Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Gobierno Covid-19 Medios Luces y sombras Opinión Firmas  
 
 
  Edición 616
  La raíz de la crisis
 
Editorial
   
  Existe una propensión en diversos sectores, entre ellos algunos de los más influyentes, a descalificar anticipadamente al presidente Andrés Manuel López Obrador y augurar el fracaso de su gobierno para atribuirle después la ruina de México y provocar el repudio de quienes «equivocadamente» votaron contra el statu quo causante de la crisis nacional y de la masiva miseria. Como si AMLO hubiera recibido un país en jauja, libre de violencia, corrupción e impunidad; con un liderazgo sólido e instituciones igualmente robustas, respetado dentro y fuera de sus fronteras.

La situación actual se debe no solo al expresidente Peña Nieto, responsable del desastre por su función nominal de jefe de Estado y de gobierno, sino también a quienes, sin costos, ejercieron el poder; no entre bastidores, sino a la vista de todos. El país lo supeditaron a sus intereses. ¿O advirtieron, como ahora lo hacen, de los riesgos por el manejo de Pemex y de su deuda explosiva? ¿Denunciaron los excesos en el gasto público y las violaciones sistemáticas a los derechos humanos?

Evidentemente, se sentían más cómodos con un presidente pusilánime y una democracia corrompida, preferible, según el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, a una dictadura. A menos, claro, que fuera perfecta como la de Salinas de Gortari, de la cual surgió un club de multimillonarios merced a la privatización de entidades públicas. Con el garlito de la modernización, políticos y empresarios vinculados al poder se repartieron cual botín una parte del patrimonio nacional.

El gobierno de López Obrador ha incurrido en errores graves y el país empieza a pagar las consecuencias, pero hasta hoy no son mayores que los de Peña Nieto, y ojalá no los exceda; no por bien suyo, sino de la nación y de los millones que en él confían. Cambiar un régimen viciado, ineficaz y al servicio de las élites, por uno de raíz social, comprometido con la mayoría, llevará tiempo, entraña enormes dificultades y presiones de toda naturaleza; abiertas y embozadas.

En el proceso se han cometido fallos, injusticias y arbitrariedades inexcusables, mas ninguna autoridad, en sus cabales, expondría intencionalmente la vida de personas en clínicas y hospitales por suspender el abasto de medicamentos y otros insumos indispensables para su operación. El sistema de salud colapsó en el sexenio de Peña, quien entregó finanzas públicas sin margen de maniobra y al país con una deuda exorbitante; la cual, como la de Coahuila, guardada la proporción, no se explica sin obras ni infraestructura, pero sí por la riqueza de una clase cínica y venal.

Los costos del sometimiento al poder y el silencio frente a la corrupción, la soberbia, las deficiencias e incapacidades del gobierno de turno serán siempre onerosos. En el caso de la actual administración, sin embargo, los errores se magnifican, y acuerdos como la cancelación de aranceles del vociferante Donald Trump se minimizan o tratan de desvirtuarse. Las agencias calificadoras de riesgo crediticio, cuya laxitud con los bancos de Estados Unidos contribuyó a la crisis financiera global de 2008, se han unido a la embestida de los sectores antiAMLO para imponerle condiciones. Desearían un presidente de ornato, de florero, como Peña, no uno que separe con claridad los poderes público y privado cuya cohabitación envileció la política y tuvo para el país resultados devastadores.

 
Otras publicaciones
En el peor de los mundos
Derivas autoritarias
Después del virus
Sobre un barril de pólvora
La raíz del desafecto
Soluciones incendiarias
Francisco, el mejor líder
En manos del pueblo
La vía de las urnas
Cuestión de principios
Libertad y justicia
Cultura de muerte
El enemigo está dentro
Exigencia ética
Frente al éxito, mesura
En el puño de AMLO
AMLO, el primer año
Alcaldes, ¿nuevos líderes?
Cómplices del poder
Orgullo abatido
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2020. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba