Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Política Reportaje Seguridad Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 612
  PRI, PAN y la ansiedad
 
Francisco Aguirre Perales
Twitter: @aguirreperalesf
   
  La ansiedad está empujando al Partido Revolucionario Institucional (PRI) a que desde ahora empiece a escudriñar en algunas ciudades del Estado y elegir a los que pudieran competir en las próximas elecciones a las alcaldías.

Sabemos que la ansiedad es un estado desagradable de temor, que hace presas a las personas, invadiéndolas de nerviosismo, preocupación y más. Nombres de otros partidos políticos que pudieran jugar en esa elección también se han mencionado. Por ejemplo, en la lista de miembros del Partido Acción Nacional (PAN) de Torreón, se ha mencionado a Marcelo Torres Cofiño actual Presidente del Congreso del Estado, y aunque usted no lo crea, también se ha apuntado a Guillermo Anaya, quién ya pasó por ese cargo sin una importancia relevante.

Por el lado del PRI, para la misma ciudad, la caballada no está muy robusta, pues se percibe sumamente descarnada. Veamos: se ha señalado con insistencia para la competición a Eduardo Olmos, un hombre teñido de frivolidad, quien ya estuvo sentado en la silla principal de la presidencia municipal, y que su periodo transcurrió con una calificación situada entre los parámetros grises, sin saborear la compensación del deber cumplido en favor de la ciudad y sus habitantes.

Otro corredor, y perdedor, es José Antonio Gutiérrez Jardón, quien considera que puede competir por el puesto solo por haber ocupado una cartera en el gobierno del estado en la pasada administración pública, y que su mayor activo fue conocer otras partes del mundo con el objeto de atraer empresas extranjeras a nuestro territorio, por lo que adquirió experiencia de carácter técnico, lo que hace que al emigrar al terreno político pueda hacerlo quedar mal.

Uno más enlistado por algunos medios para la alcaldía de la ciudad lagunera es Xavier Herrera, actual subsecretario de Egresos y Administración de la Secretaría de Finanzas y cuyo nombre ya se deja escuchar en los pasillos partidistas, solo le falta un buen asesor político que haga que su nombre también se escuche en los pasillos palaciegos, ya que su trabajo es más que nada técnico.

Por lo que se ve, la interacción social ya se empieza a dar a fin de ir ganando terreno, pues esas elecciones pronostican un encaramiento rudo de manera que la ciudadanía puede verse obligada a voltear a otros lados, sobre todo más hacia la izquierda que es la que va alineando a la política y que es la que va ir ganando terreno en los estados y municipios.

¿Quién les está dando luz verde a los partidos para que empiecen a fluir las aguas cuando todavía faltan muchos meses para la contienda? Pues antes se deberá competir por elegir al Congreso local y no sabemos la tendencia de la mayoría de los legisladores seleccionados que seguramente influirán en la elección a la gubernatura.

Algunos políticos dejan de observar su ideología, cambiando de partido, solo para acceder al poder y manejarlo discrecionalmente para beneficiarse junto con algunos de sus correligionarios en forma por demás clientelar —y ya en el puesto, abandonan las causas populares que son las que sostienen el entramado donde ungen al elegido—. Al paso del tiempo, los partidarios se irán dando cuenta de que solo se trata de una utilización, haciéndolos emigrar a otros partidos, cuyos resultados ya hemos visto. Y si no, ahí está como ejemplo del que fuera un partido hegemónico que ha perdido fuerza y simpatía con los candidatos que propone.

Los partidos políticos deben ser fruto y ejemplo de democracia, desgraciadamente la ofrecen al mejor postor degradándola, pues la ven como un sistema que se compra con dinero.

Los partidos deben formar verdaderos políticos que lleven la esencia de la política en su composición en el sentido estricto de lo que Aristóteles definía como animal político, ya que desciende de la ética, situación incumplida hoy en día.

El expresidente francés Charles de Gaulle, que presidió el gobierno provisional para restablecer la democracia en su país, fue muy claro al decir que “la política es un asunto demasiado serio, para dejarlo en manos de los políticos”.

Se lo digo en serio.

 
Otras publicaciones
El alcalde de Torreón
El imperio de la sangre
Lo visceral de monseñor Vera
Movimientos para la carrera gubernamental
La deuda que frena a Coahuila
Verdad absoluta
La inmortal ópera y la maestra Beba Rodríguez
El peso de las elecciones intermedias
El principio de Peter del alcalde de Torreón
El juego que todos jugamos
Perfiles políticos
Candidatos potenciales a las presidencias municipales
Rescatar la presidencia de Torreón
Camino a palacio
El progreso de la Región Sureste de Coahuila
El obispo de Saltillo y la LGBT
Opacidad, deshonestidad y Estado de derecho
Los cambios gubernamentales y la democracia
Respeto al origen de nuestra ciudad
El perdón a los saqueadores
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba