Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Sociedad Reportaje Gobierno Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 617
  El principio de Peter del alcalde de Torreón
 
Francisco Aguirre Perales
Twitter: @aguirreperalesf
   
  Jorge Zermeño, actual presidente Municipal de Torreón, gobierna ese municipio no porque posea cualidades de buen administrador en las áreas que conforman la alcaldía, pues apenas empezando su periodo al frente de la comuna y ya ha hecho algunos cambios en titulares de departamentos, lo que indica que la selección, como su círculo de primera línea, no respondió de acuerdo con la carga de trabajo que requiere caminar a un ritmo más acelerado, ya que los problemas lo han rebasado, con riesgo de que su acumulación se convierta en una bola de nieve.

Dice el alcalde que los cambios obedecen a que se necesitan respuestas rápidas a la problemática que hay que atender de manera inmediata, expresión traducida como que el paso del tiempo ha sido más lento que el ritmo de las necesidades ciudadanas acompañadas de sus consecuencias, por lo que esperamos que la decisión de las permutas anunciadas sean efectivas, pues de lo contrario, si los nuevos componentes no funcionan en la medida necesaria para abatir las dificultades de la ciudad, entonces es fácil concluir que se debe cambiar de alcalde y no de subalternos.

Cabe preguntar, ¿cuál fue la razón por la que los electores laguneros lo escogieron para dirigir la ciudad? Si andamos por los caminos para dilucidar esa cuestión descubriríamos, entre otras cosas, que su fama la tiene ganada como una persona honesta, lo que no necesariamente derivaría en un gobierno eficiente y eficaz, además de tomar en cuenta que está inmerso en una condición arraigada en la derecha, en el conservadurismo.

Jorge Zermeño sigue teniendo a Torreón como una ínsula, pues denota cierta resistencia a tomar la mano que le ha tendido el gobernador, dando clara muestra de que su trabajo, como jefe de la ciudad, quiere realizarlo sin esa ayuda y demostrarlo a sus correligionarios para que alguno siga el camino en el próximo periodo municipal, aunque su perfil le indique que la labor debe alcanzar a todos los habitantes, sean del partido que sean.

Qué pasa con la potencia de un poder fáctico como es la iniciativa privada, que sin que se llegue a los enfrentamientos pueden evidenciar su fuerza, por lo que es necesario que se aglutinen en un conjunto de uniones, cámaras y organizaciones, que no solo trabajen por sus agremiados sino que en alianza con la autoridad municipal coadyuven al progreso de esa ciudad tan importante y que por ende dispersen los beneficios para toda la ciudadanía y las futuras generaciones.

Una de las vías por las que debe transitar el señor Zermeño es congeniar con los factores reales de poder de su ciudad que trajinan en forma cotidiana, como son las organizaciones, y no precisamente políticas, sino aquellas que aportan la fuerza laboral, económica, académica, los líderes de los sindicatos poderosos, los dueños del dinero, en fin, personajes que les gustaría ver que su ciudad, con su apoyo, camine por la solución de sus problemas, de esos de los que habla el alcalde en relación con los cambios en su gabinete, el cual debe ser designado con base en un equilibrio de fuerzas específicas, no tanto políticas.

Los problemas tienen su solución con base en una planeación estratégica, pensando en cumplir objetivos derivados de los planteamientos hechos durante la campaña política, y encausándolos mediante la elaboración de un diagnóstico, tomando en cuenta las fortalezas e identificando las limitaciones basadas en una administración de riesgos y enfrentarlos para concluir con la implementación de programas en forma priorizada y darles seguimiento hasta su consecución.

Torreón es una parte muy importante de Coahuila, en la que su gente amanece todos los días con el ímpetu de progreso, y que no debe detenerse por un decaimiento nada más porque la autoridad rivaliza con las jerarquías por ser de otro partido, sin tomar en cuenta que esa actitud daña a la ciudad y a sus habitantes.

No se caiga en caprichos, pues el tiempo apremia.

¿O esa actitud es porque prevalece el principio de Peter?

Se lo digo en serio.

 
Otras publicaciones
Movimientos para la carrera gubernamental
La deuda que frena a Coahuila
Verdad absoluta
La inmortal ópera y la maestra Beba Rodríguez
El peso de las elecciones intermedias
El juego que todos jugamos
Perfiles políticos
Candidatos potenciales a las presidencias municipales
PRI, PAN y la ansiedad
Rescatar la presidencia de Torreón
Camino a palacio
El progreso de la Región Sureste de Coahuila
El obispo de Saltillo y la LGBT
Opacidad, deshonestidad y Estado de derecho
Los cambios gubernamentales y la democracia
Respeto al origen de nuestra ciudad
El perdón a los saqueadores
El perdón a los saqueadores
Los hombres del gobernador
Los hombres del gobernador
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba