Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Justicia Salud Estado Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 614
  Oportunismos políticos
 
Gerardo Moscoso
   
 

En un mundo cada vez más individualista la fidelidad ha caído en desgracia. Hablo de los desertores políticos. El «cambio» de estos acomodaticios se produce cuando un político decide de forma individual irse de una alineación política, ni siquiera y muchas veces, para crear otra, sino para incorporarse en beneficio propio a otro partido que ya existía.

No es por tanto poner en marcha algo nuevo, sino directamente cambiar de equipo buscando nueva cuota de poder o buscarse un «comedero» en el que seguir conservando un cargo. La traición se mueve por los cálculos estratégicos para el beneficio de tales canonjías. Desde la deserción de Cuauhtémoc Cárdenas para fundar el PRD, hasta la mal llamada transición política PRI-PAN del año 2000, más de la mitad de los políticos desertores han tenido una palanca que le ha dado algún puesto como servidores públicos en alguna Administración.

Ese oportunismo repercute sobre la totalidad del sistema constitucional, produciendo efectos sobre su funcionamiento y lo hace más vulnerable. La enfermedad de la «deserción política» produce hipocresía en el resultado de las elecciones, que a su vez crea una sensación de fraude en el electorado y la pérdida de credibilidad de la clase política, en particular, de la militancia.

¿Qué utilidad tiene un partido para la población? Los partidos son instrumento fundamental para la participación política de todos los ciudadanos, lo que pasa es que los partidos políticos mayoritarios viven para las elecciones y de las elecciones, convirtiéndose en maquinarias electorales a la conquista del voto. Un partido es importante en la sociedad para hacer cosas que no cubre el Estado y sin necesidad de depender de las instituciones. Los militantes de un partido debieran ser imprescindibles para una formación política con vocación transformadora de la sociedad y no sólo en período electoral.

En época no electoral, por deseo de sobresalir, los trepadores se buscan espacios donde tener más posibilidades y beneficios. Y en época electoral, la principal motivación de ellos es asegurar su reelección, y si comprueba que el partido que lo llevó al poder no tiene los espacios esperados, pues sencillamente, cambia de partido.

 
Otras publicaciones
La espera…
Una actitud de libertad
La hora de la imaginación
La tragedia amazónica
Sintomatología muy preocupante
La nueva burocracia «democrática»
Ceuvoz, la palabra diciente (1)
¡No al maltrato a los animales!
Actuación y política
Asumir nuestra responsabilidad
Evidencias del caminar
A 11 años de ausencia
Lo que estamos viviendo
27 de Marzo Día Mundial del Teatro
¡Stop, alto al maltrato a los seres vivos!
“Tutti-frutti” apocalíptico
La Escuela de Psicología de Torreón
Los valores del espíritu
Adiós, Rosenda Monteros
Festividad medieval
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba