Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Sociedad Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 614
  Crisis migratoria 2019
 
Carlos Aguilar
   
  El gobierno federal se resiste a reconocer que el fenómeno migratorio en México constituye un problema de control social y de autoridad, pese a que los volúmenes y orígenes de personas que ingresan ilegalmente a nuestro país, aumentó radicalmente durante el último trimestre en este año 2019.

Algunas cifras apuntan a que durante los últimos seis meses llegaron a México 300 mil personas que ingresaron ilegalmente a nuestro país en busca de llegar a Estados Unidos y que en su paso al menos pernoctaron entre una semana y un mes.

Las autoridades de migración en México sostienen que deportaron a sus países de origen a 41 mil personas que no lograron establecer un estatus legal de su presencia y a quienes además se les rechazaron solicitudes de estancia provisional o permanente.

En contraparte, las estadísticas del gobierno norteamericano aseguran la expulsión de 400 mil ilegales entre el año 2018 y lo que va del 2019 (Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza).

Además, el gobierno del Donald Trump radicalizó su política de asilo y limitó sustancialmente este tipo de permisos, situación que afectó a México pues durante el tiempo de espera para aprobar o rechazar las solicitudes los migrantes de cualquier origen tienen que esperar en la frontera mexicana.

Recientemente, en la frontera de Piedras Negras con Eagle Pass, un grupo de migrantes centroamericanos cruzó por la fuerza en las casetas del puente internacional número Uno, situación que provocó el cierre del cruce y por consecuencia afectaciones serias en el tránsito legal de personas y mercancía en este puerto fronterizo.

En esa misma frontera, durante la última quincena de abril y la primera de mayo, se registró el deceso de al menos una decena de migrantes centroamericanos, entre ellos varios menores de edad.

La cantidad de personas que ingresaron, la forma en la que lo hacen ahora en caravanas y familias, además de un número importante de menores solos, debe llamar la atención de las autoridades de los países involucrados.

No es un secreto que el segundo nivel de captación de recursos más importante para la delincuencia organizada es el tráfico y la trata de personas a nivel mundial y el fenómeno alcanzó a países de Centroamérica como Guatemala, Honduras y El Salvador (ellos ponen a los migrantes, México los recibe y Estados Unidos los rechaza).

La estrategia parece ser muy clara, o al menos así lo indica la lógica, provocar inseguridad, terror y pobreza en esos países para que generar la movilidad de personas pobres, ignorantes, sin opciones y condenados a la marginación, el maltrato y finalmente la muerte.

La propia secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que el flujo de migrantes africanos, de Medio Oriente y centroamericanos aumenta de forma radical.

La crisis de la migración no sólo se presenta en México, es un fenómeno globalizado que involucra a los países antes mencionados y que mientras no se aborde como tal y con un verdadero liderazgo de Naciones Unidas, que obligue a los países involucrados a canalizar recursos y pacificar a los países del origen del problema, nada va a cambiar y el problema va a continuar e incluso va a empeorar.

Hay que concluir que hay quien no quiere ver, no puede o no desea observar, que sí hay una crisis migratoria y que la situación tomará, tarde o temprano, tintes de mayor violencia, rechazo y discriminación.

 
Otras publicaciones
Suicidios vs. muertes violentas
Segundo capítulo trágico y oscuro en historia moderna…
Culiacán: ¿inicio de la época oscura?
Morena, de antaño paternalismo…
China: encuentros cercanos…
Presidencialismo presupuestal 2020: ¿Estados Unidos Mexicanos?
Primer informe de gobierno federal: «sin novedad»
Mujeres: marcha, violencia y gobierno
Fiscalía General: crisis de imagen
AMLO: oposición presidencial…
A las carreras con la Guardia Nacional…
Consulta Infantil-Juvenil 2018: Barbas a remojar…
Política-gobierno vs. lucha libre…
Renuncias y nuevas designaciones: ajustes y desajustes
PRI-PAN: oposición o comparsa
Las cuentas y los cálculos presidenciales…
Colosio: miedos y daños…
Giras presidenciales: ¿algo quieren?...
Gas y electricidad: más poderosos que el presidente
Migrantes: caravana de dolor y drama
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba