Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Reportaje Justicia Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 615
  ¿Desearías volver a empezar?
 
Sergio Arévalo
   
  Si tuvieran una lámpara con su respectivo genio, ¿qué pedirían? Sería como la novela mexicana donde Itati Cantoral trabajó con su ex esposo Eduardo Santamarina y solicitarían «salud, dinero y amor», aunque lo último según la versión de Disney va en contra de las reglas, porque aunque pareciera que no, hasta la magia tiene sus restricciones, ¿pedirían algo para ustedes o para alguien más?

O vamos a ponernos de lado del genio, ¿qué les molestaría que les pidieran? Póngase en situación. Usted no es un pobre mortal que va a trabajar en Uber o taxi, rellena cada año la declaración del SAT y tiene una hipoteca en el banco ¡No! usted es una criatura todopoderosa obligada, por culpa de una maldición antiquísima, a vivir en una lámpara decorada a su gusto y a convertirse, cada vez que alguien le saca brillo, en el esclavo de un sujeto al que debe conceder tres deseos, con sus respectivas restricciones, pero dejando la puerta abierta para cualquier excéntrica situación. Ya me imagino una huelga de genios manifestando por la falta de seriedad y responsabilidad social de sus amos o algo así como #VotosSinPlástico.

Algunos creemos que Aladino malgastó uno que otro deseo, o debió de ser más claro en lo que solicitaba, y es que tantas veces nos han contado la historia de una u otra forma. La historia original de Las mil y una noches, una de las más famosas en la cultura orienta, tuvo su mayor popularidad gracias a Disney, que ya uno se pone a reflexionar, ¿por qué no pidió ser hechicero o sultán? Así ¡pum! nada de acuerdos y directo la boda

Por cierto, el imperio Disney lo volvió hacer, ahora con la nueva entrega live action de Aladdin. La casa del ratón tenía más de 25 años de haber producido la versión animada con voces emblemáticas como la del desaparecido Robin Williams (voz del genio). A finales de mayo llegó una versión con un nuevo mensaje, se podría ser más contemporáneo, y es que en 20 años pareciera que no, pero hay cosas que cambian, por ejemplo el lugar de la mujer.

Historias como La sirenita, Cenicienta, La Bella Durmiente, entre algunas otras, forman parte del inconsciente colectivo de millones de cinéfilos del mundo que han crecido rodeados de la magia del legado de Walt Disney, reconocido fundador de una de las compañías más grandes en el mundo. Recordar es volver a vivir, y las estrategias de Disney para atraer y mantener al público que lo sigue, siempre o casi siempre han resultado exitosas.

La mayoría de veces la empresa juega con el factor nostalgia para recordarle a los más grandes el niño que llevan dentro, pero no ha olvidado que la sociedad está cambiando, que los temas son otros, por ejemplo el posicionamiento de la mujer en el sentido de que ya no venden la idea de una princesa sumisa y esperando al príncipe ¡No! Ahora piensan en el amor a la par que en querer cumplir sus sueños.

Entonces, ¿qué pedirían? ¿La inmortalidad? ¿Serían capaces de ver a sus parientes envejecer y morir? ¿Qué no permitirían que les pidieran? Porque como les puede tocar un amo carismático como Aladdin, puede ser mandón como Jafar. La verdad es que por ahora no contamos con genios, y tampoco daremos frases motivacionales, lo que si es que los deseos vienen de sueños y son por esos sueños por los que debemos de trabajar.

 
Otras publicaciones
La Casa de las Flores
Tararará
Friends
¿Te atreves a decir que eres bueno?
Oye Juana no te vayas
Peor que una mentada
Arte ¿Para qué?
Gerascofobia
La apuesta de un remake
Háblame de ti
Solteras
Llévele llévele, ya llegó la FILC
Spoiler
Adieu
Dumbo
El talento no entiende de discapacidades
Ganar un Oscar en México
Estrategia
El príncipe azul
¿Realmente queremos conocernos?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba