Espacio 4
Ediciones:
  Facebook Twitter
Inicio Estado Economía Política Medios Luces y sombras Opinión Firmas El pez en el agua
 
 
  Edición 611
  ¡Guamazo a Moreira!
 
Edgar London
Twitter: @EdgarLondonTuit
Sitio Web: www.edgarlondon.com
Email: correo@edgarlondon.com
   
  Aquello de «tiran guamazo, tiro demanda» con que Humberto Moreira amenazó, durante una entrevista, a quien se atreviera a criticarlo, no le funcionó esta vez. Gran parte de los medios de comunicación del país ya han hecho eco de una noticia que pocas veces puede encontrarse en México: un periodista vence a un político.

Es el caso de Sergio Aguayo. Historiador, académico y, por supuesto, periodista, que recién venció la demanda que el exgobernador de Coahuila, había sostenido en su contra, desde el año 2016, por presunto daño moral. No resultaron suficientes las irregularidades que se originaron durante el proceso ni la parcialidad del juez Alejandro Rivera, siempre a favor de Moreira, y que fueron denunciadas en reiteradas ocasiones por el historiador. Al final, como dato singularísimo, los representantes de la justicia terminaron por favorecer a Aguayo cuando el 29 de marzo, el juez décimo sexto de lo civil de la Ciudad de México dictaminó que no existían elementos para acreditar el supuesto daño sobre el que se sustentaba la demanda.

Con dicha resolución, Aguayo logra dos satisfacciones importantes. Primero, —la más inmediata y personal— no tener que pagar los 10 millones de pesos que exigía Humberto Moreira y que habría tenido que desembolsar, solo Dios sabría de dónde, en caso de que el exlíder nacional del PRI se hubiera salido con la suya. Segunda, —pragmática a mediano plazo, pero inspiradora desde ya— demostrar que sí es posible enfrentar al poder… y vencerlo.

A pesar de ello, el académico advirtió que se mantiene con la «constatación de que los periodistas independientes y críticos en México estamos indefensos ante el poder, porque quienes tienen el poder lo utilizan para hostigarnos, atacarnos, difamarnos o asesinarnos, en algunos casos».

En un país donde ejercer el periodismo es una práctica que se puede pagar con la vida —de hecho, el año 2018 fue el de mayor número de periodistas asesinados durante la década y éste ya suma otros tres homicidios de la misma índole— el triunfo de Aguayo simboliza, al mismo tiempo, el triunfo de la esperanza sobre la censura.

Y aún agregaría un tercer elemento, a modo de colofón, que se desprende del veredicto oficial pues se trata de una percepción evidente tras esta derrota judicial sufrida por el ex mandatario. El poder de «el profe» va en picada y no es de extrañar que muchos aprovechen ahora para hacer leña del árbol caído. La victoria de Aguayo puede considerarse, quizás, la punta del iceberg. No es descabellado pensar que cosas peores le sobrevendrán a Moreira. A menos, claro, que haga las maletas y se vaya del país. ¿A Cuba, quizás?

 
Otras publicaciones
Cultura, industria... realidades
La lectura como proceso creativo
De eufemismos cubanos y coyunturas peores
Escritores, personajes, ¿o todo da igual?
Palabras en jaque
Gringo mata a mexicano… mexicano mata a hondureño
Con Dios al borde del camino
Medios evolucionan, pero la literatura persiste
Maciel, Naasón… el diablo sigue de fiesta
México: dinosaurio digital
Juego de Tronos y elefantes rosados
Alejandro Gutiérrez, manual del perfecto ladrón
Carroña bolivariana
Las cenizas de Notre Dame
Reyes Flores, ¡hágase valer!
Comunismo a la mexicana
Amparan a Jorge Torres y celebra Humberto Moreira
De Yalitza Aparicio a Liam Neeson, ¿mojigatos o racistas?
95 muertes y comportamientos humanos
Desabasto, conspiraciones y otras mentadas de madre
   
Publicidad
 
Espacio 4 © 1995-2019. Todos los derechos reservados Espacio Editorial Coahuilense, S.A. de C.V.

De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.

Ir arriba