Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Elecciones Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 612
  El fuego interminable
 
Abraham Álvarez Ramírez
   
  La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte

Leonardo da Vinci

El 15 de abril, la Cultura, la Historia, Europa, Francia, París y el mundo entero se tornó en duelo por una pérdida dolorosa. Como una tragedia no anunciada, Notre Dame, a causa de un incidente que se tornó en fuego, puso en velo a la ciudad de las luces.

Parisinos, europeos y turistas de todas partes del mundo se vieron consternados al ver cómo una llamarada incandescente, comenzaba a consumir una parte de la Catedral de Notre Dame.

Por un momento (como pequeño consuelo), el cuerpo de bomberos anunciaba que la estructura principal, se encontraba a salvo; pero para muchos, todavía no deja de causar consternación que este monumento que lejos del significativo religioso para muchos, atrae para otros tantos recuerdos que ahondan en una sociedad.

Con algo de imprecisión, se dice que la catedral se comenzó a construir por el año de 1163; no fue sino hasta 1245 que se concluye casi en su totalidad. Ahora bien, uno de los monumentos más poderosos de Francia y de Europa no es la primera vez que recibe embates. Tal fue el año de 1871 que se incendió una sección por primera vez, durante la Comuna de París. Sin embargo, durante la Revolución Francesa no recibió percance alguno.

Notre Dame es historia viviente. Enseñaba historia de Francia, de París y del medioevo. Es un estandarte de la cultura gótica que ha inspirado a cantantes, pintores, novelistas y un sinfín de ideas dentro de un imaginario colectivo que se ha llevado hasta las pantallas del cine.

Nueve siglos de piedra bajo las llamas que todo devoran han dejado un hondo pesar que tardará en repararse. La Iglesia construida entre los siglos XII y posteriores, y que fue inmortalizada en letras por el gran Víctor Hugo, resumía parte de la historia parisina (y por otra parte de la fe católica).

Resulta impresionante, como el refuerzo de los muros, ideado por los arquitectos medievales han mantenido de pie esta obra, en la que por unos momentos se pensaba en pérdida.

Aún queda por cuantificar minuciosamente el daño perdido, el patrimonio artístico que alberga y los trabajos necesarios de reconstrucción que se tendrán que aplicar para tratar de revertir la situación.

En Francia, las Iglesias, catedrales y castillos, son símbolos de identidad. Fue bajo el reino de Luis VII que se colocaron las primeras piedras de Notre Dame. En 1831, se popularizó en el vulgo, con el personaje de Quasimodo de Víctor Hugo; al grado de ser referente a quienes visitan la capilla.

A partir de los mitos que surgen alrededor de este mítico monumento, y sobre el que han crecido naciones europeas es lo que ha recreado anhelos tan importantes como el de la libertad desde el siglo XV. Por eso, el incendio de la catedral ha provocado una conmoción colectiva, todos los caminos de Francia se cruzan bajo sus arcos. Los recuerdos, las esperanzas y las fracturas de una nación, son un fuerte lazo que muchas veces sostiene a las personas.

La tarea hoy es ahora preservar los dos campanarios, Norte y Sur, para asegurarse de que las torres no sean afectadas. Por lo pronto, «el fuego está apagado. Entramos en la fase del peritaje», dijo Gabriel Plus, el portavoz de la brigada de bomberos de París en declaraciones a la prensa delante de la catedral. El «violento» fuego se «propagó muy rápidamente por el conjunto del techo» en unos «mil metros cuadrados», agregó.

La labor rápida de los bomberos, voluntarios y curadores, después de esos momentos, se encamina por un lado al aseguramiento de las torres y por otro lado al rescate y valuación del arte de carácter invaluable.

En los días posteriores al suceso, según lo informado por el diario El País y por Le Monde, las labores se trataron principalmente de vigilar estructuras, su movimiento y de apagar lo que se le conoce como focos residuales.

Luego de 12 horas de combate al fuego que devastó parte de más de 800 años de historia, millonarios y donantes privados se movilizaron en las últimas horas para financiar la reconstrucción de la catedral, que se prevé larga y costosa.

Paradójicamente, valgan estos días de reflexión, paz y concordia sin ánimo de poner en este espacio un sesgo religioso sino como un recuerdo de lo efímero que es la vida y de la importancia de nuestros actos día a día.

El 15 de abril de 2019, al caer la noche, el fuego todavía iluminaba el cielo parisino. Fuego y ceniza en París, Europa.

 
Otras publicaciones
Ambición y nudos de la crisis bilateral
Una definición de democracia
Los frentes abiertos de Pemex
La ley del péndulo
Amantes del conocimiento
Recordando a Jesús Reyes Heroles
Resultados de la UAdeC hoy
México ante la crisis de Venezuela
¿Hay gobernabilidad en México?
UA de C y sociedad
AMLO y la odisea de la gasolina
Coahuila en enero
¿Qué es el poder?
La consulta popular y los programas de AMLO
Sobre el desarrollo en México 2019-2024
No Bolsonaro
2 de octubre: presente y pasado
El futuro es nuestro
Tiempos negros para España
AMLO y las circunstancias
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba