Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Elecciones Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 614
  Perfiles políticos
 
Francisco Aguirre Perales
Twitter: @aguirreperalesf
   
  El olfato político merodea el ambiente palaciego y amenaza indagar el territorio perteneciente al Poder Ejecutivo Estatal, a sabiendas de que desde ahí se puntualizará el camino que esclarecerá los nombres que el próximo año harán frente a los candidatos de los partidos opositores a los del partido en el poder.

Ésta será la primera prueba que enfrente el gobernador Riquelme, en la que tiene que emplear su materia gris para que le dé la facilidad para saber escoger, hay que decirlo, a los contendientes de su partido para ocupar las curules en el Congreso del estado, y obtener la tranquilidad de que sus iniciativas transitarán en aguas mansas para lograr su aprobación.

Si esa decisión se la dejara al presidente de su partido, cuya capacidad para dirigirlo es artificial, huera, y que no siguiera la costumbre, por no decir la imposición, de que el gobernador es el que decide quién deberá contender por los puestos de alcaldes, diputados locales, federales y su propio sustituto, sería un galimatías, pues el dirigente del partido no ha mostrado tener una madurez política y una perspicacia para diferenciar los juegos de poder, por lo que situaría en un mal equilibrio a los candidatos que él propusiera y los haría perder en mayor cantidad que los que jugaron en la anterior ocasión.

Para enlistar a los posibles corredores con un mayor margen de triunfo se necesita primero reforzar la unidad partidista a fin de fortalecer la calidad de los escogidos, los cuales deberán ser aceptados primero por los miembros del instituto político, que luego los propondrá al electorado para convencerlos con el fin de que sean aceptados considerando las aptitudes de los propuestos, que además sean recipiendarios de conocimientos académicos, una honradez sin mancha y una independencia real, que dé prueba de una sana distancia con los poderes políticos y fácticos, sobre todo estos últimos, ya que reúnen una fuerza que podrían cambiar las rutas de beneficio social.

Para que el presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) pueda escoger a los candidatos para las contiendas que se avecinan debe tener autoridad formal, es decir, poseer poder dentro de su institución, no la que le fue endosada por quien lo puso ahí, pues en este caso el poder es de quien lo designó, y no hablo del Consejo Político, lo que quiere decir que la selección de los elegidos a un cargo popular no provendrá del dirigente del partido sino del que lo que lo distinguió poniéndolo al frente, por lo que se convierte en solo un instrumento del que se vale el mandamás y que solo lo efectúa en su papel de cumplidor de lo que le ordenan.

El puesto de Presidente del PRI estatal es inalienable, es decir, no se puede ceder y si lo hace es para obtener una recompensa, lo que le da derecho a tener acceso a una candidatura, como por ejemplo, la Presidencia Municipal de Torreón o una diputación, porque permitir que dirijan las operaciones cuando eres dirigente no es gratis, no es creíble.

Lo que tiene que hacer la dirigencia estatal del partido es evitar a toda costa un clima de antagonismos dentro de sus filas, pues hoy en día existen militantes que se sienten con derecho a ser escogidos para alguna candidatura, y que de lo contrario podrían crear un clima que desemboque en riñas fratricidas que incidan con mayor fuerza en el deterioro que sufre el partido del que ya de por sí tiene.

El PRI ya no vive los tiempos en que hacía gala del corporativismo y la amenaza a los empleados del sector gubernamental para que votaran por los seleccionados, y a trabajar con apoyos económicos para que realizaran tareas en fechas de elecciones y a utilizar métodos antidemocráticos de manera que triunfaran sus candidatos.

La ideología de sus ideas fundamentales son las que deben prevalecer cumpliéndolas estrictamente, pues solo se transforman en frases que el partido no ha puesto en práctica en su rigurosa dimensión, pues no solo ha hecho a un lado los postulados partidistas, sino que ha caminado según las conveniencias de las autoridades salidas de ese instituto político ya en su etapa como asentados en los órganos de poder.

De seguir de esa forma contribuirán a rematar a su partido, ya casi desaparecido.

Se lo digo en serio.

 
Otras publicaciones
El juego que todos jugamos
Candidatos potenciales a las presidencias municipales
PRI, PAN y la ansiedad
Rescatar la presidencia de Torreón
Camino a palacio
El progreso de la Región Sureste de Coahuila
El obispo de Saltillo y la LGBT
Opacidad, deshonestidad y Estado de derecho
Los cambios gubernamentales y la democracia
Respeto al origen de nuestra ciudad
El perdón a los saqueadores
El perdón a los saqueadores
Los hombres del gobernador
Los hombres del gobernador
Cambios en el gabinete
AMLO y la revocación del cargo
¿Existe desarrollo urbano estatal?
Los delegados de López Obrador
¿La refundación del PRI?
¿La refundación del PRI?
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba