Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 617
  Actuación y política
 
Gerardo Moscoso
   
  Un actor, si está bajo de energía durante una función, por las causas que sean, y no la produce y controla, sucede que pierde credibilidad, —verdad escénica— y va desarrollando su trabajo de manera rutinaria, cayendo en un estilo «naturalito», o, si no, imitando a aquellos personajes que serían su álter ego. Si hacen pausas, —eternas a veces—, sin contenido emocional, viene la mala actuación y aparece el fingimiento, la falta de autenticidad, de sinceridad y de precisión que todo buen actor o político debería tener para desempeñar su personaje como creador o aspirante a servidor público del más alto rango.

A los políticos les suele suceder lo mismo que les pasa a muchos actores cuando, a fuerza de repetir siempre el mismo choro o texto, se cansan, mecanizan y sacan la función o el discurso adelante, porque no les queda de otra, es su chamba.

Me explico: Esto pasa cuando hay mal entrenamiento en la política y la actuación, se desconcentran y, como consecuencia, aparece el fingimiento, la ocultación —«yo tengo otros datos»—, la simulación y el estereotipo, por lo que el pueblo y público, por muy manipulado y desinformado que pueda ser, acaba finalmente, por no creerles.

Esto mismo que les sucede a los malos actores con reiteración, ahora les ocurre en gran parte a los políticos de la 4T —Jesusa Rodríguez, Sergio Mayer, Olga Cordero, AMLO y su carnal Marcelo, etc.—, son pésimos actores. Muchos de ellos ni saben conferenciar ante la gente. Obsérvelos bien, analícelos a fondo y saque sus conclusiones.

Hay que prepararse para enfrentar al público, tener pasión por su trabajo, buena dicción, proyección de voz, resistir los embates que, para bien —aplausos, halagos, hurras, vivas, bravos y demás adulaciones—, o para mal —abucheos, mentadas de madre, bolsas con orines o rechiflas—, reciben de la gente a la que políticos o actores se quieren dirigir.

Pero, sobre todo, debería de haber una elemental congruente entre la palabra y la acción, una verdad tan palpable para la audiencia a quienes se dirigen para que no quede un resquicio de duda en la credibilidad del orador o del histrión.

 
Otras publicaciones
La nueva burocracia «democrática»
Ceuvoz, la palabra diciente (1)
¡No al maltrato a los animales!
Asumir nuestra responsabilidad
Evidencias del caminar
Oportunismos políticos
A 11 años de ausencia
Lo que estamos viviendo
27 de Marzo Día Mundial del Teatro
¡Stop, alto al maltrato a los seres vivos!
“Tutti-frutti” apocalíptico
La Escuela de Psicología de Torreón
Los valores del espíritu
Adiós, Rosenda Monteros
Festividad medieval
X Aniversario Javier Soto Academia
Para la insatisfacción, consumismo
¿Conciencia de gremio en el teatro local?
La gigantesca estupidez humana
Temas a debatir
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba