Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Gobierno Reportaje Aniversario Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 613
  Afores, otra forma de despojo
 
Rosa Esther Beltrán
   
  Durante el gobierno de Ernesto Zedillo (1994-2000), se reformó la ley de seguridad social, la cual implicó el cambio de un modelo que benefició a los trabajadores durante varias décadas. Fue una modificación legislativa, administrativa y financiera que comprendió la transformación del modelo de solidaridad intergeneracional en el otorgamiento de pensiones por uno de capitalización y administración individual operado por aseguradores privados, los que conocemos como Afores.

Hace 13 años, después de modificada la ley de seguridad social, las Afores comenzaron a ser cuestionadas como ineficaces por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para aplicarse a los trabajadores de bajos ingresos y a los del sistema informal de la economía. Los estudiosos del tema alertaron que sin las medidas y las reformas institucionales necesarias, un escenario posible no lejano es que en el futuro seríamos una población más envejecida y más pobre y así es.

Una prueba de la inviabilidad de las Afores la presenta Chile, país pionero en la adopción de ese sistema. Ahí los cuantiosos procedimientos de ahorro de los trabajadores han sido invertidos en proyectos importantes, pero los resultados han sido negativos en cuanto en los intereses y mejoría del nivel de vida de los asalariados.

Además, recientemente la OIT ha informado que con la privatización de las pensiones los trabajadores han visto reducidas fuertemente las retribuciones, con ello aumentó la desigualdad de género y las mujeres han sido las grandes perdedoras en este esquema, porque los niveles de los beneficios se deterioraron, ya que en general sus sueldos son más bajos que los de los hombres, así que las Afores han sido un fracaso y un fiasco.

Latinoamérica fue el laboratorio donde se inició la privatización de la seguridad social y luego se trasladó esta tendencia a países de Europa del este y a los países de la ex Unión Soviética, pero el año pasado, 18 países de 30, restauraron sus sistemas lo cual indica las ineficiencias de esa normatividad privada de pensiones que realmente ha significado un despojo propio del sistema neoliberal.

Helmut Schwarzer, especialista principal en Protección Social y Desarrollo Económico de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en su visita a nuestro país dijo que la OIT hizo una evaluación de los 30 países que privatizaron sus pensiones para determinar si hubo o no beneficios para los empleados. «Se prometió que los sistemas de pensiones entregarían prestaciones mejores», más sostuvo que el informe de la OIT arrojó resultados que demuestran que 18 países han optado por reversiones parciales o integrales de estas privatizaciones porque no han sido nada favorables.

El informe de la OIT sustenta en su investigación que las pensiones mediante las Afores son insostenibles e ineficientes debido al envejecimiento demográfico y generan presiones fiscales muy elevadas, además indica que una reversión de la privatización de la seguridad social en México podría generar un espacio fiscal para el financiamiento de otras políticas.

Es pública la información de que las Afores se utilizaron para la construcción del NAIM por parte del gobierno de Peña Nieto, y Ernesto Zedillo fue el responsable de la modificación de la ley de seguridad social y del despojo mediante las Afores, además, aprobó el Fobaproa, una deuda multimillonaria con la que benefició a los banqueros y que aún pagamos los mexicanos. Estos son los efectos y defectos de las políticas públicas neoliberales.

Las patologías sociales en Coahuila

Emplear el concepto de patología social, surgido de la sociología y de la psicología social es indispensable en una sociedad como la coahuilense, que no es la única, pero sí muy urgida de análisis y explicaciones que ayuden a entender qué pasa aquí, ¿acaso hay vías que es preciso explorar para aliviar estos males antes de que se conviertan en crónicos y endémicos?

Se está al acecho de explicaciones satisfactorias de lo que le pasa en realidad a los hombres y mujeres modernos, lo que hace de él o ella animales tan angustiados e insatisfechos a causa de la exclusión de las estructuras sociales desvinculantes que los convierten en «máquinas», ajenas a su realidad humana y ésta incomprensible y extraña a sí mismos lo que puede conducir o ya condujo en este país a la enajenación social sin que las autoridades judiciales o de seguridad social estén preparadas y dispuestas a atenderlos y explicarlos.

Un hecho de horror es el feminicidio que se está volviendo costumbre local, el asesinato con saña y violencia extrema a las mujeres crece, hace dos años Coahuila se ubicaba en el tercer lugar nacional con una tasa bruta anual de 7.06, precedido por Guerrero con la tasa más alta, 12.79, y Chihuahua, con 10.09.

En Coahuila, este año en el municipio de Matamoros en tres meses se han perpetrado cuatro asesinatos de mujeres clasificados como feminicidios; la Red de Mujeres de La Laguna asegura que las autoridades se han cruzado de brazos o lo que mejor hacen es simular en sus investigaciones para prevenir y erradicar esos crímenes. Por su parte la Fiscalía General de Coahuila informó que el mes de febrero fue el de mayor incidencia de ese delito con cinco casos (24-03-19).

Estos hechos nos ponen ante un escenario de impunidad, falta de justicia y estrategias para atender a los varones ultra violentos que están hundidos en trastornos paranoides, esquizofrenias, toxicomanías y otros que no son debidamente diagnosticados.

Otro hecho igualmente repulsivo y ruin es el de las violaciones, entre 2016 y 2018 se reportaron tres mil 862 y en transcurso de 2019 se han elevado a 560 en menos de tres meses (Vanguardia 16-03-19), ante estos hechos a ese paso no basta con indignarnos porque el acoso sexual está siendo visibilizado en instituciones que debieran ser distinguidas por su ética, como las universidades públicas, que ahora están en la mira y han sido evidenciadas como protagónicas en los delitos de acoso sexual, la UAdeC y el Tec de Saltillo y más allá de las declaraciones de repudio aún no se perciben estrategias claras e idóneas para combatir las calenturas de los varones, docentes, dirigentes y alumnos.

El acoso sexual afecta al personal y se define como cualquier avance sexual no deseado, solicitud de favor sexual, conducta verbal o física, gesto de condición sexual o cualquier otro comportamiento de naturaleza sexual que razonablemente pueda percibirse como una ofensa o humillación al otro. El acoso sexual es particularmente serio, puede interferir con el trabajo, convertirse en una condición de empleo o crear un entorno intimidatorio, hostil u ofensivo.

La violencia que viven día con día las mujeres indígenas, afromexicanas y empleadas del hogar está relacionada con la marginación, la pobreza, la falta de acceso a servicios públicos de educación, alimentación y vivienda,

En Coahuila, los suicidios de jóvenes predominan y es una patología social que avanza, el año pasado terminó con 96 muertes de suicidas, el mes de enero de este año fueron 16, la causa más común es la de las relaciones amorosas fallidas, hay familias que presentan hasta dos suicidios en un mes y recientemente se consumó otro en Saltillo, este auto crimen es clasificado ya como un problema de salud pública.

¿Qué les pasa a los saltillenses y coahuilenses en general, a qué se debe esa infelicidad que llega al grado de terminar con la vida? No hay respuestas certeras.

 
Otras publicaciones
Luz y sombras
Sendero sinuoso
La crisis de la biodiversidad
La esperada visita
Gratitud por una lucha sin tregua
Don Raúl Vera
La disculpa pública
Por la renovación del INmujeres
Un suicidio lento
Ganadores y perdedores*
La ética y la credibilidad
El quehacer de un diputado
El programa de Salud de la 4T
Si se va, se va todo
Un reconocimiento grande
Carta abierta al presidente electo
El NAIM entre dos cosmovisiones
La represión, corrupción e impunidad
El 68, presente
En la indefensión
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba