Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Sociedad Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 617
  Dilema: cirugías necesarias o innecesarias
 
Ignacio Espinosa Solís
Sitio Web: www.kiskesabe.com
   
  Si a los 30 años usted tiene las amígdalas y el apéndice, lo más probable es que usted sea médico. Reza un apotegma, y me suena a que este proverbio es válido, soy médico con 73 años de edad, 50 años de ejercer la profesión y conservo mis amígdalas y el apéndice.

El Dr. Vicente Guarner, cirujano de la vieja guardia, de quien recibí algunas lecciones directas durante mi entrenamiento de especialidad, escribió un texto de este controversial tema de las cirugías innecesarias. Lo comento porque es vigente en el momento actual. Me consta.

http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/14958/public/14958-20356-1-PB.pdf

«Definamos: lo innecesario en la vida humana es aquello que resulta superfluo, que no hace falta, algo que se lleva a efecto y de lo que definitivamente se puede prescindir. Se considera necesaria una intervención quirúrgica cuando los beneficios que se obtienen con ella son: incremento en la esperanza de vida, alivio del dolor y mejoría en la capacidad funcional, exceden las consecuencias negativas de la misma: los riesgos de morbilidad y mortalidad, la ansiedad que precede a la llegada al quirófano, el dolor ocasionado por la intervención y el tiempo laboral perdido; además, que los inconvenientes sean ampliamente compensados por los beneficios.

«Un estudio británico publicado en 1967 en la revista New England Journal of Medicine puso en evidencia algo sorprendente: los cirujanos de Estados Unidos realizaban el doble de intervenciones quirúrgicas per cápita que sus colegas del Reino Unido. Cuatro años después, un segundo análisis realizado con ese fin en la Unión Americana demostró que, en 25% de los casos, cuando se indica una intervención quirúrgica, una segunda opinión la desaconseja. Por esto, en lo personal, recomiendo que el enfermo busque una segunda opinión si le propongo tratamiento quirúrgico.

«Por la misma fecha, estudios realizados respecto a amigdalectomías y adenoidectomías demostraron que 50% de los casos eran de pacientes menores de 10 años a quienes se había intervenido sin que obtuvieran beneficios demostrables.

«Un grupo de evaluación médica puso de manifiesto el empleo inapropiado de tres procedimientos en 13 zonas geográficas distintas de Estados Unidos. Del total de angiografías coronarias, mil 677 casos (17%) resultaban innecesarios, así como 17% de las endoscopías gastrointestinales y 32% de las endarterectomías carotídeas.

«No obstante, todavía en nuestro momento, en un hospital privado de prestigio de la Ciudad de México —y podría escogerse cualquier otro como ejemplo—, 9% de los apéndices operados por vía convencional resultan sanos, lo mismo en el caso de 30% de los intervenidos por vía laparoscópica y enviados al laboratorio de patología.

«Nunca habíamos dispuesto de un procedimiento tan acertado y específico como el ultrasonido para estudiar la vesícula biliar y, sin embargo, en nuestros días se extirpan más órganos normales de ese tipo que antes. En efecto, la cirugía laparoscópica ha incrementado, en forma alarmante, el número de colecistectomías —extirpaciones— de vesículas que el estudio histopatológico revela después normales.

«En 1969, Bolande observó que la amigdalectomía, operación que se efectuaba repetidas veces, pese a no haber suficiente justificación científica para ello, se realizaba con mayor frecuencia en niños de un nivel social alto que de la clase media. Tal hecho indujo a ese autor a divulgar ampliamente la idea de que hay una relación entre tonsilectomía —amigdalectomía— y estatus social.

«Ahora, para terminar, cabe cuestionarse: ¿por qué si en nuestra época se ha logrado un enorme desarrollo tecnológico de la medicina se efectúan todavía operaciones innecesarias? Aquello que en sus comienzos fue producto casi exclusivamente de la ignorancia es hoy un problema complejo donde confluyen muchos factores:

«Incentivos financieros. Es esta la idea popular que prevalece: que el médico opera con fines lucrativos. Ya en 1911, Bernard Shaw, el dramaturgo inglés, en el prefacio de su obra teatral The Doctor’s Dilemma, deplora que los incentivos pecuniarios derivados del arreglo del pago por servicio impulsen al médico a un ejercicio deshonesto de su profesión. Por más que ello no siempre sea cierto, curiosamente LoGerfo demostró en 1982 que las operaciones innecesarias se practican, en términos estadísticos, más a menudo cuando el médico ejerce de manera privada su profesión que cuando labora en un servicio institucional.

«Falta de fundamentos cognoscitivos en la práctica quirúrgica. Muchas veces el cirujano se adelanta a la indicación quirúrgica sin haber estudiado de modo apropiado al enfermo. Tal es el caso de la enorme proporción de operaciones antirreflujo que se llevan a efecto en nuestros días con una escasa valoración del paciente y que, desde luego, generan malos resultados a largo plazo. Finalmente, el cirujano se equivoca. Todos los cirujanos nos hemos equivocado. Afirma Guarner: todos hemos efectuado extirpaciones de apéndices sanos alguna vez; pero aquel que de cada cinco apendicectomías sólo encuentra una apendicitis, merece, la primera vez, una llamada de atención del Comité de Tejidos y, la segunda, una sanción. O carece de experiencia o es amoral».

 
Otras publicaciones
Periodismo médico
Desventajas de la especialización médica
Desventajas de la especialización médica
¿Le conviene un médico internista?
¿Qué es la medicina interna?
Macario y la microeconomía
Los de abajo
La mañanera y la salud
Laparoscopía difícil de vesícula
Extirpaciones de vesícula y apéndice innecesarias
Huachicol en diabetes
Huachicol en leucemia
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicol en leucemia?
¿Huachicoleo en diálisis?
¿Huachicoleo en diálisis?
Dializar a tiempo
Reversión en cáncer de próstata
Reversión médica
Lo médico incorrecto 2
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba