciudadanía envió al PRI un mensaje muy claro: «…basta de corrupción, impunidad, inseguridad, soberbia y desapego de las necesidades populares… fueron demasiados personajes a quienes el partido llevó a cargos… que han saqueado y endeudado a sus estados —¿cómo dijo?, ¿alude a alguien de Coahuila?, ¿podría ser más claro doctor—, personajes corruptos y cínicos que abusaron de su cargo…».

La hegemonía priista terminó con Enrique Peña Nieto, ahora se muestran incapaces de redimir a su instituto, prefieren agotarse en jaloneos que reconstruirse. Ellos eligen.

 
Otras publicaciones
¿Es catastrofismo o realismo?
Que hable la desigualdad
¡En legítima defensa!
Son nuestro orgullo
Persecución y acoso
Grupo México, impunidad ambiental
Luz y sombras
Sendero sinuoso
La crisis de la biodiversidad
La esperada visita
Afores, otra forma de despojo
Gratitud por una lucha sin tregua
Don Raúl Vera
La disculpa pública
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
Ganadores y perdedores*
La ética y la credibilidad
El quehacer de un diputado
El programa de Salud de la 4T
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba