Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Migración Reportaje Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 614
  Los frentes abiertos de Pemex
 
Abraham Álvarez Ramírez
   
  El nuevo gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador está dispuesto a manejar su gobierno no solamente con lo que en un principio se le solía nombrar austeridad republicana, sino a lo que muchos critican y su persona defiende como austeridad franciscana.

En ese sentido, como antecedente debemos de entender que nuestro país es un país de contrastes. Divergencias culturales, sociales, étnicas, y de muchas formas. Acostumbrados a casi un modus vivendi, la corrupción nació, creció y se desarrolló a tal grado, que no había lugar en la sociedad en la que no cupiera la corrupción.

Dentro de esa realidad, y con un alto grado de hartazgo social, se presentó la oferta política de AMLO que salió avasalladoramente triunfadora. La corrupción es la madre de que nuestro país esté en ruinas —afirma— y es el origen de todos los males, por eso hay que combatirla. Un primer ataque fue el recorte al gasto corriente de las dependencias de gobierno. Un segundo frente fue la reducción de salarios de los funcionarios, en donde nadie puede ganar más que el presidente de la República. Un tercer golpe fue el recorte grave a la educación superior y un susto por querer vulnerar la autonomía universitaria.

En resumidas cuentas, el Estado como eje rector de toda operación que beneficie al bien común y al desarrollo económico. El libre mercado ya no puede operar a diestra y siniestra, y en ese orden, había que desarticular la corrupción de economías importantes para el país: Pemex. A continuación, relato tres sucesos que se han dado en torno a un viraje en la administración de Petróleos Mexicanos:

1. Romero Deschamps y sus zalameros. En medio de embates por tratar de destruir los cacicazgos sindicales y el robo de combustibles, se logró que un grupo de disidentes sindicalistas mineros ampliaran una denuncia del tipo penal que interpusieron en el año 2016 contra el líder del sindicato petrolero y once personas de su primer círculo, en donde se les infiere delitos de lavado de dinero, fraude, delincuencia organizada y enriquecimiento ilícito. A manera de charrismo, Deschamps y sus zalameros han dilapidado, vendido y se apropian de bienes muebles, inmuebles y de dinero que es de pertenencia a los agremiados al sindicato; aquí se incluye también la actitud permisiva para actos de huachicoleo (robo clandestino de gasolina).

2. Los contratos irregulares de la paraestatal. PMI Comercio Internacional fue creado en el año de 1989 como entidad privada cercana a Pemex, cuya actividad principal (dentro de las 40 que se le atribuían) era la de comercializar el petróleo mexicano en el exterior. Pero dentro de las otras «funciones» se dedicaba a realizar inversiones, en compañías offshore que en su momento se establecieron en paraísos fiscales, en donde según registros de la propia paraestatal, sus opacas cuentas acumulan un excedente desde hace más de dos décadas y que desde la administración de Peña Nieto se ordenó que se liquidara PMI y todas sus filiales. Tanto gobiernos del PRI, como gobiernos del PAN, fueron los que permitieron que la compañía PMI permitiera servir de intermediaria, al grado de que las ganancias para Pemex eran manejadas por completo en contabilidades privadas y sin rendir cuentas de los manejos financieros. Por lo pronto, ni la titular de la secretaría de Energía, ni el director general de Pemex, han explicado el procedimiento seguido para intervenir estas compañías privadas y sus cuentas bancarias.

3. La construcción de la refinería Dos Bocas. Hace poco, AMLO anunció que su gobierno construirá una refinería en el puerto de Dos Bocas, en el Estado de Tabasco. Esta decisión se toma después de declarar desierta la licitación, en donde se dijo que las propuestas superaban las condiciones económicas para construirla. Pemex y la Secretaría de Energía serán los encargados de la construcción de la refinería. Muchos ven dentro de esta incertidumbre que se ha generado, un viraje a la política energética del país, donde se tendrá como prioridad a la extracción del petróleo. Aunque muchos lo ven como un atentado a las metas sobre el cambio climático al privilegiar la extracción de hidrocarburos, por otra parte, es cierto que obedece a asegurar una autosuficiencia energética, como un asunto de seguridad nacional.

Por lo dicho, los frentes abiertos de Pemex, al igual que muchos otros que suceden cada semana han preocupado a muchos especialistas por darle un giro de una política estatista a la toma de decisiones. Con el tiempo sabremos si está formula, funciona como lo que es, un refrito de la política de «desarrollo estabilizador». Dudo mucho que las condiciones sean las mismas.

 
Otras publicaciones
Resistencia y el movimiento del 68
La mano que mece la cuna
La revolución de los ricos
Ambición y nudos de la crisis bilateral
Una definición de democracia
La ley del péndulo
El fuego interminable
Amantes del conocimiento
Recordando a Jesús Reyes Heroles
Resultados de la UAdeC hoy
México ante la crisis de Venezuela
¿Hay gobernabilidad en México?
UA de C y sociedad
AMLO y la odisea de la gasolina
Coahuila en enero
¿Qué es el poder?
La consulta popular y los programas de AMLO
Sobre el desarrollo en México 2019-2024
No Bolsonaro
2 de octubre: presente y pasado
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba